Detectan más conexiones clandestinas de agua.

Uno de los 4 millones de litros diarios que deben llegar a Añatuya se pierden en el camino. Sigue la inspección del Ersac, la Policía y la concesionaria.
El Ente Regulador del Servicio de Agua y Cloacas (Ersac) que depende del Gobierno de la Provincia, continúa realizando las inspecciones a lo largo del acueducto El Simbolar-Añatuya, a los fines de determinar conexiones clandestinas y excesos de consumo que perjudican la provisión del líquido elemento a la ciudad de Añatuya.

En ese sentido, el titular del Ersac, Juan Roitman, acompañado de técnicos del organismo, personal de Aguas de Santiago y la Policía de la Provincia, recorrió el tramo comprendido entre Suncho Corral y la localidad La Cañada, en la cual se determinaron diversas tomas clandestinas desde el acueducto y se inspeccionó su extensión buscando determinar más conexiones no autorizadas.

En declaraciones a la prensa, el CPN. Roitman señaló que estos hechos “vienen sucediendo a lo largo de este acueducto, que tiene una extensión de 180 kilómetros, donde estamos detectando algunos tipos de excesos y tomas clandestinas, porque tendrían que llegar casi 4 millones de litros de agua a Añatuya, pero lamentablemente nos falta un millón de litros diarios que, a causa de estas cosas, como conexiones clandestinas y excesos de consumo, perjudican notablemente a la población, por lo que tratamos de detectar en qué parte se pierde; podríamos decir así, esta cantidad de agua”.

Comentó que “en esta ocasión se cuenta con la colaboración de bioquímicos, la Policía y Aguas de Santiago, además de todas las acciones que emprende constantemente nuestro Gobierno de la Provincia, para conocer a ciencia cierta dónde desaparece este millón de litros de agua”.

Explicó que tal como sucedió en el tramo El Simbolar-La Cañada, “en caso de detectar conexiones clandestinas las sanciones son duras, por eso queremos hacer conocer a la gente que se provee del agua del acueducto, que este líquido es únicamente para consumo humano, ya que todo está reglamentado, por lo que se debe consumir con mucho cuidado ya que la cantidad es escasa”.

Recordó que “robar agua es un delito”, ya que desde el organismo “detectamos numerosas conexiones clandestinas entre El Simbolar y La Cañada, puesto que la tarea del Ersac incluye desde multas hasta sanciones penales. Ahora mismo estamos trabajando con órdenes de allanamiento”.

Comentá la nota