Detienen a funcionario con camioneta robada.

Walter Carrasco, funcionario de la municipalidad de Rivadavia y hombre de amplia trayectoria dentro del radicalismo y el cobismo, fue demorado este miércoles por personal de Investigaciones, luego de que se comprobara que circulaba en una camioneta robada.
Walter Carrasco, funcionario de la municipalidad de Rivadavia y hombre de amplia trayectoria dentro del radicalismo y el cobismo, fue demorado este miércoles por personal de Investigaciones, luego de que se comprobara que circulaba en una camioneta robada.

Ahora, y mientras Carrasco asegura que compró el vehículo "de buena fe", la Justicia lo investiga para determinar si fue víctima de un engaño o si tuvo alguna participación en el delito de encubrimiento y adulteración de documento público.

El miércoles por la mañana Walter Carrasco, actual director de Obras Privadas de Rivadavia, viajó a San Martín en una camioneta Hyundai Galloper modelo 2001, estacionó en 25 de Mayo y Espejo, donde tenía una reunión, pero minutos más tarde debió interrumpirla cuando llamaron unos policías preguntando por el dueño del vehículo. "Les dije que era mío, que acababa de comprarlo el viernes y que tenía los papeles en la camioneta", explicó Carrasco.

Alcanzó con que los policías echaran un vistazo a la documentación que mostró el funcionario para comprobar que las cosas no encajaban. "Los papeles que tenía Carrasco hablan de una camioneta que sería de Buenos Aires, pero en realidad el vehículo en el que andaba había sido robado el 29 de abril en Mendoza", explicó una fuente cercana a la investigación.

Desde 1983, Carrasco ha tenido una amplia trayectoria en política: fue concejal de Rivadavia y presidente del Colegio de Agrimensura; más tarde fue diputado provincial y durante la gestión de Julio Cobos trabajó como director del Instituto Provincial de la Vivienda.

"Es cierto que coinciden los papeles y las tarjetas con la patente que muestra la camioneta, pero la verdad es que el número de chasis y del motor son otros, además la camioneta tiene limado el número de la patente en los vidrios", explicó la fuente y siguió: "Si actuó de buena fe, lo lógico es que primero hubiese averiguado en qué condiciones estaba el vehículo".

Carrasco asegura que fue engañado y que no tiene cómo rastrear a la persona que lo robó:

"Estaba buscando una camioneta y un día llega este muchacho (a quien sólo vio dos veces y conoció como 'Enrique') y me dice que tiene una Galloper. Me pide $ 60.000, yo le ofrecí 50.000 y aceptó; me dijo que el dueño era un tal Rodolfo Mónaco, que estaba inhibido para firmar y que el 08 iba a demorar algunos meses. Entonces yo le dije que me trajera el título de propiedad, las tarjetas verde y azul y una autorización ante escribano donde Mónaco me dejaba circular con la camioneta".

Según cuenta Carrasco, el tal Enrique llegó con todos esos papeles el viernes pasado: "Parecía en orden y auténtico. Le entregué $ 20.000 y quedamos que el resto se lo daba cuando Mónaco pudiese firmar el 08. Ahora me siento un boludo (sic) al que engañaron muy fácil".

Comentá la nota