Detectan en Villa María tres casos sospechosos de dengue .

Se trata de dos personas locales que estuvieron en las costas brasileñas y un habitante de Villa Nueva que estuvo en Tartagal. Di Giovambatista transmitió tranquilidad y explicó qué hay que hacer
"No es un caso de dengue, es un caso sospechoso de dengue. Se está trabajando sobre un tema que se llama sindrome febril, que son notificaciones de casos de un determinado tipo de sintomatología afín a dengue, pero hasta el momento no hay ningún caso confirmado, son todos casos sospechosos”, aclaró ayer el odontólogo Jorge Di Giovambatista, quien además se desempeña en el área Epidemiología del Hospital Pasteur.

Ante la consulta de este diario, el profesional brindó precisiones sobre el tema. A rigor de verdad los casos sospechosos son tres: dos de Villa María y uno de Villa Nueva. Este último se trata de una persona que viajó a Tartagal, mientras que los dos locales estuvieron en la costa brasileña. También informó que es mucho lo que cada vecino puede hacer para evitar la proliferación del mosquito que transmite esta enfermedad. Cabe recordar que el dengue es una afección viral transmitida por el aedes aegypti, mosquito que se cría en agua limpia acumulada en recipientes y objetos en desuso.

Precisiones

-¿Hay varios casos sospechosos?

-Sí. Hay uno de Villa Nueva y dos de Villa María.

-¿Por qué sintomatología se sospecha que es dengue?

-Porque hay una definición, un protocolo de trabajo que se llama sindrome febril, que tiene ciertas características específicas bajo las cuales se trabaja de esa manera.

-Cuando llega un caso sospechoso, ¿cómo se procede?

-Se procede a hacer una notificación, una evaluación médica, un examen clínico y obviamente un laboratorio y toda una serie de elementos que se toman en relación a este tipo de enfermedades, no sólo dengue, sino todos estos sindromes febriles y a partir de eso se va estudiando.

-¿Y el diagnóstico certero en qué momento se tiene?

-Con el análisis, que eso demanda un poco de tiempo.

-¿El resultado cuándo se tendrá?

-En 10 días días más o menos. Independientemente de la demora, como siempre se trabaja sobre algo sospechoso, se detecta el caso y se empiezan a realizar distintos tipos de medidas preventivas por las dudas sea.

-¿En qué consisten esas medidas?

-Por ejemplo en Villa Nueva hemos fumigado, se ha desmalezado, se está trabajando mucho en la eliminación de los reservorios, porque en este tipo de patología lamentablemente como es un vector natural es imposible erradicarlo, entonces hay que tratar de eliminar los lugares en los que se cría el mosquito. Hay que eliminar toda fuente de posibilidades de crecimiento en los domicilios y en los peridomicilios.

-¿La gente sospechada de tener el dengue necesita aislamiento?

-Ante casos sospechados, lo que se hace es el uso de repelente.

-Para evitar que ellos sean picados y el mosquito que los picó pueda convertirse en agente de propagación...

-Exactamente. En nuestra ciudad no hubo ningún caso de persona internada, pero en casos que se necesite hacer internación, y esté medianamente confirmado, sí se realiza el aislamiento pero cuando está internado.

-¿Los tres casos de sospecha siguen haciendo vida normal pero con aplicación de repelente?

-De las tres, una ya hace vida normal porque fue hace unos días atrás. De los dos casos nuevos, uno me acabo de enterar hace una hora (la entrevista fue realizada ayer la mediodía) y el otro caso está en estudio.

-¿Son villamarienses que estuvieron en otro lugar?

-Específicamente un caso estuvo en Tartagal, que es el de Villa Nueva, y los otros dos estuvieron en la costa brasileña. Lo que pasó fue que la gente se cuidó o se preocupó por la fiebre amarilla y no por el dengue, y en esas costas hay dengue, no hay fiebre amarilla. Entonces mucha gente se vacunó contra la fiebre amarilla y no se preocupó por el dengue, y para el dengue no hay vacuna.

-¿De estos tres casos los resultados estarán en diez días?

-Aproximadamente, como usted sabe hay un descontrol de casos en todo el país y el Instituto Julio Maiztegui no da abasto (ubicado en Pergamino).

-Si se confirman ¿cómo se procede?

-Cuando se confirma el caso es posterior a todas las medidas que se llevaron a cabo. Nosotros sospechamos del caso de Villa Nueva y apenas lo hicimos ahí nomás nos reunimos con el director del hospital, con la gente de la Secretaría de Obras Públicas y se procedió al desmalezamiento y a fumigar la zona y Villa Nueva empezó con actividades preventivas en los domicilios. No es que se espera la confirmación, en casi ninguna patología de ese tipo se espera la confirmación para actuar, siempre se actúa antes, siempre las medidas preventivas se llevan a cabo antes. Se trabaja sobre lo sospechoso, cuando uno sospecha algo, un problema de salud pública que puede afectar a más de una persona, siempre se trabaja con lo sospechoso, eso es importante, por más que se demore el análisis para confirmar ya las actividades se fueron efectuando y se están realizando. La Municipalidad de Villa María también está organizando actividades de este tipo y hubo reuniones en el Hospital para definir lineamientos de trabajo en toda la zona.

-¿De la región no llegaron casos sospechosos?

-De otras localidades programáticas nuestras no. Nuestra área programática incluye las localidades del departamento San Martín y algunas otras como James Craik, Dalmacio Vélez y Las Perdices.

-Entonces se trata de transmitir tranquilidad a los vecinos y pedir que la gente haga lo que está a su alcance para impedir que el mosquito prolifere...

-Fundamentalmente la gente tiene que estar tranquila. Se llevará a cabo una campaña de educación, estar atentos a esa campaña y sobre todo eliminar los reservorios. Una de las cosas, por ejemplo, se da en los cementerios, donde hay carteles enormes para que no se ponga agua en los floreros y sin embargo la gente sigue poniendo. Le doy idea de lo mínimo que se puede hacer, porque en ese lugar hay mosquitos, tampoco hay que dejar palanganas en los patios con agua, frascos, cubiertas.

Comentá la nota