"Después del 28 vamos a trabajar en recomponer al peronismo".

Serie de entrevistas multimedia en la Redacción de Clarín con los candidatos al Congreso Nacional.
Comodín difícil de descifrar, nadie como Néstor Kirchner sabe del valor de contar con Daniel Scioli en su mazo. El motonauta que se inició en la política de la mano de Carlos Menem y saltó a la gestión tras la hecatombe de 2001, emergió de las borrascas de la última década con aire suficiente como para soñar en grande en 2011. Pero antes, debe superar el escollo mayor del 28 de junio. Leal hasta el final (como lo fue con Menem), se lo juega todo junto a un debilitado Kirchner, de quien suele ser la contracara. Mientras el ex presidente todavía analiza si acepta una entrevista con Clarín, como ya lo han hecho todos los que encabezan las principales listas de Capital y Provincia, Scioli dio un largo reportaje a un grupo de periodistas en esta redacción . Maestro en el arte de esquivar preguntas, en medio de su incansable discurso optimista dejó algunas definiciones fuertes. Y eso ya es bastante.

¿Le sorprendió que su hermano haya tomado distancia de Kirchner y planteado que la citación judicial de Francisco de Narváez en medio de la campaña era inconveniente?

No voy a ponerme a calificar porque ya lo hablé en privado con él. Mi posición es clara: nadie habla por mí y me parecería bueno que se aclare ese tema judicial porque además el propio Francisco mostró predisposición para presentarse. Pero hace siete años que me quieren meter cizaña con Kirchner y cada vez la gente percibe mayor compromiso en nuestro trabajo en equipo.

¿Por qué la campaña se puso tan dura?

No es nuestra responsabilidad. Creo que fueron tratando de instalar temas ante la impotencia de no tener propuestas superadoras de lo que venimos haciendo.

¿Ustedes no tuvieron que ver con que se haya enturbiado todo?

No fuimos nosotros los que cuestionamos las candidaturas. Ni los que quisieron victimizarse con que los querían proscribir ni los que empezaron a hablar de fraude, cuando percibieron un claro triunfo nuestro. Le quieren llevar temor a la gente. Nosotros le queremos llevar tranquilidad.

Bueno, ¿Kirchner no trata de meter miedo cuando plantea "nosotros o el caos" y pide que el 28, en el cuarto oscuro, la gente "recuerde el ruido del helicóptero de 2001"?

No, eso no es meter miedo, es crear conciencia. Porque acá cualquier tema negativo es culpa del gobierno y todo lo bueno es fruto del viento de cola o la casualidad. Se hizo mucho para poner en marcha el país desde 2003 y se logró con el trabajo en conjunto del Ejecutivo y el Legislativo. Por eso es importante fortalecer la gobernabilidad.

No podemos evitar preguntarle si va a asumir su banca de diputado.

Ese es otro tema que se está queriendo instalar. Yo vengo recorriendo la provincia, me veo con miles de personas, y nadie me preguntó eso.

Pero su indefinición genera incertidumbre...

No. Genera certidumbre, previsibilidad y confianza. Porque la gente ve una boleta con Kirchner, Scioli, el intendente tal o cual, y dice: A éstos los conozco.

¿Qué pasa si Kirchner lo llama el 9 de diciembre y le dice: "Daniel, mañana te paso a buscar para ir a jurar como diputado?

No hablo de supuestos.

¿Pero la decisión de quién es?

Es mía, obviamente. Como cada decisión que tomé. O creen que él me agarró y me dijo: Tenés que aceptar tal cosa o tal otra. Lo mismo en esta elección, que la decisión de comprometerse fue mía.

¿Usted le dijo a Kirchner que quería ser candidato?

No. Cuando vi cómo venía el escenario electoral, le dije a mi partido Cuenten conmigo. Yo voy a estar donde haya que estar. Este momento exige el compromiso más fuerte. Y yo no especulo en qué es lo mejor para mi. Me juego como me la jugué siempre.

Admitirá que van a tener un retroceso electoral con respecto a 2007...

En las elecciones legislativas hay más dispersión. Va a pasar también en la Ciudad de Buenos Aires. Pero confiamos en nuestro triunfo.

¿Está trabajando para acercar a los peronistas disidentes? Va a necesitar que lo acompañen en la legislatura provincial para gobernar en los dos años que le quedan...

Ja ja, esa pregunta tiene trampa. Pero la provincia se gobierna con leyes y es fundamental el acompañamiento legislativo.

¿Es decir que se va a recomponer el peronismo después del 28?

Creo que después de la elección se va a trabajar mucho en eso. Incluso a muchos compañeros los veo incómodos, a los codazos, en el peronismo disidente. Nosotros estamos, como siempre, abiertos, antes y después del 28. Además, sería bueno para la gobernabilidad y para el país que no prevalezca la oposición por la oposición.

¿El candidato presidencial del peronismo en 2011 va a salir de una elección interna?

Sí. Creo que muchos expresamos eso y es importante que el candidato del peronismo salga fortalecido de una interna y con todos los demás encolumnados y con espíritu frentista.

Todos apuestan fuerte pensando en 2011. Carlos Reutemann habla de que el 28 a la noche se van a ver los pergaminos con los que se presenta cada uno...

Me cabe a mí también. Por eso yo trabajé para sumar a los intendentes, para hacer una buena elección. Pero primero ojalá que hasta marzo de 2011 no volvamos a tener a la sociedad pendiente de una campaña política.

Comentá la nota