Detienen a Arce y a su madre por el homicidio de Rosana Galliano

Detienen a Arce y a su madre por el homicidio de Rosana Galliano
Los acusan de haber pagado US$ 20.000 por el crimen; apresaron a otros sospechosos
Para la Justicia, José Arce habría pagado 20.000 dólares a los hermanos Pablo y Gabriel Leguizamón para que asesinaran a su esposa Rosana Galliano. De esa forma evitaría entregarle a la mujer, en el juicio de divorcio, la mitad de las cinco propiedades que adquirió después de casarse.

Según la investigación encarada por el fiscal de Zárate-Campana, Marcelo Pernici, la madre de Arce, Elsa Aguilar, habría facilitado su hijo los 20.000 dólares para pagarles a los sicarios que habrían contratado para matar a Galliano. Por eso, ayer, Arce fue detenido, junto con su madre y los supuestos sicarios.

A partir de los testimonios de dos mujeres que tenían una relación cercana con uno de los hermanos Leguizamón, con el hallazgo de un proyectil y de una cápsula, sumados un peritaje psiquiátrico de Arce, ayer la jueza de Garantías de Zárate-Campana, Graciela Cione, aceptó el pedido del fiscal Pernici y ordenó las detenciones.

El fiscal acusó a los detenidos de tener responsabilidad en el asesinato ocurrido el 16 de enero de 2008 en el barrio parque El Remanso, del partido de Exaltación de la Cruz.

Si bien la familia de la víctima sostuvo que Galliano, de 29 años, fue asesinada porque conocía detalles de los presuntos negocios ilegales, de su esposo, de 60 años; la hipótesis más firme indicaría que Arce y su madre querían evitar que la mujer le reclamara la mitad de las propiedades que compró después de casarse y que le correspondían porque eran bienes gananciales.

Los investigadores judiciales habrían tenido en cuenta un antecedente clave: varios años antes de casarse con Galliano, una mujer que fue pareja de Arce lo habría engañado y se apoderó de tres propiedades, mientras estuvo preso en los Estados Unidos por una causa supuestamente vinculada con el tráfico de drogas.

La madre de Arce, que vive en los Estados Unidos y que llegó al país en septiembre de 2007, habría facilitado el dinero a su hijo para matar a Galliano y así, evitar que se repitiera la historia en la que otra mujer se quedaba con sus bienes.

Un mes después del homicidio, Aguilar fue a declarar como testigo ante el fiscal Pernici y se refirió al ataque que Galliano sufrió el 14 de octubre de 2007. La suegra de la víctima manifestó que su nuera fue interceptada por un grupo de delincuentes armados que le robaron su Fiat Palio azul.

En ese momento llamó la atención de los investigadores que Aguilar se refiriera al robo con armas, cuando en la denuncia realizada por Galliano no mencionó que la habían atacado con armas. Esta declaración fue el primer indicio que tuvieron los investigadores para comenzar a sospechar de Arce y de su madre.

Al principio de la pesquisa, la familia de Galliano sostuvo que ella tenía fotografías de automóviles robados que Arce supuestamente habría desguazado en el taller que tenía uno de los Leguizamón.

Después de un año de investigación, el fiscal escuchó a dos mujeres que tenían íntima relación con los Leguizamón y que dijeron que uno de ellos, supuestamente Pablo, habría recibido 20.000 dólares de parte de Arce para matar a Galliano.

A partir de estos testimonios, el fiscal ordenó una búsqueda en la casa de los hermanos, que terminó con el hallazgo de un proyectil y de una cápsula calibre 11.25. Los peritajes determinaron que esa bala fue disparada con la misma arma con la que mataron a Galliano.

"Existen elementos para probar que los detenidos tuvieron vinculación con el asesinato de Galliano. Esperamos que, a partir de estas detenciones, aparezcan nuevos testigos que aporten nuevas pruebas y que antes, por temor, no habían querido declarar", expresó el abogado Roberto Babington quien, junto con Víctor Stinfale, representan a la familia de la víctima.

Pedido por los hijos de la víctima

* Los abogados Roberto Babington y Víctor Stinfale, que representan legalmente a la familia de Rosana Galliano, presentarán en las próximas horas un pedido ante la Justicia para que Gerónimo y Nehuén, los hijos de la víctima y de José Arce, puedan vivir con Graciela Rodríguez y Reinaldo Galliano, los abuelos maternos de los niños. Hasta ayer los dos menores vivían con su padre, ahora detenido, acusado de ser el instigador del crimen ocurrido el 16 de enero de 2008 en el barrio parque El Remanso, en Exaltación de la Cruz.

Comentá la nota