Un detalle de las causas

Un detalle de las causas
La secretaria de Derechos Humanos se presentó ayer en la Justicia para relatar el robo de expedientes que sufrió el 30 de diciembre. Aún no hizo el reconocimiento del detenido.
Durante varias horas declaró ayer ante el fiscal Marcelo Martini la secretaria de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Sara Derotier de Cobacho, por el robo que sufrió el 30 de diciembre en su despacho. La funcionaria sólo recuperó el dinero que se llevaron, unos 11 mil pesos de su jubilación y aguinaldo de senadora provincial, no así los expedientes que había en la caja fuerte, sus celulares y su notebook. En uno de los teléfonos y en su computadora portátil había datos irrecuperables de denuncias sobre delitos cometidos por policías en la actualidad. Sin que el fiscal le hiciera preguntas, Cobacho se explayó sobre causas y denuncias que está investigando vinculadas al reclutamiento de menores por parte de los uniformados para obligarlos a delinquir. Y realizó un "dictado de rostro" de los dos atacantes, pero el reconocimiento del único detenido, el ex agente Juan Manuel Mateos, quedó para el jueves.

Sobre este aspecto es que la funcionaria quedó con dudas tras su paso por la fiscalía porque tuvo acceso al legajo de Mateos y verificó que la fecha en la que fue exonerado no coincide con la que le dieron las autoridades de Seguridad provincial. "Creo que a Mateos lo tenían que entregar, hoy pedí el legajo y dice que fue exonerado el 2 agosto de 2007, y (el subsecretario de Seguridad Carlos Alberto) Stagnaro me había dicho que lo exoneraron en septiembre, por eso le insistí al fiscal para verlo cuanto antes, tengo la impresión de que no es la misma persona, para mí tenía más edad el que entró en la secretaría", dijo Cobacho a Página/12. "No cierra que si estaba afuera de la fuerza desde 2007 portara arma reglamentaria", agregó. La secretaria de Derechos Humanos provincial ratificó que el detenido está vinculado al asesinato del joven Santiago Pellegrini, ocurrido el 7 de diciembre. "Mateos tiene una banda, recluta jóvenes que están asolando Gonnet, tirando tiros, y nadie los denuncia por miedo, por eso mañana (por hoy) voy a ir de frente con Stagnaro, no queda claro el asunto", afirmó Cobacho.

A Mateos le encontraron los 11 mil pesos en el bolsillo como única parte recuperada del botín. Entre el mediodía y las tres y media de la tarde, la funcionaria relató las circunstancias del robo, publicadas por este diario el sábado: que ella junto a su equipo (unas cinco personas), además del mozo y el empleado de mesa de entradas, fueron llevados al primer piso, donde funciona su despacho, "a punta de pistola"; que preguntaban por la caja fuerte a la que accedieron luego de amenazar de muerte a su secretario, porque ella en principio se había resistido a entregar la llave; que los ataron a todos con precintos; que le sacaron la cartera, la dieron vuelta y se llevaron el dinero; que de la caja fuerte sacaron varios CD que tenían legajos de juicios por delitos de lesa humanidad de la dictadura, como el caso Patti y uno de Santa Fe en el que Cobacho es víctima; que uno de ellos dijo "ya la tengo" en alusión a la notebook que contenía las investigaciones actuales sobre policías. Además de esa computadora, el dinero, los celulares y los legajos, los ladrones se llevaron también una filmadora y una cámara fotográfica. "Cuando se iban se les cayeron cuatro CD, pero parece que ya tenían lo que querían, la notebook", relató la secretaria.

La División Asuntos Internos de la Policía Bonaerense, adonde Cobacho pensaba llevar varias denuncias recibidas en diciembre pero cuyos datos perdió en el robo, solicitó una copia del legajo que investiga el fiscal Martini. Fuentes del caso indicaron que sería para agregarlo al sumario de Mateos. Esas fuentes agregaron más misterio a la situación del detenido al afirmar que aún no habría sido exonerado sino que estaría en disponibilidad

Comentá la nota