Destacan a nivel nacional avances en biotecnología algodonera.

"Un nuevo paso de la Argentina, en este caso aplicando biotecnología para asegurar un futuro al algodón", es destacado a nivel nacional, situando a Formosa entre las tres provincias que justamente están trabajando en esta línea para darle un desarrollo sustentable al textil.

En un amplio informe del diario La Nación, se alude a que "la utilización de la biotecnología en la agricultura tiene otro hito. Esta semana la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos (Sagpya) autorizó la producción y comercialización del primer evento apilado para el cultivo de algodón".

Aquí explica que la medida, adoptada mediante la resolución Nº 82/2009, implica la autorización, consumo y comercialización del algodón genéticamente modificado resistente a insectos lepidópteros y tolerante al herbicida glifosato y a todos sus productos derivados.

Sobre el particular, también se clarifica que las variedades de algodón con tecnología BR tienen, en la misma planta, los dos eventos que actualmente se comercializan en forma separada: Bollgard, tecnología Bt que le confiere protección de ciertos insectos lepidópteros, y Roundup Ready, tecnología RR que confiere tolerancia a las aplicaciones de Roundup.

Según explicaron en la empresa Monsanto, que desarrolló el evento apilado, la tecnología Bollgard otorga al cultivo de algodón "una protección eficaz durante toda la campaña contra ciertas especies de insectos lepidópteros como la oruga de la hoja, la oruga del capullo y la lagarta rosada, con los consecuentes beneficios de aumento de rendimiento y estabilidad para el cultivo".

Esta nueva tecnología permitirá, asimismo, reducir de manera drástica la utilización de herbicidas e insecticidas en aproximadamente un 33%, explicaron en la compañía.

"Por su parte, la tecnología RR aumenta el rendimiento, reduce los costos de producción en un 30% y facilita el manejo del cultivo, favoreciendo nuevas prácticas agronómicas como los surcos estrechos", dijeron en Monsanto.

Como ha sucedido con otros desarrollos en biotecnología, la acumulación de estos eventos en la tecnología BR "ofrecerá nuevas ventajas al productor, que contará con un nuevo sistema de protección que potencia el rendimiento, aporta más flexibilidad de manejo y mejora la rentabilidad, confiriéndole mayor competitividad al cultivo frente a otras alternativas, tal como lo hizo la tecnología MGRR2 en Maíz".

La aprobación del algodón BR marca un punto de inflexión en la producción de algodón, y abre las puertas a un nuevo salto tecnológico en la región algodonera argentina.

Para Monsanto, "esta decisión del gobierno argentino consolida la política de Estado en materia de biotecnología para el país y da un paso trascendente hacia el fortalecimiento de un modelo productivo nacional para el campo que posicione a nuestra agroindustria entre las más competitivas del mundo". Según estimaron directivos de la compañía semillera, "el lanzamiento de la tecnología RR fue posible gracias al esfuerzo de toda la cadena algodonera, que logró definir nuevas reglas en beneficio del mercado de semillas y del respeto por la propiedad intelectual".

El trabajo conjunto fue plasmado en el "Acuerdo marco para el desarrollo sustentable del cultivo", que los integrantes de la cadena algodonera suscribieron en agosto pasado junto a los gobiernos provinciales de Chaco, Formosa y Santiago del Estero.

Comentá la nota