"El desquicio institucional es paradigmático en Tucumán"

"El desquicio institucional es paradigmático en Tucumán"
Alfonsín (h) se quejó de los regímenes feudales que caracterizan a casi todas las provincias. El dirigente radical aseveró que Macri y De Narváez no constituyen la verdadera opción al kirchnerismo. Malestar por cómo se trata a la Legislatura y al Poder Judicial.
Muy respetuoso, después de cada estornudo, Ricardo Alfonsín pedía disculpas. Se notaba que se esforzaba para contrarrestar los efectos de los 39 grados de fiebre que padecía. Por momento, la voz se le perdía. No obstante, se recuperaba y, con determinación, arremetía una y otra vez contra las prácticas del kirchnerismo que, según vaticinó, serán vencidas el 28 del corriente, en las urnas, porque "la sociedad está harta".

El hijo del ex presidente Raúl Alfonsín fue terminante. "Hubo un tiempo en que relativizábamos cosas graves. Decíamos: 'roban, pero hacen'. Hoy, en la misma dirección, decimos: 'no son serios, no respetan las instituciones, pero hacen'. ¡No es cierto! No progresa ningún país en el mundo si no respeta las instituciones y está a la vista: somos el país que, como consecuencia de la desconfianza que genera, menos inversiones ha recibido en América Latina", aseguró.

El dirigente radical visitó LA GACETA, en compañía de José Cano y de Juan Casañas, candidatos a senador y a diputado nacional por el Acuerdo Cívico y Social. A estos los presentó como la verdadera y única opción al alperovichismo que, según manifestó, expresa todos los vicios del kirchnerismo. "No vivo en Tucumán, pero, según las cosas que leo, puedo decir que es una de las provincias en las que el desquicio institucional es pardigmático. Sé lo que ha pasado con el Consejo Asesor de la Magistratura (CAM) y que, en la Corte Suprema de Justicia, querían remover a un juez porque podía votarles en contra (sic). Las noticias que llegan no son las mejores en términos institucionales. Si se juzga por cómo, en esta provincia y en casi todas, se trata a la Legislatura y a la Justicia, son regímenes feudales", se quejó.

Diferencias culturales

Alfonsín está persuadido (verbo que solía gustar a su padre) de que la sociedad empieza a comprender que, sin instituciones republicanas, es muy difícil progresar. "Desde el punto de vista teórico, no sé si ser minoría es bueno o malo para el oficialismo. Eso depende de cómo actúa la oposición. Ojalá nosotros en los años 80, cuando enfrentamos una oposición irresponsable, hubiéramos tenido mayoría en el Congreso. Por nuestra identidad cultural, tenemos frenos para no abusar de las mayorías circunstanciales. En cambio, con el Partido Justicialista, que no tiene incorporada la dimensión republicana, es peligroso que disponga de las mayorías (legislativas), porque no resiste la tentación de actuar olvidándose de las otras fuerzas políticas, sin deliberar", sentenció.

El dirigente instó a la ciudadanía a que no cometa el error de pensar que la Alianza Unión Pro-Federal, liderada en el orden nacional por Mauricio Macri y Francisco de Narváez, expresa la oposición al kirchnerismo. "Si perdieran a manos de los Kirchner, esa lista quedará pelada (sic) y, de a poco, sus dirigentes comenzarán a pasarse al kirchnerismo. De la misma manera, si en esa suerte de interna vencieran De Narváez o Carlos Reutemann (en Santa Fe), quienes militan en el kirchnerismo, se alinearán a estos, porque unos y otros sólo piensan en (las elecciones presidenciales de) 2001. Ellos saben que, fragmentados, corren el riesgo de perder el poder", dijo.

Comentá la nota