Detalles del fallo de la Corte

Ha quedado demostrado debidamente como lo reconocen las partes mismas que la provisión del servicio de agua en el municipio de Junín excede el límite máximo establecido por la Ley 11.820 y el Código Alimentario Nacional (0,05 mililitros por litro)", sostuvo el juez Juan Carlos Hitters en el fallo.
La presentación del amparo –la causa es "Boragina, Juan Carlos, Miano, Marcelo Fabián y Iudica, Juan Ignacio contra Municipalidad de Junín"– se realizó en 2003.

Desde allí, el escrito comenzó a recorrer distintas instancias. La última fue la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Junín, que rechazó el recurso y derivó en la apelación a la Suprema Corte.

Entre otras frases destacables, el fallo reconoce "los efectos altamente nocivos del arsénico" al tratarse de "una sustancia peligrosa para la salud". También es determinante al marcar que "la provisión del servicio de agua en el municipio de Junín excede el límite máximo establecido por la ley 11.820 y el Código Alimentario Nacional, para el arsénico en el agua, esto es, 0,05 ml/l".

En ese sentido es contundente: "(Eso) entraña un peligro cierto a la salud de los habitantes de la zona", al tiempo que destaca que "el Municipio afecta el derecho a la salud de sus habitantes".

En definitiva, el máximo tribunal provincial decide "condenar a la demandada a ajustar la prestación del servicio de agua a los parámetros de calidad establecidos". Y vuelve a acusar al Municipio de "comprometer la salud de la comunidad local".

Comentá la nota