Destacan que Gildo Insfrán en el apogeo del neoliberalismo propuso un modelo humanista

El criterio del gobernador Insfrán acerca del rol del estado sustentado en los comienzos de su gestión hacia 1996, fue rescatado ayer en General Mansilla por el diputado Agustín Samaniego al poner como ejemplo de una postura que contradijo en su momento de mayor eclosión a los que propiciaban la vigencia del modelo y orden únicos en el mundo donde la ausencia de valores daba espacios de protagonismo a la especulación financiera en desmedro del trabajo, de la economía financiera en lugar de la productiva, al egoísmo, al individualismo a ultranza, a la ambición desmedida de la ganancia, del lucro y del dinero.
El legislador habló de la significación del modelo para afrontar las coyunturas críticas y señaló al PAIPPA como la síntesis de ese proyecto provincial que se caracteriza por estar fundado en una mirada integral hacia el hombre y su entorno.

Hubo un llamado particular para la oposición al entender que hay una franja de ella que lejos de asumir la responsabilidad de actuar de consuno para defender el actual modelo como modo de reaccionar frente a la profunda crisis mundial, aprovechan los pequeños conflictos para generar situaciones controversiales, en una postura a la que califica como de oportunista y mezquina.

En su análisis sobre la realidad, dijo que la carencia de valores ha sido la causal de la actual crisis global que está sucediendo en el mundo y que ese pensamiento único que se presentaba como excluyente en décadas anteriores, como si fuese de ese esquema no pudiese existir nada a punto tal que se hablaba ya del fin de la historia porque nada más había por discutir sino aceptar ese estadío del hombre en su etapa final.

"Pero esta crisis financiera generada por esos poderes concentrados de la economía y de las finanzas ahora le solicitan ayuda al estado que tanto habían atacado al que desmerecían para que no tuviese injerencia en la economía y en la dirección social de los pueblos, dejándolo todo en manos del libre mercado todos los problemas de la sociedad mundial", apuntó.

"Resulta que ahora el bombero de este incendio que ellos generaron producto de burbujas y de la economía casino, es el estado, es la acción colectiva de los estados nacionales la que está intentando paliar esta crisis internacional", apuntó para subrayar que la realidad está mostrando el modo como se cae ahora definitivamente en 2008 ese modelo de pensamiento único.

Samaniego dio lectura a un mensaje de Gildo Insfrán de mayo de 1996 donde aludía al estado como uno de los reguladores de la vida social de una comunidad cuando señalaba que "para nosotros el estado no sólo es una expresión jurídica de la sociedad sino fundamentalmente una instancia ética superior traducida en el bien común", acotando que "este estado ético e único e irreemplazable que hace viable la realización plena del hombre con sus necesidades materiales y espirituales".

Explicó el legislador que Formosa en el apogeo del liberalismo del ultra capitalismo y del capitalismo salvaje tomaba esa postura demostrando que no creyó que eso que se presentaba como modelo excluyente era la única manera de organizar, presecándole al mundo otra alternativa de forma de estructurar una comunidad, de crecer, de desarrollarse un modelo donde debía existir igualdad de oportunidades, de posibilidades y condiciones, equidad en la distribución de la riqueza.

La sustentabilidad

Samaniego señaló que esos presupuestos no solamente fueron adoptados como un imperativo ético sino en la convicción de que cualquier modelo de desarrollo que pretenda ser sustentable debe ser inclusivo, así como también que no existe la posibilidad de que un modelo excluyente permanezca en el tiempo.

Hizo notar que todo ello se basa en el humanismo en la base cristiana de una ideología y de una doctrina como es la justicialista que enseña que el capital debe estar al servicio de la economía y la economía al servicio del desarrollo y de la dignidad del hombre, es decir absolutamente contrario a lo que venía haciendo.

Hizo notar que la construcción colectiva desde el plan de desarrollo se puso en marcha con grandes obras de infraestructura básica apuntando fundamentalmente hacia la producción primaria pero también a la agregación de valor para que los formoseños tengan mayores posibilidades de trabajar.

El paradigma del modelo

Afirmó Samaniego que este modelo provincial tiene un paradigma, un símbolo que mejor lo representa: el PAIPPA.

"Esa ha sido una verdadera revolución agraria, sin lugar a dudas la mayor y más importante que haya transcurrido en la historia de la Argentina y también me arriesgo a decir, sin parangón a lo largo y ancho de nuestra Latinoamérica", enfatizó.

Considera el legislador que ese programa devenido en instituto, es un paradigma porque la esencia, la filosofía, los principios y los valores del PAIPPA son los mismos del modelo formoseño: inclusivo, con una mirada integral del hombre, su entorno y su trascendencia, con una mirada progresiva y solidaria.

"Todas esas bases del PAIPPA son las mismas del modelo e inclusive en la progresividad de su crecimiento ya que no es ni apresurado ni retardatario, todo a su medida y armoniosamente, creciendo del mismo modo que la provincia; con un origen sectorial que luego abarca toda la geografía provincial; con un nacimiento dirigido al sector agrícola para después extenderse al ganadero; se originó apoyando fundamentalmente a la producción primaria peor ahora ya esta en la etapa de la industrialización, en el agregado de valor por parte también del paippero; nació tendiendo a satisfacer el mercado familiar peor luego al mercado comunitario y ahora también esta en la instancia del mercado nacional e internacional", sintetizó.

Apuntó Samaniego que el PAIPPA nació como un apoyo a la familia paippera pero después advirtió que la manera mejor d de organizarse y lograr mejores resultados es la cooperativa y así fue para dar lugar ahora al desafío de hacer realidad la empresa social paippera.

"Así crece el PAIPPA y así también, sostenidamente, crece nuestra provincia", comparó.

Insistió que el modelo ha tenido sus logros y resultados y que en la actualidad se esta viviendo una crisis financiera mundial que impone resguardar y cuidar los alcances y resultados de ese proyecto provincial, significando que la responsabilidad "es tarea de todos".

Aclaró que no solamente es algo que le compete al gobierno sino también de todos los sectores sociales de Formosa, los empresarios, los gremiales y políticos. "Todos deben cuidar y resguardar de este modelo que hemos logrado entre todos los formoseños con mucho esfuerzo y sacrificio, inclusive los de la oposición ", insistió.

Oportunismo político

Se lamentó, sin embargo, por el hecho de que un sector de la oposición no ha entendido ese aspecto y toma como forma de hacer política y como modus operando el oportunismo político, tratando de buscar en forma permanente pequeños conflictos que pueden llegar a haber en la sociedad, montarse sobre ellos, amplificarlos y muchas veces generando esas situaciones controversiales.

"Hacen una suerte de foquismo y una práctica del conflicto intentando aprovechar para sacar un rédito mezquino que le pueda llevar agua para su molino", sostuvo para hacer un llamado a esos sectores que no han entendido que la empresa es absolutamente de todos y necesita, inclusive, de la oposición.

Comentá la nota