Desventuras de uno que quiso entender la política

Presentamos aquí un relato que pretende ser de ficción, aunque tal vez no lo consiga totalmente. Los personajes a los que alude el relato son producto de la imaginación de los redactores, aunque tal vez se hayan inspirado en personajes que no forman parte de ningún tipo de imaginación. En fin, lea esta nota.
Un hombre llega del exterior para radicarse en la provincia de Neuquén.

Se trata de un hombre de acción y convicciones. En su país natal participaba activamente de la vida política. Concurría a mítines y protagonizaba largas discusiones con un solo objetivo: tratar de cambiar su país desde un rol militante.

Ya asentado en Neuquén, el tipo extraña horrores aquellos días agitados en los que no se hablaba de otra cosa que de política. “¿Por qué no hacerlo en Neuquén?”, se pregunta.

La cuestión es que decide “tomar contacto con la realidad” y ¿quién mejor para pintar un cuadro político regional que un dirigente político?

Nuestro personaje de ficción se considera a sí mismo un socialdemócrata muy a la europea, y se entera que en la ciudad de Neuquén hay una coalición con esa tendencia que gobierna los destinos de la capital. Así que decide ir a entrevistarse con uno de sus dirigentes. Averigua, llama por teléfono, lo citan para tal día y tal hora con el funcionario más político que tiene la comuna.

Ese día, el sujeto va con un entusiasmo que no puede esconder. “Por fin vuelvo a participar en política”, piensa con una sonrisa mientras se dirige a la entrevista que tendrá lugar en la sede del palacio municipal.

- “Cómo le va… soy Fulano de Tal”, se presenta el funcionario.

- Yo soy Mengano y vengo a que me explique algo de la política local porque quiero quedarme a vivir aquí y tengo necesidad de participar activamente en política.

- ¡Qué bueno! ¿Y qué quiere saber?

- Por ejemplo, cuáles son los partidos políticos que actúan en la región y cuáles son sus tendencias, ideologías… en fin. Quiero que me cuente todo lo que quiera.

- Mire… acá están el MPN, la Unión Cívica Radical, el Partido Justicialista y algunos partidos menores.

- (muy entusiasmado y frotándose las manos) Bueno… dígame un poco de cada uno.

-La Unión Cívica Radical es un partido tradicional a nivel nacional que también tiene sede en Neuquén y que, por ejemplo, gobierna este municipio.

- Ah… los radicales son gobierno, entonces…

- Sí y no. En realidad el intendente es radical pero hay otras funcionarios que son de izquierda y centro izquierda porque se armó una coalición.

- Una buena experiencia de gobierno entonces…

- No tan buena. Hay muchos funcionarios de centro-izquierda que tienen origen sindical que critican al intendente, que es radical.

- Ya entendí. Entonces es una coalición que gobierna la ciudad, pero los radicales responden al partido radical a nivel nacional.

- A medias. En realidad, algunos radicales simpatizan con el gobierno nacional que en la actualidad está en manos del Partido Justicialista y una Concertación de la que también participa el radicalismo representado en su vicepresidente y algunos grupos de izquierda y de piqueteros que son grupos que cortan rutas.

- Entonces los radicales simpatizan más con el vicepresidente…

- Relativamente. Lo que pasa es que el vicepresidente es radical, pero está peleado con el presidente. Entonces en Neuquén hay algunos radicales que le dan la razón al presidente (que no es radical) y otros que se alinean con el vicepresidente, que es radical, pero que lo echaron del partido. ¿Entiende?

- ¿Y por qué lo echaron del partido?

- Por alinearse a la Concertación con el Partido Justicialista, que es parte del Frente para La Victoria.

- Ya entiendo. Entonces el vicepresidente terminó siendo un aliado del Frente para la Victoria…

- No. Porque el vicepresidente que es radical es ahora un enemigo del gobierno nacional porque votó en contra de un proyecto de ley que era muy importante para el Ejecutivo.

- Entonces renunció y se volvió al radicalismo.

- No. En realidad dice que no va a renunciar y en el radicalismo dicen que no le van a aceptar hasta que no renuncie. Mientras tanto, otros partidos políticos, que no son radicales, están analizando la posibilidad de hacer una alianza con el vicepresidente radical. Lo que pasa es que hay también dirigentes del Frente para la Victoria que piensan lo mismo.

- (inquieto) ¿Pero los del Frente para la Victoria no están en el gobierno nacional?

- Algunos son justicialistas, pero están peleados con el presidente que es justicialista y tienen más afinidad con el vicepresidente, que es radical.

- (con cara de frustración) La verdad es que mucho no entiendo. ¿Por qué no me habla de ese tal MPN, mejor?

- El MPN es un partido provincial que nació como consecuencia de una proscripción del Partido Justicialista años atrás. Se podría decir que es un partido popular que no es de izquierda ni de derecha y en la actualidad gobierna la provincia de Neuquén. El MPN estuvo muy peleado con el gobierno nacional y mantuvo una fuerte puja con el entonces presidente de la Nación, que es justicialista e integra el FPV.

- Ahhhh bien. Por eso ahora se llevan mal entonces…

-No. En realidad ahora se llevan bien porque el gobernador que asumió, que es del MPN, coincide en muchas cosas que hace el gobierno nacional que es Justicialista. Es más, una militante del MPN, acaba de asumir como diputada nacional del Frente para la Victoria, que es parte del Justicialismo.

