Detectan más boliches bailables que son ilegales.

Se duplicaron las clausuras los fines de semana.
El aumento de los controles sobre los boliches, tras la tragedia de Cromañón, hizo explotar un fenómeno que ya existía: el de los bailes ilegales. En general, esa actividad se hace en pubs o bares. Pero también hay salones de fiestas o locales clandestinos. A determinada hora de la noche, corren las mesas y las sillas y se transforman en verdaderos boliches. El Gobierno asegura que en los últimos meses se duplicaron las clausuras de esos lugares por el refuerzo de los controles.

"Los pubs están permitidos, pero para actividades de baile deben sacar una habilitación complementaria. Así, les rige la misma normativa que a los boliches", aseguró Pablo Bourlot, director de la Agencia de Control de la Ciudad. Eso implica mayor inversión en medidas de seguridad.

El problema de los pubs es que no están individualizados en el Código de Habilitaciones. Mediante una resolución, se los incluyó en la categoría de café, bar o restaurante. Por eso, deben limitar su capacidad: no puede haber más de una persona cada 3 metros cuadrados. Los empresarios del rubro se vienen quejando sistemáticamente de esa situación. Desde el Gobierno responden que los pubs no se clausuran por problemas de capacidad. Y prometen una solución definitiva en el corto plazo.

"Vamos a trabajar con los empresarios y con otros organismos de la Ciudad para fijar la capacidad caso por caso en base a los metros cuadrados, a las salidas que tienen y al uso que le dan al local", adelantó ayer Bourlot a Clarín.

Cuando se detecta un boliche clandestino, el local es clausurado en el momento. Las autoridades están siguiendo de cerca a un grupo de 15 pubs de Palermo y Las Cañitas que violan sistemáticamente las clausuras. "Estamos estudiando revocarles la habilitación, dado que con las multas no es suficiente. Es inconcebible que después de Cromañón, existan estos empresarios que valoran más la plata que la vida de los jóvenes", dijo el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta.

Para Jorge Beco, presidente de la Cámara de Locales bailables de la Ciudad, "el Gobierno tiene la obligación de clausurar (a los boliches ilegales) porque son un riesgo para la vida de las personas".

Muchos de los locales que llevan a cabo la actividad de baile de manera irregular promocionan los eventos en sitios Web o publicaciones para jóvenes. "También usan Facebook, blogs, y el chat", dijeron desde la Agencia de Control, organismo responsable de habilitar, inspeccionar y sancionar por infracciones a todos los locales comerciales de la ciudad.

Tras Cromañón, la actividad de los boliches pasó a ser de alto riesgo. Así, se endurecieron los controles y las condiciones para obtener una habilitación e inscribirse en el "Registro Público de Locales Bailables" (ver Qué deben...).

Actualmente hay 97 boliches habilitados como tales, cuando antes de Cromañón eran 160. Esos locales tienen que pasar una inspección integral de día cada tres meses y, como mínimo, una inspección mensual en horarios nocturnos.

Comentá la nota