Destruyen 508 documentos de ciudadanos de Tandil que nunca habían sido retirados

Se trata de DNI que fueron anulados y se procederá a su destrucción. Es uno de los porcentajes más altos del interior provincial. En el territorio bonaerense suman 50 mil los documentos que esperaban desde hace un año en las delegaciones del Registro Provincial de las Personas.
Unos 508 ciudadanos (nativos y extranjeros) de Tandil iniciaron hace más de un año el trámite de elaboración de su Documento Nacional de Identidad (DNI) pero nunca lo retiraron, razón por la cual ahora las autoridades procederán a anularlos y a su posterior destrucción.

No se trata de una problemática exclusiva de la ciudad serrana. En el resto del territorio bonaerense, donde hay 50 mil documentos nacionales de identidad tramitados antes de 2007 que serán enviados al Registro Nacional de las Personas para su destrucción porque sus titulares no fueron a retirarlos.

Se trata de 47.887 DNI de argentinos que residen en la Provincia y de 1.668 extranjeros que también viven en alguno de los 134 municipios y que aún solicitando el documento, no fueron a retirarlo pasados dos años de iniciado el trámite.

Para el gobernador Daniel Scioli, "la documentación personal es que la materializa el derecho del ciudadano a la identidad y le permite ejercer sus otros derechos". Que la población esté documentada "es importante también para el Estado, que necesita llegar a todos los ciudadanos con programas sociales, con servicios de salud y educación", afirmó el mandatario provincial.

"El Jefe de Gabinete Alberto Pérez, me solicitó que agilicemos el envío para concretar la destrucción, que es lo que prevé la ley. Los documentos que tienen más de un año en las delegaciones tienen que ser devueltos para su destrucción, por una cuestión de seguridad del ciudadano", acotó Scioli.

Hasta el 28 de junio pasado, había en la provincia 350 mil documentos listos para ser retirados y 50 mil de los mismos esperaban desde hace más de un año que quienes los habían tramitado fueran a buscarlos.

Vencido dicho plazo, que es el tiempo de guarda según el Decreto Nacional Nª 1.144/04, las autoridades deben anularlos y enviarlos a la Nación, donde una máquina trituradora los cortará en tiras para evitar cualquier uso no previsto de las cartillas y salvaguardar la identidad de sus titulares.

Comentá la nota