- ¿Y por qué no asumió como representante del MPN?

- Porque la elección tuvo lugar en ese momento que le cuento que el MPN y el FPV estaban enfrentados, porque el MPN era considerado de centro-derecha.

- (nervioso) ¿¿¿Pero no me dijo que el MPN es popular y coincide con el FPV???

- Claro, pero el gobernador era otro. Podríamos decir que también era del MPN, pero más cerca de la derecha que del centro.

- Entonces si el MPN y la Concertación están bien con el FPV en Neuquén no hay ningún problema.

- En realidad hay. Los radicales están enfrentados con el MPN que a su vez también está enfrentado con el Justicialismo.

- (encendiendo un cigarrillo) ¿Pero no me dijo que el justicialismo es parte del gobierno nacional? Si es parte tiene que estar bien con el MPN.

- No necesariamente. El justicialismo, que es parte de la Concertación a nivel provincial junto al radicalismo y a otros partidos, quiere ganar la gobernación de Neuquén y por eso compiten entre sí.

- La verdad es que entiendo poco. ¿Y los sindicatos cómo juegan en este lío?

- Depende de qué sindicatos. Hay sindicatos del Estado y sindicatos que tienen afiliados en las empresas privadas. Los sindicatos del Estado son de centro-izquierda.

- Ahh… entonces están de acuerdo con el gobierno nacional….

- No necesariamente. Algunos sindicatos estatales son muy críticos con el gobierno nacional, pero también lo son con el gobierno provincial. Pero también hay una agrupación de sindicatos estatales que nuclea a los sindicatos neuquinos que sí adhiere a los pensamientos del gobierno nacional ¿Entiende?

- No… ¿y los otros sindicatos?.

- Esos son sindicatos justicialistas.

- Ahh… entonces esos sí. Apoyan al gobierno nacional.

- Algunos. Hay quienes apoyan al gobierno provincial también y están peleados con los gremios estatales. Es más, de un sindicato, que es el petrolero, hay representantes en la legislatura enrolados en el MPN, pero un año atrás estaba en contra del gobernador que también era del MPN.

- (levantando la voz) Pero dígame una cosa... ¡Esto es un verdadero desquicio! ¿Cómo no interviene el Poder Judicial en este despelote?

- En realidad, el Poder Judicial acaba de normalizarse porque algunos miembros estaban acusados de ser adictos al MPN. Por eso, el gobierno decidió avalar políticamente su destitución y se fueron.

- Pero si el gobierno es del MPN y los tipos eran adictos al MPN, ¿por qué el MPN los echó?

- Porque el MPN era de la centro derecha y ahora el MPN es más de la centro izquierda y por eso hizo una alianza legislativa con los radicales y los del Justicialismo para expulsarlos.

-¿¿¿Pero no me dijo que el MPN está peleado con los radicales y los justicialistas???

- Está peleado con los radicales y justicialistas neuquinos pero hicieron alianza nada más que en esta oportunidad. Igualmente el MPN no está peleado con los justicialistas nacionales. Lo concreto es que el poder judicial de Neuquén comienza a funcionar ahora con normalidad.

- (apagando el cigarrillo muy tembloroso) Bueno… entonces ahora sí se puede decir que los jueces que están en el Poder Judicial no tienen vinculaciones políticas.

- Relativamente. Uno de los que recién fue nombrado renunció a su banca en el Congreso de la Nación.

- Ahh… era del MPN.

- No, era del Frente para la Victoria. Es más, fue candidato a gobernador de Neuquén, pero por otra fuerza que se armó en su momento.

- (levantándose de la silla) ¡Basta! ¡Me cansoooooó!. No quiero saber nada con la política de Neuquén ni con la política argentina. Es más, ¡me voy de este país ya mismo! Esta misma tarde me tomo un avión… Me vooooyyyy.

- Si va para el aeropuerto, averigüe bien porque me parece que hay piqueteros cortando la ruta.

- (a los gritos) ¡¡¡¡Pero me dijo que los piqueteros responden al gobierno nacional, y el gobierno de Neuquén es amigo del gobierno nacional….!!! Entonces ¿¿¿cómo corno cortan una ruta si son todos amigos políticos?????

- No todos los piqueteros responden al gobierno nacional. Algunos son aliados políticos, pero no comulgan con el gobierno provincial ni con el municipal. Además…

El tipo que tenía intenciones de radicarse en la provincia y participar activamente en política pegó un portazo y se fue espantado tras la explicación.

Al salir de la municipalidad se encontró con un grupo de manifestantes que le impedía la salida y decidió hablar con uno de los tipos que hacía tronar el parche de un bombo con mucho entusiasmo.

- (muy nervioso y con cara de loco) Ya lo se… ¡ustedes están en contra del intendente!

- No. nosotros estamos a favor del intendente, pero en contra del gabinete que eligió el intendente.

El hombre rompió la barrera humana, bajó las escalinatas de la Municipalidad y salió caminando apurado y furioso por el boulevard de la Avenida Argentina.

Extrañados, los manifestantes pararon de cantar consignas y se miraron entre sí. El del bombo se acomodó la gorra y dirigiéndose a uno que tenía una pancarta le dijo:

- Pobre tipo… está pirado.

- Sí, y además, no sabe nada de política.

Comentá la nota