Hay 4 detenidos por el crimen del ingeniero en San Isidro

Se pudo determinar que existen otros dos pedidos de captura contra personas que tendrían vinculación con el crimen del ingeniero.
Una mujer y tres jóvenes, dos de ellos menores de edad, fueron detenidos en el partido de La Matanza en el marco de la investigación del crimen del ingeniero Ricardo Barrenechea, asesinado el martes durante un asalto en su casa de Las Barrancas de San Isidro.

A raíz del caso, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, se manifestó a favor de impulsar la baja de la edad de imputabilidad para quienes cometan delitos graves, en tanto que en el municipio sanisidrense se declaró el estado de emergencia en seguridad.

Uno de los reclamos de los vecinos de San Isidro era el regreso de los gendarmes a custodiar la villa La Cava, como lo hacían desde abril de 2006, lo que se concretó ayer por la tarde.

En tanto, el fiscal de Martínez, Gabriel Garbos, quien investiga el crimen de Barrenechea, ordenó 11 allanamientos que la policía bonaerense realizó en la villa Puerta de Hierro, de Ciudad Evita, en La Matanza, donde apresaron a un chico de 15 años, su madre de 32, otro adolescente de 17 y un tercer joven mayor.

Fuentes judiciales y policiales informaron que entre los detenidos no están el autor material del crimen ni el ladrón que redujo a la familia víctima, quienes permanecen prófugos.

Sobre las aprehensiones, el Subsecretario de Seguridad bonaerense, Carlos Stagnaro, aseguró que la mujer detenida tendría “íntima relación” con el hecho investigado. Pero, según explicaron informantes de la causa, los sospechosos no tendrían vinculación directa con el crimen y, de hecho, a la mujer apresada se le atribuye el acopio de municiones y armas que fueron incautadas en los procedimientos.

Los pesquisas consultados indicaron que entre las armas secuestradas se halló una pistola calibre .45 muy similar a la empleada en los ataques cometidos contra Barrenechea y su hijo Tomás, de 18 años, quien permanece internado por la herida de bala.

Buscan a responsables

Los operativos continuaban anoche, ya que la policía procuraba localizar al autor material del crimen y uno de sus principales cómplices, y el auto Volkswagen Gol gris con vidrios polarizados que aparentemente utilizó la banda para movilizarse.

Además, el fiscal Garbos ya tiene incorporados a la causa dos identikits de los asesinos realizados en base a los datos aportados por la empleada doméstica de la familia Barrenechea.

Acerca del caso, el superintendente de Coordinación Operativa de la Policía Bonaerense, comisionado Juan Carlos Poggi, confirmó que “se demoró a varias personas y se secuestraron elementos en relación a la causa durante un allanamiento en La Matanza”.

El comisionado Poggi explicó que aún continúan las investigaciones y “todos los elementos” que fueron incautados quedaron a disposición de los fiscales intervinientes. En ese sentido, se pudo determinar que existen otros dos pedidos de capturas contra personas que tendrían vinculación con el crimen del ingeniero.

Un crimen salvaje

Barrenechea, de 46 años, fue asesinado el martes a las 6.30 en su casa de Perú 725, de la localidad de Acassuso, a metros de la avenida Del Libertador y lindera con el Banco Río en el que se registró un cinematográfico asalto en enero del 2006.

Varios delincuentes ingresaron con fines de robo a la vivienda donde descansaba el ingeniero, su esposa y sus cuatro hijos. Se cree que los delincuentes irrumpieron en el lugar tras saltar una reja y por la puerta principal, aunque se desconoce si para entrar utilizaron una copia de las llaves, si destrabaron el pestillo de la puerta mediante una tarjeta plástica o si contaron con la ayuda de alguna persona que les permitió el paso.

Una vez adentro, los asaltantes sorprendieron a la empleada doméstica y se dirigieron a la planta alta, donde se hallaba descansando la familia a cuyos integrantes amenazaron y exigieron dinero. En circunstancias aún no establecidas, el ingeniero fue herido a balazos y murió en el lugar, mientras que su hijo mayor, Tomás, fue lesionado en una axila y aún está hospitalizado. Al ver esta situación, los delincuentes huyeron en un auto que estaba estacionado a pocos metros de la casa asaltada.

Comentá la nota