Detienen a empleado del CFI cuando cobraba un soborno

Le pidió $ 4.000 a un productor que tenía una deuda con la entidad, a cambio de entregarle el expediente de un inmueble hipotecado.
Un empleado del Consejo Federal de Inversiones (CFI), identificado como Oscar Sarife, fue detenido ayer en el mismo momento que cobraba una "coima" a un productor del este catamarqueño a cambio de entregarle la documentación de una hipoteca sobre una vivienda que le sirvió de garantía para obtener un crédito. El productor, Ricardo Nolano, fue quien denunció la maniobra a la Justicia y colaboró para montar un operativo que incluyó grabaciones y hasta una cámara oculta para elaborar los elementos de prueba en la investigación.

El operativo contó con la intervención del personal de Inteligencia Criminal de la Dirección de Investigaciones de la Policía de Catamarca, y de la Unidad Judicial Nº1, bajo las órdenes de la fiscal de instrucción en turno, Myrian López. Fue ayer al mediodía en el tradicional bar Richmond, frente a la Plaza 25 de Mayo. Allí se habían citado Serife con Nolano luego de varios días de comunicaciones, para concretar la operación.

Nolano está pagando un crédito que obtuvo en el año 2000 para un emprendimiento en Ancasti, donde tiene una fábrica de dulces regionales. El crédito fue de 25.000 dólares; pero cuando comenzó a pagar, quedó atrapado en el desclabro económico financiero del 2001, la salida de convertibilidad y la devaluación del peso frente al dólar. Por ello en varias oportunidades pidió refinanciar su deuda, la que fue pagando hasta que, hace tres semanas, recibió un llamado de Serife para hacerle una "propuesta".

Originalmente, según contó luego Nolano, la oferta fue de 4.000 pesos, pero luego se fue reduciendo el precio, y hasta aceptó entregarle el expediente a cambio de un pago en cuotas de 1.500 pesos (Ver pág. 3).

Puesta en escena

Previamente, Nolano se había presentado ante la Fiscalía de Instrucción con grabaciones telefónicas en las que Serife le hacía la propuesta. Con estos elementos, se ordenó un intenso operativo.

El productor fue una suerte de señuelo. Pertrechado con micrófonos ocultos entre sus prendas, cámaras de video y 1.500 pesos en billetes de 100 que previamente habían sido fotocopiados y "marcados" por los investigadores.

La escena se montó casi cinematográficamente. Nolano ocupó una mesa del bar en el fondo del salón. En otras mesas se habían desperdigado efectivos policiales vestidos de civil, que esperaron el momento justo para actuar.

Luego de hablar durante algunos instantes, Serife le mostró el expediente de Nolano -que llevaba en un portafolios junto a otros documentos que también fueron secuestrados- y apenas recibió el sobre con el dinero, los policías se identificaron y procedieron a la detención del sospechoso.

Serife fue trasladado a la Dirección de Investigaciones de la Policía, donde quedó alojado en calidad de detenido. Por el momento, el caso está calificado como "cohecho" en grado de tentativa. Y se especula que hoy o el lunes podría ser indagado por el fiscal que quedará al frente de la investigación, que por la fecha en al que comenzó a llevarse a cabo el hecho, le corresponde al fiscal de instrucción Nº 5, Juan Pablo Morales.

Implicancias

Los investigadores temen que el caso que destapó la denuncia de Nolano podría llegar a tener consecuencias graves para funcionarios y asesores del CFI y del ex Banco de Catamarca. Serife estaba a cargo del área responsable del recupero de créditos del organismo. Y según le habría manifestado a Nolano, se había apoderado del expediente que debía tener en su poder un abogado que trabaja para el organismo.

Comentá la nota