Después de los reclamos se normalizó el suministro de agua.

Dieciséis barrios de la ciudad se vieron afectados por la falta del líquido provocando la reacción de los vecinos.

El abastecimiento comenzaría a normalizarse a partir de las 6 de hoy, informó el subsecretario de Obras Públicas, Luis Acuña.

Neuquén > El reclamo por el agua se hizo sentir ayer cuando un grupo de vecinos del Oeste de la ciudad decidió movilizarse hasta el centro para hacer sentir su descontento ante los funcionarios municipales y provinciales. Mientras esto ocurría, otro grupo numeroso de personas se quedó en el corte realizado en la intersección de las calles Novella y Rhode donde, luego de debatirlo en asamblea, decidió retener dos camiones de agua que se dirigían hacia las tomas ubicadas más al Oeste.

“Estamos cortando pacíficamente, queremos que venga el EPAS y nos dé una solución. Ellos estaban llevando el agua hasta arriba y retuvimos los camiones. Es la única forma que tenemos para que vengan y nos escuchen”, dijo Marcelo Galan, uno de los vecinos que protagonizaba el corte.

Mientras tanto, en el despacho del intendente de la ciudad, Martín Farizano, un grupo de vecinalistas mantenía una reunión con el jefe comunal, con el presidente del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS), Nelson Damiani, y con el subsecretario de Servicios Públicos de la provincia, Hugo Acuña.

Durante el encuentro los funcionarios explicaron cuál era la situación que se estaba dando con la falta del suministro de agua. Se les comunicó que el sistema de bombeo Anaya Bejarano estaba paralizado por un corte de energía que afectó a la zona, y se les aseguró que con el correr de las horas el servicio se iba a normalizar.

Restablecido

Por la mañana los camiones retenidos generaron en el barrio Gran Neuquén Norte un gran movimiento debido a que gente de todos los sectores cercanos al corte de calle llegaban caminado provisto de botellas, baldes y palanganas para recolectar un poco de agua.

La convocatoria fue tan numerosa que en muy poco tiempo uno de los camiones que contenía diez mil litros de agua quedó vacío. “No estamos perjudicando a los otros vecinos con esto, porque la solución no es un camión con agua, la solución es que tengamos agua”, subrayó Galan.

“Todos los veranos pasa lo mismo, por eso vamos a seguir con la protesta hasta que nos den una respuesta. Siempre el Oeste es el perjudicado porque en el centro tienen agua... Ellos llenan las piscinas y nosotros no tenemos ni para un vaso de agua”, sostuvo Gloria Sandes, una de las mujeres al frente de la movilización en el barrio.

En tanto pasadas las 15, otro grupo de personas llegó a la cabecera del Ramal 9 donde la empresa Indalo había desviado sus unidades para evitar el secuestro de los colectivos, e impidieron la salida de cinco de ellos. “Esa cabecera se encuentra en las calles Novella y Necochea, y los ramales afectados son el 1, 6, 9, 12 y 14”, explicó Ismael Infante, gerente de Márketing de Indalo.

A las 14.30, el subsecretario de Servicios Públicos, Hugo Acuña, informó que se restableció el servicio de energía eléctrica en el sistema de bombeo y que en la mañana de hoy, entre las 6 y las 8, el servicio de agua potable quedaría totalmente restablecido en todos los barrios de la ciudad.

Mientras el servicio se terminaba de restablecer por completo, la Provincia y el Municipio se encargaron de repartir agua potable por todos los barrios afectados. Ocho camiones cisterna que recorrieron los barrios para abastecerlos de agua.

Sabotaje

Más allá que los cortes de energía producidos en la tarde del jueves provocaron la falta de suministro de agua, al cierre de esta edición se especulaba con la apertura de una investigación, que estaría resuelta el lunes, sobre un supuesto sabotaje en las cañerías del EPAS, cuyos autores estarían identificados.

Comentá la nota