Detectan 70 delitos por mes con las cámaras en las calles

La mayoría de los hechos son robos y arrebatos o venta de drogas. Pero también hay otros, como vandalismo o accidentes de tránsito. Las zonas más problemáticas, Plaza San Martín y el Obelisco.
Robos en la vía pública, arrebatos, venta de drogas, daños en monumentos públicos, accidentes de tránsito o cortes de calles son algunos de los hechos que registran a diario las cámaras de seguridad del Gobierno porteño. En total, se identifican unos 70 por mes. Durante el día, la mayoría corresponden a manifestaciones. A partir de las 18, el porcentaje se inclina claramente a favor de los delitos, que requieren la presencia de la Policía.

"Cuando detectamos un ilícito o una situación irregular, el encargado se comunica con la comisaría que corresponde. Para eso tiene los celulares de todos los comisarios y subcomisarios. El tiempo de respuesta es de tres minutos, en promedio", aseguró Matías Molinero, subsecretario de Seguridad de la Ciudad. Muchas veces, las imágenes pueden servir de apoyo durante un operativo. "Lo utilizamos en la Plaza Houssay por un hecho de venta de drogas", contaron en el Centro de Monitoreo.

En esa oficina, ubicada en el sexto piso del Ministerio de Justicia y Seguridad, trabajan 20 operadores, divididos en cuatro turnos de seis horas. Durante su jornada de trabajo, observan miles de imágenes en monitores de todos los tamaños. No pueden tener celular, por cuestiones de seguridad, y deben dejar sus objetos personales en lockers que se colocaron en los pasillos.

En caso de notar alguna situación sospechosa, los operadores pueden utilizar el zoom de las cámaras, con alcance de hasta 300 metros. Si intentan observar lo que ocurre dentro de una vivienda, la imagen se pixela automáticamente para proteger la intimidad de los vecinos. En otros casos, aparece una franja de color azul que no deja ver detrás. No obstante, cuando el hecho lo requiere (en una toma de rehenes, por ejemplo), hay personas autorizadas para ver las imágenes sin distorsiones.

La zona más "caliente", según una estadística del Gobierno porteño a la que accedió Clarín, es la Plaza San Martín, con un 18 por ciento de los hechos denunciados. "Mucha gente había dejado de ir a comer al mediodía por los robos. Ahora, es el lugar donde tenemos más cámaras", apuntó Molinero. También se detectaron muchos delitos y contravenciones en el Obelisco, la Plaza Houssay -frente a la Facultad de Medicina- y el Parque Centenario.

Todas las imágenes se almacenan durante 30 días. Según Molinero, se envían por mes a la Justicia más de 20 CD, para que los incorporen como pruebas en las causas. Si el hecho no fue detectado en el momento por los operadores, se puede rescatar en pocos segundos. "El responsable de turno elige el horario y la fecha en una línea de tiempo y obtiene la imagen buscada", explicó Molinero mientras en un plasma gigante se reproducía una filmación de archivo obtenida con la cámara de Florida y Avenida de Mayo.

El sistema de almacenamiento ya está preparado para trabajar con 600 cámaras, incluso puede soportar un corte de energía. Actualmente el Gobierno tiene sólo 170 (la mayoría son domos, cámaras circulares que permiten ver 360 grados), pero se calcula que podría llegar a monitorea unas 300 para fin de año. Para eso se están celebrando convenios con asociaciones vecinales o de comerciantes, que se hacen cargo del alquiler de los equipos (ver Comerciantes...).

Además la semana pasada la Legislatura aprobó los "botones antipánico", que se colocarán bajo las cámaras para que los vecinos puedan comunicarse con los operadores en emergencias.

Comentá la nota