Detectan 3.000 infracciones por día en las rutas de la provincia

Según datos de la Policía Caminera de Córdoba, con los operativos lanzados este verano disminuyeron un 75% los accidentes en los tramos controlados. Hay 30 radares de velocidad instalados.
La ci­fra es alar­man­te: 3.000 in­frac­cio­nes dia­rias son de­tec­ta­das en las ru­tas de la pro­vin­cia, se­gún da­tos de Po­li­cía Ca­mi­ne­ra. Las fal­tas más fre­cuen­tes son: no lle­var cin­tu­rón de se­gu­ri­dad, fal­ta de li­cen­cia de con­du­cir, o car­né ven­ci­do, omi­sión a las se­ña­les de trán­si­to -do­ble lí­nea, pa­re o ce­da el pa­so- y tam­bién se re­gis­tra ex­ce­so de la ve­lo­ci­dad per­mi­ti­da (110 en ru­ta y 130 en au­to­pis­ta).

El di­rec­tor ge­ne­ral de la Po­li­cía Ca­mi­ne­ra de Cór­do­ba, Co­mi­sa­rio Ma­yor Car­los Co­li­no, di­jo a PUN­TAL que el ba­lan­ce de los con­tro­les en lo que va de la tem­po­ra­da es “al­ta­men­te po­si­ti­vo, en re­la­ción a que se ha lo­gra­do cum­plir con los ob­je­ti­vos de la ley, de san­cio­nar las in­con­duc­tas de quie­nes cir­cu­lan por los tra­mos de ru­tas en los cua­les tie­ne in­je­ren­cia la Ca­mi­ne­ra”, se­ña­ló.

En los con­tro­les hay 850 efec­ti­vos afec­ta­dos y 124 mó­vi­les dis­tri­bui­dos en 14 pues­tos de con­trol fi­jos en el in­te­rior, 16 pues­tos mó­vi­les y 15 pues­tos en Cór­do­ba Ca­pi­tal.

Es­tos con­tro­les van a se­guir exis­tien­do en las ru­tas, por lo que los con­duc­to­res ten­drán que cum­plir con lo re­que­ri­do por una cues­tión de se­gu­ri­dad y pa­ra evi­tar mul­tas. “Se­gui­mos tra­ba­jan­do en las cues­tio­nes de trán­si­to, re­par­tien­do fo­lle­te­ría pa­ra que la gen­te se­pa que exis­te una Po­li­cía Ca­mi­ne­ra que con­tro­la y pa­ra que los con­duc­to­res se­pan qué re­qui­si­tos de­ben cum­plir a la ho­ra de cir­cu­lar por las ru­tas”, in­di­có el Co­mi­sa­rio Ma­yor Car­los Co­li­no.

La ley pro­vin­cial de Trán­si­to (8.560) in­clu­ye mu­chí­si­mos pun­tos, pe­ro só­lo se es­tán exi­gien­do 30. So­bre si hay que lle­var o no una bol­sa mor­tuo­ria en el au­to, el di­rec­tor de la Ca­mi­ne­ra, di­jo que “la ley no lo exi­ge”.

30 ra­da­res de se­gu­ri­dad

Los ra­da­res es­tán ins­ta­la­dos es­tra­té­gi­ca­men­te en las di­fe­ren­tes ru­tas de la pro­vin­cia. La ve­lo­ci­dad per­mi­ti­da es de 110 K/h en ru­ta y 130 K/h en au­to­pis­ta. Por se­sen­ta días (des­de la se­gun­da se­ma­na de ene­ro) ri­ge una pró­rro­ga por la cual los con­duc­to­res que su­pe­ren las ve­lo­ci­da­des per­mi­ti­das re­ci­bi­rán sola­men­te un aper­ci­bi­mien­to. Quie­nes se ex­ce­dan pa­sa­do es­te pe­río­do re­ci­bi­rán la mul­ta co­rres­pon­dien­te, tal co­mo lo in­di­ca la ley pro­vin­cial de trán­si­to.

Los ra­da­res se pa­ga­ron cer­ca de un mi­llón de pe­sos y fue­ron com­pra­dos a una em­pre­sa ar­gen­ti­na. Los in­frac­to­res que sean de­tec­ta­dos de­be­rán pa­gar mul­tas de en­tre $ 500 y $ 1.000

Ja­vier So­sa, del Mi­nis­te­rio de Go­bier­no, ha­bía in­di­ca­do que el cos­to de ca­da ra­dar su­pe­ra los $ 30.000. Es­te ti­po de sis­te­ma de ra­da­res iden­ti­fi­ca el ex­ce­so de ve­lo­ci­dad; no se tra­ta de los que sa­can una fo­to­gra­fía y al tiem­po la en­vían.

El ase­sor ex­pli­có que, con es­te sis­te­ma, “el agen­te po­li­cial que tie­ne el ra­dar en su po­der iden­ti­fi­ca el ve­hí­cu­lo ex­ce­di­do de ve­lo­ci­dad, lo de­tie­ne y le ha­ce el ac­ta de in­frac­ción. Lue­go, se ha­ce el pro­ce­so co­rres­pon­dien­te, ya sea por pa­go es­pon­tá­neo o (el con­duc­tor) con­cu­rri­rá al Juz­ga­do de Fal­tas, si con­si­de­ra que es ar­bi­tra­ria o in­jus­ta la san­ción”, afir­mó So­sa.

Mien­tras tan­to quien sal­ga a las ru­tas de Cór­do­ba de­be­rá cui­dar­se por­que “los con­tro­les con­ti­nua­rán”, in­di­có el di­rec­tor de la Ca­mi­ne­ra, Ma­yor Co­li­no.

No alcanza para sentirnos seguros

Si no se con­tro­la, por­que no con­tro­lan, si hay con­tro­les, por­que los hay.

Siem­pre en­con­tra­mos ar­gu­men­tos pa­ra que­jar­nos. Pe­ro es que las ru­tas dan ver­güen­za y nos da im­po­ten­cia. A ve­ces, uno lle­ga a creer que es­tá en la Lu­na, por los ver­da­de­ros crá­te­res que nos sor­pren­den en el ca­mi­no...

Se­gu­ro que es­te ti­po de ope­ra­ti­vos, sin bue­nos ca­mi­nos, no al­can­zan, pe­ro ayu­dan. Los in­frac­to­res es­tán a la vis­ta: con­duc­to­res que se ade­lan­tan en do­ble lí­nea, ex­ce­di­dos de ve­lo­ci­dad, otros que van pa­sean­do y mi­ran­do las sie­rras, ve­hí­cu­los sin lu­ces, etc.

¿Quién no se per­sig­na an­tes de via­jar? Mien­tras no ten­ga­mos las ru­tas en bue­nas con­di­cio­nes y las tan anun­cia­das, aun­que ine­xis­ten­tes au­to­pis­tas, po­drán ha­cer to­dos los con­tro­les que quie­ran, pe­ro no al­can­za. Sí ayu­da a que los con­duc­to­res se cui­den un po­qui­to más. Y a re­cau­dar me­jor, sin du­da. Pe­ro no nos al­can­za pa­ra sen­tir­nos se­gu­ros cuan­do via­ja­mos con to­da la fa­mi­lia arri­ba del au­to.

Comentá la nota