El destino de la candidatura y la Ferrari de Lole

Por Fernando Gonzalez

Los mejores amigos de Carlos Reutemann suelen relatar una anécdota que, dicen ellos, les contó el senador que fue subcampeón mundial en la competitiva Fórmula Uno. Lole les ha contado que sus dos mayores satisfacciones como piloto fueron cuando don Enzo Ferrari le ofreció correr en el auto más deseado del autmovilismo. Y la otra fue cuando se peleó con el constructor italiano al que llamaban "El Mago de Maranello" y le terminó gritando que se metiera la bendita Ferrari "en el culo".

Ayer, Reutemann revivió el anecdotario escatológico y, cansado de sus refriegas con el kirchnerismo en torno a su eventual postulación presidencial, explicó que la candidatura le importaba "un pito" y también sugirió con precisión deportiva que "se la metieran en el medio del culo".

Hay quienes creen que su exabrupto de ayer fue la renuncia de Reutemann a pelear por la presidencia en 2011, mientras que otros consideran a sus frases como una demostración de independencia que lo ayudará en su intento electoral cuando llegue la hora de las definiciones. Lo cierto es que Lole dejó en claro que es un dirigente político que no se ajusta a los cánones de la burocracia del poder y que su calma suiza puede derrumbarse bajo la presión de la competencia que lleva a la Casa Rosada.

Comentá la nota