Detectaron que beneficiarios de programas sociales tenían ingresos de $ 2 mil

Por una investigación, la Secretaría de Promoción y Desarrollo Humano suspendió a más de 6 mil personas que se encuentran en situación irregular.
En el mar­co del ope­ra­ti­vo que des­de co­mien­zos de es­te año vie­ne im­pul­san­do la Se­cre­ta­ría de Pro­mo­ción y De­sa­rro­llo Hu­ma­no de la Pro­vin­cia, se si­guen de­tec­tan­do ca­sos irre­gu­la­res en­tre los be­ne­fi­cia­rios del pro­gra­ma "Ta­ri­fa So­li­da­ria".

En el pri­mer ope­ra­ti­vo del año, de los 90.000 be­ne­fi­cia­rios del pro­gra­ma Ta­ri­fa So­li­da­ria se sus­pen­die­ron 6.294 que se ha­lla­ban en "si­tua­ción irre­gu­lar". "Es­ta me­di­da le per­mi­tió a la Pro­vin­cia aho­rrar des­de abril a di­ciem­bre de 2009, $1.400.000", ex­pli­có en su mo­men­to la ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría, Ale­jan­dra To­rres, quien a su vez re­cor­dó que men­sual­men­te, el Go­bier­no de la pro­vin­cia ero­ga 2.600.000 pe­sos pa­ra el sos­te­ni­mien­to del pro­gra­ma.

Ac­tual­men­te en to­da la Pro­vin­cia 72.522 per­so­nas cuen­tan con el sub­si­dio que, se­gún el ca­so, exi­me al be­ne­fi­cia­rio has­ta un 100 por cien­to del pa­go de la luz, agua e im­pues­to in­mo­bi­lia­rio. De ese to­tal, 30.288 han si­do ca­ta­lo­ga­dos ba­jo la fi­gu­ra de ca­ren­cia­dos; 32.730 co­mo in­di­gen­tes y 9.504 be­ne­fi­cia­rios no cuen­tan con me­di­ción por re­si­dir en una vi­lla de emer­gen­cia.

Lo cier­to es que tras un nue­vo cru­za­mien­to de da­tos, la de­pen­den­cia a car­go de Ale­jan­dra To­rres de­tec­tó 1.719 nue­vos ca­sos de be­ne­fi­cia­rios en si­tua­ción irre­gu­lar, cla­si­fi­ca­dos de la si­guien­te ma­ne­ra:

* 361 ca­sos de per­so­nas que se ha­llan tra­ba­jan­do en re­la­ción de de­pen­den­cia con ha­be­res igual o ma­yo­res a los 2.000 pe­sos.

* 286 ca­sos de ju­bi­la­dos con in­gre­sos igual o ma­yor a 2.000 pe­sos.

* 13 ca­sos de be­ne­fi­cia­rios de pen­sio­nes no con­tri­bu­ti­vas con in­gre­sos igual o ma­yor a 2.000 pe­sos.

* 569 ca­sos de be­ne­fi­cia­rios fa­lle­ci­dos.

* 429 mo­no­tri­bu­tis­tas.

* 13 ca­sos de em­plea­dos de la Ca­ja de Ju­bi­la­cio­nes y Pen­sio­nes de la Pro­vin­cia con in­gre­sos igual o ma­yor a 2.000 pe­sos.

* 45 ca­sos de em­plea­dos pú­bli­cos que per­ci­ben sus ha­be­res ba­jo el pro­gra­ma Me­ta 4 con in­gre­sos igual o ma­yor a 2.000 pe­sos.

* 3 ca­sos de be­ne­fi­cia­rios que a su vez son em­plea­dos de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Cór­do­ba con in­gre­sos igual o ma­yor a 2.000 pe­sos.

Lo cier­to es que des­de el 2002 y has­ta ene­ro de es­te año, la ad­mi­si­bi­li­dad al pro­gra­ma es­ta­ba a car­go del di­rec­to­rio del Er­sep, in­te­gra­do por re­pre­sen­tan­tes del ofi­cia­lis­mo, del Fren­te Cí­vi­co y So­cial, de la Unión Cí­vi­ca Ra­di­cal y de los con­su­mi­do­res.

Sin em­bar­go, a par­tir de ene­ro de 2009, di­cha ta­rea pa­só a ser res­pon­sa­bi­li­dad del Mi­nis­te­rio de De­sa­rro­llo So­cial a tra­vés de la Se­cre­ta­ría de Pro­mo­ción y De­sa­rro­llo Hu­ma­no, or­ga­nis­mo que ya ve­nía apli­can­do un ri­gu­ro­so con­trol a tra­vés del cual lo­gró de­tec­tar es­tas irre­gu­la­ri­da­des. Ca­be des­ta­car que es­te ope­ra­ti­vo no es nue­vo; el año pa­sa­do fue­ron 1.810 los be­ne­fi­cia­rios que fue­ron da­dos de ba­ja del pro­gra­ma. "Has­ta el día de hoy nin­gu­no vi­no a que­jar­se", ad­vir­tió To­rres.

Por otro la­do, la fun­cio­na­ria res­ca­tó la im­por­tan­cia del cru­zamiento de datos con bases "serias y bastante actualizadas", como la del SINTyS (Sistema de Identificación Nacional Tributario y Social) para la detección de estas "verdaderas estafas al Estado", ya que es imposible, en el corto plazo, enviar a las trabajadoras sociales a miles de viviendas –muchas de ellas del interior- para constatar si efectivamente el solicitante debe o no tener derecho al subsidio.

Comentá la nota