No se detiene la caída del consumo local, pero al menos frena la inflación

Los precios detuvieron su curva ascendente y, en algunos casos, hasta empezaron a bajar * Comerciantes intentan combatir la caída en la actividad con rebajas y liquidaciones
El proceso inflacionario que la economía nacional sufrió durante los últimos años se vio frenado en los últimos meses por la caída del consumo, que ya está dejando sentir sus efectos en el mercado marplatense.

El fenómeno ya puede observarse tanto en los volúmenes de ventas que manejan los comerciantes locales como en los precios que pagan los consumidores por los distintos productos, los cuales revirtieron su curva ascendente para ingresar en una meseta o incluso comenzar a descender.

Dirigentes del sector mercantil confirmaron el proceso a LA CAPITAL. "El comercio marplatense está viviendo un proceso similar al que se plante en el resto del país" afirmó el presidente de la Unión del Comercio, la Industria y la Producción -UCIP-, Raúl Lamacchia, quien citó un informe de CAME -entidad de la que es vicepresidente- según el cual la actividad comercial cayó en abril un 13,3% respecto de igual período del año anterior.

A nivel precios, esta política se refleja en números que comenzaron a detenerse o incluso retroceder. Así lo refleja un relevamiento efectuado por la organización no gubernamental Consumidores Argentinos (ver aparte) según el cual durante abril se notó "una baja en los promedios de primeras y segundas marcas con relación a marzo". Si bien advirtió que "debe tenerse en cuenta que debido a la celebración de las Pascuas (en marzo), se habían incrementado muchos de los precios de alimentos", la ONG atribuyó el fenómeno a "una retracción en el consumo".

Caída en la actividad

Además de la caída del 13,3% registrado en abril, el informe de CAME citado por Lamacchia señala que el pasado fue el octavo mes consecutivo en que las ventas comerciales se retraen, por lo que el retroceso interanual ya asciende al 13,7% en cantidades.

"En Mar del Plata la situación es muy similar" reiteró Lamacchia, quien relató que "desde la UCIP vemos que nuestros socios están haciendo un esfuerzo muy grande por mantener sus niveles de actividad, ofreciendo rebajas o liquidaciones, pero lo único que logran, por el momento, es que la caída no sea tan importante".

En su informe, CAME afirma que el consumo en general "no encuentra base para revertir la tendencia negativa que se inició en marzo del año pasado con la crisis del campo", hecho que atribuye a "un público que sigue expectante a la evolución del empleo, los salarios, el dólar y a lo que pueda suceder luego de las elecciones del 28 de junio".

"La dispersión de pronósticos políticos y económicos continúa incentivando el ahorro en detrimento del consumo", afirma la entidad según la cual "el público no quiere endeudarse y sigue gastando lo necesario".

Como ejemplo de lo anterior la entidad menciona el rubro electrodomésticos, que tras haber experimentado un fuerte crecimiento entre 2003 y 2007 "finalizó abril con una caída de 14,7% interanual, sin mostrar reacción frente a las ofertas y planes del mercado".

La entidad aclara que tampoco ayudó el clima. "El calor se extendió mucho más de lo esperado, perjudicando muy fuerte la venta de todos los rubros dependientes de la temporada como calzados, indumentaria y marroquinería" reflexiona.

Por último consigna que "los comercios volvieron a ofrecer facilidades de pagos con tarjetas sin interés, pero aún así los plásticos se usan moderadamente y los límites disponibles son reservados para aprovechar las ofertas que publican algunas grandes cadenas con determinados bancos".

Precios locales

El dirigente de la ONG "Consumidores Argentinos", Sergio Procelli, coincidió con la UCIP en que la retracción del consumo es la causa de una caída en los precios de el mercado local.

"En general en Mar del Plata nos encontramos con variadas ofertas y también con productos estacionales que han bajado, lo que ha determinado la baja del promedio general, que es de un aumento de apenas el 0,4%", señaló Pellegrini.

El representante de la ONG añadió que "las primeras marcas o calidades, en el caso de los productos frescos, dan un aumento del 1%, mientras que en segundas marcas o calidades nos encontramos con una baja promedio del -0,2".

Por su parte el titular de una de las cadenas de supermercados de Mar del Plata, Antonio Toledo, afirmó que los precios en la ciudad se encuentran "muy estables" tanto en comestibles como en el resto de los rubros.

"Por la necesidad de venta que tenemos todos los comerciantes se lanzan ofertas que superan los límites, con el objetivo de traer un cliente más, pero el consumo está estancado", confesó para finalmente aclarar que "las industrias están con las mismas listas de precios: no se registran aumentos, por lo menos en los últimos dos meses".

Expectativas negativas

Según CAME, las expectativas para los próximos meses no son buenas. "Se estima que hasta el 28 de junio la situación del mercado no cambiará y la incertidumbre marcará el pulso del consumo", afirma el texto, que sin embargo advierte que "la incógnita es qué sucederá después. La rentabilidad está en franco deterioro, muchas empresas ya trabajan a pérdida y los recursos para hacer frente a esta parálisis, se van agotando".

Subas y bajas

Un informe elaborado por la ong "Consumidores Argentinos" indica que los productos de primeras marcas de almacén que más aumentaron durante abril fueron el queso rallado (9,6%), los fideos (5,6%), la manteca (4%), el azúcar (3,6%), el aceite (2,7%) y la polenta (1,7%).

En las segundas marcas, por su parte, las mayores alzas se registraron en polenta (21%), queso port salut (8,6%), manteca (3,6%), fideos (3,5%) y aceite (2,9%).

En el caso de los productos frescos, los que más subieron fueron los pimientos (33%), las zanahorias (27%), el zapallo (8%), los huevos (22%) y el pollo (1,2%).

Estas subas fueron compensadas, sin embargo, por otras tantas bajas. En lo que hace a los productos de primeras marcas de almacén, iniciaron el ciclo descendente el queso cremoso (-11%) y el arroz (-2,2%) en tanto que los productos frescos de primera calidad que más bajaron fueron la lechuga (-48%), los limones (-31%), las bananas (-9%) y las cebollas (-8,5%).

También el queso cremoso de segunda marca bajó (-8,5%) al igual que los productos frescos de segunda calidad como la lechuga (-57%), la cebolla (-41%), las manzanas (-34%) y las papas (-16,7%).

Comentá la nota