Destituyeron al intendente de Picún por mal desempeño

El Concejo Deliberante quitó de su cargo a Facundo Suárez por distintas irregularidades administrativas. El ahora ex mandatario ejerció su defensa en una sesión especial, pero no logró convencer a los ediles. Convocarán a elecciones.
El Concejo Deliberante de Picún Leufú destituyó ayer al intendente Facundo Suárez (MPN) por mal desempeño en sus funciones. Lo hizo luego de que haga su descargo y ejerciera su derecho de defensa, en una sesión maratónica que comenzó cerca de las 10 y culminó alrededor de las 18, previo cuarto intermedio.

La decisión fue tomada por mayoría -sobre la base del dictamen que elaboró la asesoría legal del Concejo y la auditoría externa legal y contable realizada-, dos días antes que venciera el plazo de la suspensión determinada por resolución el 13 de octubre pasado.

Los concejales Clemente Casamajou y Guillermo Meza (UNE), Nora Fuentes (MPN), Lucas Venancio (bloque unipersonal), y Nora Gómez Molina (UCR) votaron por la destitución.

Los ediles Viviana Zúñiga y Patricia Rodríguez, del partido provincial, se expresaron por la negativa. Así, con cinco votos a favor y dos en contra, se abrió un nuevo capítulo institucional en la comuna.

Atrás quedó una etapa signada por numerosas irregularidades administrativas y financieras, objeto de la auditoría contratada e incluso de una denuncia radicada en la Fiscalía de Cutral Co.

Antecedentes

El episodio, no obstante, no es nuevo. En 2001, el cuerpo legislativo tomó la misma determinación, al destituir al por entonces intendente Norberto Stampella (UCR) por mal desempeño en la administración pública.

Ahora se deberá convocar a elecciones para elegir al nuevo intendente, de acuerdo al artículo 277 de la Constitución Provincial, que así lo reglamenta para los municipios de segunda categoría, en un plazo de 90 días, cuando falta más de un año para finalizar el mandato.

Mientras tanto, el edil Carlos Casteblanco (MPN) seguirá a cargo de la intendencia; y en su lugar, Nora Fuentes, continuará al frente de la presidencia del Deliberante, según lo dispone la resolución 001/10 emitida.

De acuerdo al documento, Suárez reconoció en su exposición el ingreso de 70 mil pesos para la compra de materiales. "Pero sólo existe documentación respaldatoria por $13.900", se consigna.

Incluso se indica que al haber sido consultado sobre "la doble imputación de facturas" para justificar gastos, Suárez manifestó "sin fundamentos serios" que se trataba de "una maniobra para desprestigiarlo", en tanto que justificó el pago de mano de obra del personal con dinero proveniente de convenios firmados con Provincia, lo cual está prohibido por el artículo 32 de la ley 53.

A su vez, se llega a la conclusión de que las obras realizadas con fondos de la Ley 2.615 no cuentan con la autorización del Deliberante ni se ejecutaron de acuerdo a las modalidades de contratación previstas en el artículo 64 de la Ley 2.141.

Y se advierte que reconoció haber omitido informar al Deliberante sobre las contrataciones realizadas, además de manifestar que los pagos de gastos de representación a funcionarios se realizaron amparándose en la Ley 1978, norma a la cual no está adherido el Municipio.

Comentá la nota