Destinan $ 400 mil al mes para 15 líneas de ómnibus

La Municipalidad debe destinar mensualmente casi 400 mil pesos para mantener circulando a las 15 líneas de colectivos que tuvo que salir a administrar luego de que los anteriores prestadores privados se retiraron del sistema. Se trata de los colectivos de las empresas Semtur y La Mixta, que cubren los recorridos más deficitarios de la ciudad. El dinero que permite que sigan circulando proviene del Fondo Compensador del Transporte Urbano de Pasajeros.
Ese fondo se obtiene de una alícuota por el pago de la tasa de derecho de registro e inspección (Drei) y la tasa de fiscalización, esta última deben aportarla todas las concesionarias a excepción de la Semtur. La inyección de capitales apenas sostiene en 8 centavos el boleto, que desde octubre tiene un costo de 1,90 peso.

La historia.En sus comienzos el Fondo Compensador eximía de los gravámenes a los concesionarios del servicio público y se sostenía por el cobro del Drei a algunos rubros y lo recaudado por el estacionamiento medido.

Pero recientemente se modificó su composición y las empresas privadas del transporte deben aportar a este fondo. Los datos oficiales de noviembre indican que el Fondo Compensador recaudó 752.900 pesos, de los cuales Rosario Bus (a cargo de 16 líneas) recibió 307.000 pesos y Las Delicias (7 líneas) 57.500 pesos; al tiempo que La Mixta (6 líneas) y Semtur (9 líneas) se llevaron 388.000 pesos.

Si se toma la estructura de costos de octubre publicada por el Ente del Transporte de Rosario (ETR), la escasa incidencia resulta elocuente. El costo por pasajero ascendió a 2,74 pesos, mientras que en compensaciones y subsidios se restan sólo 84 centavos. De este último ítem, el Fondo Compensador aporta sólo 8 centavos por boleto.

El costo tarifario para "hacer viable" al sistema local arroja un valor de tarifa de 1,90 peso. Es decir, 30 centavos por encima de la tarifa aprobada en agosto pasado. Ante la delicada situación, la Intendencia insiste en golpear las puertas del Ministerio de Planificación Federal para exigir más subsidios nacionales.

La movida pretende sumar al intendente de Santa Fe, Mario Barletta, y otros jefes comunales de áreas metropolitanas del interior. La idea es recibir al menos 5 millones más al mes que puedan equilibrar las cuentas y no aplicar una medida que sería sumamente irritativa: otro aumento del boleto. La inequidad es obvia; mientras que el área metropolitana de Buenos Aires (Amba) se lleva al mes 330 millones de pesos del Sistau, Santa Fe no recibe más de 15 millones.

Comentá la nota