Los detalles del pacto entre Bogotá y los EEUU por las bases

Los gobiernos de los EEUU y Colombia suscribieron un acuerdo provisional "ad referéndum" sobre Cooperación en Defensa que contempla el uso de bases militares colombianas. Las implicancias del convenio

Los Estados Unidos y Colombia poseen una estrecha y estratégica relación bilateral. La firma anticipada del DCA (denominado formalmente: Acuerdo Suplementario de Cooperación, Asistencia Técnica y Seguridad o SACTA, por sus siglas en inglés) busca profundizar la cooperación bilateral entre ambos países.

El DCA tendría como objetivo facilitar la cooperación efectiva en cuestiones de seguridad en Colombia, tales como la producción y tráfico de drogas, terrorismo, el contrabando ilícito de todo tipo y los desastres humanitarios y naturales.

Asimismo, no permitiría el establecimiento de ningún tipo de base norteamericana en Colombia y garantiza el acceso permanente de los Estados Unidos a instalaciones colombianas acordadas específicamente con el objeto de realizar actividades mutuamente convenidas, siempre dentro del territorio colombiano.

Washington tendrá acceso a tres bases aéreas colombianas situadas en Palanquero, Apiay y Malambo. Del mismo modo, el acuerdo permite el acceso a dos bases navales y dos instalaciones del Ejército, además de otras instalaciones militares previo acuerdo entre las partes.

El acuerdo estipula que todas estas instalaciones militares permanecerán bajo el control colombiano. El comando y control, la administración y la seguridad continuarán bajo el ámbito de las Fuerzas Armadas colombianas.

Todas las actividades realizadas en o desde estas bases colombianas sólo tendrán lugar bajo previa aprobación expresa del gobierno de Colombia. La presencia de personal de Estados Unidos en estas instalaciones tendrá lugar conforme a las necesidades y el consentimiento de ambas partes.

El DCA no indica, anticipa ni autoriza aumento de presencia de personal militar o civil estadounidense en Colombia.

La presencia de militares de los Estados Unidos y personal asociado en Colombia está regida por ley. En octubre de 2004, el Congreso autorizó el despliegue permanente o temporario de hasta 800 efectivos militares y hasta 600 contratistas civiles. Se seguirá respetando fielmente dicho límite.

La presencia real promedio de personal estadounidense ha sido la mitad o inferior al número autorizado. De acuerdo a la política norteamericanas de nacionalizar actividades apoyadas por Estados Unidos al entregarlas a las autoridades colombianas, la presencia de personal estadounidense ha ido en franca disminución.

A nivel técnico, el DCA unifica y actualiza los actuales acuerdos bilaterales, prácticas y convenios en materia de seguridad, y continúa garantizando protección y condición adecuada para el personal estadounidense.

El compromiso bilateral entre Estados Unidos y Colombia en materia de seguridad se rige por condiciones establecidas en diversos acuerdos bilaterales que incluyen el Acuerdo de Asistencia Recíproca en Materia de Defensa de 1952, el Acuerdo General de Asistencia Económica, Técnica y Afín Bilateral de 1962 y acuerdos subsiguientes relacionados suscriptos en 1974, 2000 y 2004.

Comentá la nota