Detectan presuntos fraudes de ventas domiciliarias que realiza una firma

La Defensoría del Pueblo, se encuentra recepcionando en la actualidad tanto de capital, como del interior provincial, de ciudades como Ingeniero Juárez, Las Lomitas y otras, denuncias por operaciones comerciales de una editorial con asiento en nuestra ciudad, bajo la modalidad de venta domiciliaria que se encuentra establecida en el artículo 32 de la ley 24240 de Defensa del Consumidor y Usuario.
Al respecto, se informó que este tipo de transacciones si bien están permitidas tienen características que les son propias y por su naturaleza se prestan a que se concreten una serie de engaños y estafas a los consumidores.

Informó la Defensoría del Pueblo, que estos "revendedores domiciliarios", que actualmente pululan por los diferentes barrios y localidades del interior, tienen el siguiente "modus operandi":

1) El comprador y/o consumidor debe firmar una solicitud de compra y un pagaré en garantía el cual nunca es rellenado;

2) Debe suscribir además una autorización para el descuento de sus haberes que se realiza por débito automático a través de un código de descuento autorizado para algún centro de retirados, jubilados y/o mutuales;

3) Los descuentos por códigos posteriormente se realizan efectivamente de los haberes de los compradores, en la mayoría empleados públicos, sobre todo docentes, padres con hijos estudiando en distintos niveles, y son imputados al centro de retirados, jubilados y/o mutuales de que se trate, quienes posteriormente hacen los pagos a la editorial, configurándose allí una suerte de triangulación entre: la editorial, el centro y/o mutual y el consumidor y/o comprador.

Prudencia

Frente a esta situación, el Defensor del Pueblo de la Provincia de Formosa, Dr. José Leonardo Gialluca, exhorta a todos los consumidores y vecinos a no realizar este tipo de operaciones de compra y venta domiciliaria, sin asesoramiento previo, por las consecuencias negativas futuras que traen aparejadas al patrimonio de los consumidores.

También mencionó que para el caso en que existan personas que hayan adquirido algunos productos, llámese libros u otros objetos y quieran "dejar sin efecto la operación que realizaron", ya sea porque no advirtieron el monto de las cuotas que debían afrontar, ni la totalidad del importe que representan las mismas, y que finalmente deben pagar o por cualquier otra razón, es aplicable el articulo 34 de la ley 24240 que establece el plazo de 10 días corridos a contar desde la fecha que reciban los objetos o se celebre el contrato de compraventa, para revocar la aceptación de la operación, debiendo el consumidor poner a disposición del vendedor el bien adquirido, siendo los gastos de devolución por cuenta del vendedor.

Esa revocación de la aceptación, debe hacerse por un medio fehaciente de comunicación, que puede ser una carta documento, cuyo modelo se lo proporciona la propia Defensoría del Pueblo en su sede de Padre Patiño Nº 831 y para cualquier otro consumidor del interior provincial se lo envía vía telefax y/o por otros medios alternativos, resaltándose que todo se debe dejar sin efecto dentro de los 10 días antes citados.

Comentá la nota