Destacan creciente capacitación en neonatología en la provincia

El ministro de Salud de la provincia, Gustavo Grasselli, sostuvo hoy que La Rioja ha mejorado muchísimo su capacitación en la especialidad de neonatología, lo que ha permitido que más allá de los casos de fallecimientos que subieron momentáneamente la tasa de mortalidad infantil tras varios años de franco descenso, se pudiera hacer frente y salvar la vida a muchos otros pequeños que nacieron con problemas. Se está haciendo especial hincapié en la formación de los profesionales, incluso el hospital Enrique Vera Barros cuenta con una residencia de médicos en neonatología.
Grasselli adelantó que se profundizarán las acciones en otras áreas, no sólo de salud específicamente, sino que hay un compromiso del gobierno de fortalecer programas y asistencia que tienen directa vinculación con los factores que son causa directa para llegar a un fallecimiento de un recién nacido, como el sector de las madres adolescentes, apuntando a lograr una mayor concientización y capacitación en temas claves como la educación sexual, la necesidad de los controles durante el embarazo y la salud de las madres.

Causas

El titular del área de Salud resaltó que el porcentaje de sobrevida de los pequeños que nacen con hasta mil gramos de peso es del 30%, cifra que sube considerablemente en la franja que va de los mil a los 2500 gramos, donde la sobrevida trepa a un 80%, mientras que en los niños nacidos con más de 2500 gramos la sobrevida es muy elevada, ya que por lo general solo no sobreviven aquellos que nacieron con malformaciones severas congénitas.

El funcionario también explicó que el índice de mortalidad infantil se basa en la relación entre los fallecimientos y nacimientos de los bebés, esto significa que muchas veces puede darse que, a pesar de que el índice de fallecimientos se mantenga estable pero disminuya el de nacimientos, el índice de mortalidad va a aumentar y agregó que hace unos años atrás la tasa se ubicaba en el 25 por mil y se logró disminuirla al 12,9 por mil al año anterior, lo que muestra que las políticas aplicadas han sido bastante efectivas, pese a lo cual no se descarta que no deban ajustarse o modificarse ya que se trata de tasas que dependen de la conjunción de múltiples factores. Por otra parte, un aspecto que hace subir la tasa es que antes no se contaban como bebés a los fetos nacidos y con latidos de menos de 500 gramos, mientras que ahora si se los cuenta, a pesar de que en muchas provincia no lo hacen.

Entre esas causas múltiples se menciona que el 50% de los nacimientos que derivaron en fallecimientos se debió a que se trataba de chicos que nacieron antes de término y con muy bajo peso, esto es con menos de 2500 gramos. En esa franja, un 16% de esos niños nacieron con menos de 1000 gramos; un 23% con menos de 1500 gramos y un 21% con menos de 2500 gramos.

El 30% de las defunciones registradas corresponden al sector privado y el restante 70% al sector público y la mayoría de las defunciones se registró en el primer mes de vida. También tienen una gran influencia las malformaciones con las que nacen los pequeños, por embarazos de mujeres adolescentes o de avanzada edad, que en un gran número de casos no concurrieron a los exámenes de rutina del embarazo.

Otra causa del aumento de la mortalidad infantil es por el mayor número que se dio de partos en domicilio, de gente que no concurrió a un hospital.

Comentá la nota