Destraban el conflicto que impedía el inicio de obra de la terminal en la Rotonda

Dado el tiempo transcurrido sin que la nueva terminal de ómnibus fuera construida tal cual había sido anunciado el año pasado en la rotonda de acceso a la ciudad, el Ejecutivo municipal prorrogó la continuidad de la misma, en forma "provisoria", en la ex estación Urquiza donde fuera trasladada a principios de 2008.
Será por un año más, plazo en el que las autoridades municipales confían en que se finalice la obra que comenzará en los próximos días luego de lograr destrabar el conflicto que impedía su inicio.

Al poco tiempo de asumir como intendente, en una de sus primeras decisiones controversiales, Osvaldo Cáffaro decidió relocalizar la terminal de ómnibus que, por el crecimiento urbanístico y demográfico de Zárate, había quedado arcaica en Brown e Independencia.

En ese contexto, la trasladó "provisoriamente" a Mitre al 1000 donde también funcionaba la dirección de Cultura. Un edificio, protegido por la declaratoria de patrimonio histórico, arquitectónico y cultural, que quedó obnubilado con el humo provocado por el monóxido de carbono que generan los colectivos.

Mientras eso generaba discusiones y reclamos, el Municipio trabajó en el emplazamiento de una nueva terminal en inmediaciones de la Rotonda. Se hicieron anuncios en plena campaña electoral, se llevó a cabo la licitación con fondos del Gobierno nacional y se adjudicó la obra a la empresa Construcciones Ecológicas pero todo quedó en la instalación de un cartel, nada más.

Hasta la fecha no se pudo iniciar la construcción por un problema en la concesión del predio que, después de seis meses, según adelantaran autoridades comunales a este matutino, se solucionó el jueves pasado.

El terreno donde se erigirá la nueva terminal de ómnibus fue concedido, en su momento, a una empresa privada por el lapso de 30 años. Primero funcionó allí un McDonald´s y después una estación de servicio. Si bien el primer concesionario aceptó que se le cediera al Municipio una fracción, luego puso trabas para que ingresaran las maquinarias, lo que provocó las demoras en la construcción.

"El predio sigue siendo concesionado a la misma firma, motivo por el cual cuando se proyectó la ciudad y el intendente entendió que ése era el mejor lugar para poner la terminal, se preacordó con Vialidad Nacional, el concesionario y la Municipalidad que se aceptaba la cesión de parte del terreno al Municipio", informó Alan Fortune, subsecretario de Gobierno municipal.

Sin embargo, después, "el concesionario entendía que no correspondía que las máquinas pasaran por su sector, ése fue el motivo que originó una disputa en el expediente administrativo, no permitía pasar camiones por el lugar por el que inevitablemente tenían que pasar para iniciar las obras".

Al respecto, el secretario jefe de Gabinete municipal, Pablo Giménez confirmó que el tema quedó destrabado el jueves de la semana pasada y que el Municipio ya cuenta con el permiso del concesionario de esa fracción del terreno para poder retomar las obras que podrían verse finalizadas en el transcurso de este año.

Comentá la nota