Destinan $25 millones para sedes policiales.

Son para construir 9 comisarías, 20 viviendas y 5 destacamentos.

El anuncio se realizó ayer durante el acto de asunción de los nuevos jefes de las superintendencias de Seguridad y Apoyo y Servicios.

Neuquén > En la plaza de armas Julio Lagos del edificio policial ubicado sobre General Ricchieri 775, se llevó a cabo ayer el acto de asunción de los nuevos jefes de las superintendencias de Seguridad y Apoyo y Servicios. En la primera asumió el comisario mayor Raúl Antonio Laserna, y en la segunda, el comisario mayor Víctor Andrés Elgueta.

Se anunció que la Provincia invertirá 25 millones de pesos para construir 9 comisarías, 5 destacamentos y 20 viviendas institucionales para la Policía. Además, se destinará 1.200.000 pesos para reparar los vehículos de la fuerza que están dañados.

Como estaba previsto, las máximas autoridades provinciales arribaron algunos minutos después de las 15 y tras los saludos de rigor, se dirigieron al escenario dispuesto para el acto de investidura.

El gobernador neuquino, Jorge Sapag, estuvo acompañado por el ministro de Justicia, Trabajo y Seguridad, César Pérez, y el jefe de la Policía provincial, Juan Carlos Lepén.

Bajo un sol radiante, se desarrolló la ceremonia de investidura que contó con la asistencia de efectivos del conjunto de la provincia.

El nuevo superintendente de Seguridad, Raúl Laserna, fue quien más se extendió en su discurso. “Espero estar a la altura de las circunstancias”, dijo, y añadió: “Trabajaré sin descanso para aportar a la paz social”.

Tuvo un párrafo especial para el jefe de Policía y el subjefe, su hermano, comisario Jorge Laserna, a quien agradeció “profundamente el haber confiado en mí”.

Después, ya dirigiéndose al cuerpo policial, precisó que “la Policía es un sacerdocio” y pidió “compromiso y esfuerzo; hay que poner actitud positiva”.

Desmentida

El ministro de Justicia, Trabajo y Seguridad, César Pérez, reconoció los varios hechos de violencia en el comienzo de año y rescató que se está trabajando para equipar a las fuerzas de seguridad.

Fue terminante a la hora de describir su relación con los jefes policiales y resaltó que “quiero desmentirlo”, refiriéndose en forma concreta a un supuesto distanciamiento con el comisario Lepén.

Volvió sobre el tema de la inseguridad y manifestó que “es el año de la participación ciudadana, las soluciones meramente policiales han fracasado en el mundo”.

El encargado de cerrar el acto fue Sapag, quien en primer lugar se dirigió a Laserna y Elgueta y les deseó «éxito en su tarea».

Enseguida, pasó a revisar la situación actual de la seguridad en la provincia y consideró fundamental “contar con recursos presupuestarios” para invertir en equipos y “dar respuesta a la capacitación permanente (de la Policía)”. Dijo que parte de los fondos de las renegociaciones hidrocarburíferas se destinarán a equipar la Fuerza.

Muy enfático, llamó a “combatir en todos los frentes la delincuencia, tenemos que redoblar esfuerzos”.

Además, destacó que “no es momento de llamar a la huelga en las escuelas, en los hospitales, no es tiempo de cortar rutas”. Hizo un llamado a todos los sectores sociales a «defender la provincia».

Dijo que ante los conflictos, el Gobierno “agotará todas las instancias de diálogo y consenso”, y aplicará todos los tratados internacionales, con la intervención del Poder Ejecutivo y del Poder Judicial en conjunto, bajo el principio primordial “de defender la vida y la integridad física de las personas” y de los propios policías.

Por último, recordó el crimen del trabajador Daniel Jadra y se sumó a las muestras de condolencias, puntualizando que “a la familia Jadra, todos mis respetos y mis cariños”.

Comentá la nota