Detectan dos áreas aptas para producir vinos

Una de ellas, la más apta, está al este de la Cordillera del Viento, y la otra al Oeste. Estiman que se podrían realizar inversiones de entre 1 y 3 millones de dólares.
Neuquén > Un estudio de aptitud vitivinícola en el noroeste de la provincia, realizado por el especialista Alcides Llorente a pedido del ministro de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya, arrojó como resultado dos áreas con potencial para cultivar la vid e instalar bodegas.

La presentación del informe se hizo ayer en la sede del Consejo Federal de Inversiones (CFI) ante inversores interesados y bodegueros de la zona, quienes objetaron algunos lineamientos del proyecto. (Ver recuadro).

Los especialistas que realizaron el estudio plantearon dos posibilidades de inversión ante los empresarios, una al este de la Cordillera del Viento donde se ubica la zona más apta para el cultivo de la vid con variedades de ciclo corto y medio.

Ahí se planteó una producción agroindustrial para un vino de alta gama para exportar al mundo, con módulos de viñedos de 30 hectáreas con capacidad para producir 450 mil litros de vino.

La inversión en el área de cultivo que se pensó para esta zona es de 1.100.215 dólares y con el emprendimiento bodeguero completo rondaría los tres millones de dólares. El precio de la uva se planificó en 60 centavos de dólar y 4.100 plantas por hectárea. El riego que se pensó es por goteo y el sistema para luchar contra las heladas por aspersión.

Dada esta inversión, Llorente previó que la inversión para el sexto año de producción alcance más de un millón y medio de dólares anuales.

Las variedades que se pueden cultivar en el este de la Cordillera del Viento, en el valle del río Curí Leuvú y del Neuquén en Chos Malal, en Barracas, Buta Ranquil, son malbec, cabernet franc, pinot noir, chardonnay y sauvignon noir.

Segunda propuesta

En tanto, al oeste de la Cordillera, en Los Guañacos y Taquimilán propusieron realizar pequeñas plantaciones de 5 hectáreas con variedades de vino de ciclo corto y una producción agroturística para comercialización local y regional.

Los tipos de vinos que se plantearon para esta segunda propuesta son el riesling renano, chardonnay y pinot noir. La inversión que plantearon para un viñedo de 5 hectáreas es de 194.637 dólares y 33 mil por hectárea. Con el emprendimiento bodeguero completo la inversión aumentaría a 1.254.086 dólares.

"Las áreas no recomendables son El Huecú, El Cholar, Los Miches, Huingan Co y El Alamito por falta de antecedentes del cultivo, de superficies aptas y porque la tierra está a más de 1.200 metros de altura", expresó el especialista Llorente.

Los bodegueros dudan sobre la rentabilidad de los proyectos

Neuquén > Los empresarios del sector vitivinícola que se acercaron al Consejo Federal de Inversiones (CFI) manifestaron su interés por los proyectos que presentaron pero condicionaron la rentabilidad de ellos a la necesidad de que el Estado ayude a encarar la comercialización de esos productos y las estrategias de márketing en el competitivo mercado nacional.

Los bodegueros plantearon que las zonas propuestas están muy lejos de los grandes centros de consumo y que las experiencias en la provincia demuestran que las estrategias de comercialización son muy difíciles para encararlas de forma individual y sin colaboración estatal o entre empresarios del ramo.

El ministro de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya, manifestó que la propuesta productiva vitivinícola está atada a un paquete de inversiones que impulsa su cartera para desarrollar el turismo y la producción local.

"No pensamos que una pequeña bodega de 5 hectáreas sea la actividad central y única porque no sería rentable", dijo el ministro, quien añadió que "sí o sí tiene que estar atada al turismo y a productos de alta gama gourmet, que el vino esté dentro de una propuesta que se integre con comidas típicas como el chivito, dulces y quesos junto a hoteles y emprendimientos turísticos".

El ministro afirmó que hay un altísimo nivel de consultas de financiamiento para el sector turístico y que en lo productivo se firmó un acuerdo cuando vino la presidenta Cristina Fernández a la provincia "en donde la Secretaría de Agricultura y Pesca de la Nación le duplique el subsidio de tasa que tenemos del 6% con el IADEP".

Bertoya indicó que la economía del Norte vive del estado a través de los empleados públicos y de la actividad caprina o ganadera, pero que su cartera busca desarrollar otras actividades.

Comentá la nota