Con desvariar, Amín no evitó la prisión perpetua

La Sala II de la Cámara Penal de Tucumán sentenció ayer al santiagueño Pablo Antonio Amín a prisión perpetua, por considerarlo imputable por el homicidio agravado por ensañamiento en perjuicio de María Marta Arias, ocurrido en octubre de 2007 en el hotel Catalina’s Park.
Los fiscales y el representante de la querella solicitaron reclusión perpetua por el delito de homicidio calificado por ensañamiento, mientras que la defensa quería que se absolviera a Amín y que se lo internara en un neuropsiquiátrico.

A las 14.30 y tras dos horas de deliberación, el jurado consideró que el santiagueño no está loco, como estratégicamente quiso hacer creer durante todo el juicio junto a sus abogados, por lo que lo consideraron imputable y fijaron para él una durísima pena judicial.

La decisión del Tribunal, compuesto por Emilio Herrera Molina, Alberto Piedrabuena y Julio Espíndola Aráoz, fue unánime. La lectura de los fundamentos de la sentencia tendrá lugar el miércoles 7 de octubre. Amín continuará detenido en el pabellón de máxima seguridad del penal de Villa Urquiza, hasta que la sentencia quede firme. En tanto, la defensa del acusado anunció que una vez que conozca los fundamentos de la sentencia recurrirán el fallo.

Momentos emotivos se vivieron adentro de la sala y afuera de ella; las expresiones de los familiares de las partes interesadas lo decían todo.

Inicio

A las 8.30 la última audiencia oral y pública comenzó con los alegatos de las partes. Durante todo el desarrollo del juicio, Amín demostró una conducta incoherente y casi demencial, para algunos considerado como un síntoma de su enfermedad mental y para otros, simplemente una estrategia para evitar ser condenado. Cabe recordar que la gran mayoría de los especialistas (13 de 15) que lo analizaron, opinó que simula y que es perfectamente consciente de sus actos y de lo que hizo. Sólo los peritos Eduardo Núñez Campero e Italo Corrado avalaron la postura de los abogados defensores, este último protagonizó serias y graves contradicciones en sus dichos, al hacer mención al parte médico psiquiátrico elaborado el año pasado y el hecho actualmente.

Prisión perpetua

En diálogo con este medio, el abogado querellante doctor Mario Leiva Haro, explicó estar muy conforme con el fallo emitido por el Tribunal, al condenar a prisión perpetua a Pablo Amín.

Al respecto explicó: "Estamos conformes porque Amín pasará 35 años recluido en el penal y si logra un comportamiento adecuado para vivir dentro de esta sociedad -cosa que dudo-podría acceder a algunos beneficios de la libertad condicional".

Una vez finalizado el juicio, la madre de Pablo Amín fue trasladada a las oficinas de la Cámara II para que sea notificada sobre la sentencia dispuesta, y de inmediato se trasladó de su hijo a la penitenciaría de esa provincia.

Comentá la nota