Después de la polémica en Villa Jardín, Posse afirmó que logró que "se hablara de la inseguridad"

El Intendente de San Isidro, Gustavo Posse, afirmó que "cuidar a la gente no se tapa con plata" y que existió "hipocresía" en el tratado del tema.
En diálogo con los medios tras la entrega de escrituras a 74 vecinos de San Isidro, el intendente de San Isidro, Dr. Gustavo Posse, afirmó que "En seguridad vamos a seguir poniendo todo el esfuerzo, con los postulados de cuidado y sobreponernos a las dificultades de un sistema que no entiende que el Estado debe bregar por el cuidado de las personas y de las comunidades. Y no es todo lo mismo, no es lo mismo el que comete un delito que el que no lo comete, y el Estado de distintas maneras tiene que protegerlos."

En ese sentido dijo que "vamos a seguir trabajando cada vez más, con más cámaras, más patrullaje, pedir más actuación de la policía de la jurisdicción provincial".

Consultado acerca de si existe hipocresía en quienes niegan la inseguridad, afirmó que la ejercen "dirigentes, de todos los oficios hay."

Consultado por Infoban Posse sostuvo que "cuidar a la gente no se tapa con plata. El dinero sirve para tener un plan y ese plan poder sostenerlos, así que si hay dinero para ampliar la infraestructura que nosotros montamos en materia de cámaras y patrullaje nosotros desde ya vamos a articular."

Asimismo recordó que "Ayer tuvimos una reunión con gente de distintas Ongs, foros, etc., algunos que me acompañaron y con el secretario de Gobierno con uno de los directores provinciales y el subsecretario Néstor Francos que estuvo hace poco junto a Stornelli y de ahí surge una copia de los modelos de convenio que venimos pidiendo los últimos 20 días que dicen que habría una firma junto con otros municipios".

Posse subrayó que "La responsabilidad del gobierno es brindar seguridad, es lo que más le preocupa a la gente, sobrevivir. La policía hizo bastante y más de lo que pudo. Es insuficiente la cantidad de efectivos, de día hay una sobreprotección de algunas zonas y de noche yo no sé si está suficientemente protegido".

También analizó que "Ahora estamos en una época electoral; veremos que pasa después de las elecciones".

Posse marcó que desde la comuna "ha sido un esfuerzo muy grande que las villas no estén operativas; si volviesen a estar operativas como lugar de posta como lugar de enfriamiento como se dice en la jerga para enfriar cuando secuestran alguien o enfriar un auto cuando lo roban o para enfriarse ellos mismos y escapar de la justicia eso es lo que pudimos conseguir que no vuelvan a estar a operativas"

Sobre el vallado de la calle Uruguay, dijo que "nunca hubo un muro. La cuestión es qué hacemos con estas 33 familias que están expuestas: no las podemos incluir dentro del plan de prevención ciudadana con las costas de infraestructura porque son frentistas en un bulevar que va a la intersección de la autopista Panamericana con la autopista del Buen Ayre, y si la provincia les va poder dar la protección a ellos y si no se profundiza, el sendero ese que es el corredor de los delincuentes hacia las zonas obreras y residenciales".

Respecto a la polémica que se instaló en todo el país refirió que en ese momento "todos nuestros actos a lo largo de estos días fueron actos de soportar todo tipo de cosas, mucho más de lo esperado, nos sorprendieron con tanta violencia.

Respecto a lo ocurrido tras la iniciativa municipal en Villa Jardín de instalar el vallado, sostuvo que "sirvió para marcar que la seguridad sigue existiendo, para sostener los postulados que la gente requiere que la cuiden, la protejan quiere trabajar. Demostró que hay comunidades que no piden eso por parte de la vida pública. Esto va a dar para un debate largo sobre cuál es el futuro, si es sobrevivir y rezar para que no le maten los hijos, para que los padres no puedan ver crecer a sus hijos, se corten los ciclos biológicos con mutilaciones o estamos en condiciones de restituir la vida a la lógica que es la de que los padres entierren a sus padres, que de ninguna manera padres van a enterrar hijos o abuelos van a enterrar hijos y nietos", manifestó el intendente Posse.

"Vamos a dialogar para dejar en claro que todo lo que se hace es para integrar, de ninguna manera para dividir, el que tiene posición de delincuente ya es otra historia", subrayó

Consultado respecto de la posición asumida por San Fernando, dijo que "hay que estar en el lugar del otro; yo les agradezco a ellos que no hayan sido los que efectuaron la violencia sobre los bienes de la gente, los bienes públicos. Agradezco que a la presión que tuvieron, ya que soportaron niveles superiores de violencia y hayan hecho declaraciones en contra y entraron en disenso con nosotros no fueron los que rompieron los bienes y tampoco los vecinos. Tuvo que venir gente de un sindicato de capital para hacerlo. Yo agradezco mucho esa deferencia, lo cual muestra que de alguna manera también lo sufrieron, al pueblo de San Fernando como también al municipio".

"Fue una cesión de vereda, no un muro, donde se le dijo a la gente de acá para acá es tuyo, estuvimos en medio de un operativo mediático, cuando se habla de cosas y no se quieren tratar los contenidos. Si una cesión de vereda dio lugar a esto, ¿qué pasa con los barrios cerrados? Si nosotros hubiésemos protegido nada más que a La Horqueta , no hubiese llamado la atención. Lo que sí la llama es cuando vos querés proteger a la gente humilde al integrar gente humilde de villa Jardín en San Isidro con la de La Horqueta a que tuvieran provisoriamente una protección, esto fue lo que generó polémica. Si hubiésemos hecho el proyecto anterior que era sólo La horqueta entonces no pasaba nada", resaltó luego.

Aludió luego a la conferencia de diciembre pasado "en la cual estaban las autoridades del ministerio de Seguridad en el colegio Marín. Allí se trató las distintas alternativas de cierres urbanísticos para proteger a la ciudad. Las palabras y gestos de las autoridades eran de consentimiento sin haber estado antes al tanto".

"Ustedes hablen con los policías que circulan por esa zona y pregunten si cuando ellos estaban al tanto de estos cierres ellos no estaban todos de acuerdo. Ellos estaban deseosos de que estas cosas pudieran seguir avanzando porque podían hacer una tarea más eficiente, el patrullaje combinado con las cámaras iba a dar una eficiencia en el sentido que se concentraban los puntos en los cuales podían circular los delincuentes y había refugios de cuidado para gente que tenía que circular o entrar al domicilio. Piensen en el policía que tiene que hacer un patrullaje a campo abierto, cuantas vidas de policías se protegen de esta manera", dijo Posse al periodismo.

"Hoy los delincuentes trabajan con postas, la mayor parte de los policías que hoy mueren en enfrentamiento mueren de espalda porque los que le dan apoyo al otro delincuente son los que lo rematan", afirmó.

"San Isidro tiene un plan de prevención ciudadana integrando todo el esfuerzo con lo que hay; no tenemos facultades. Está demostrado. Pudo venir un gremio, romper los bienes municipales y detrás vinieron las autoridades policiales a cantar con ellos. Está demostrado. No pudimos hacer una cesión de vereda", precisó.

"Si yo hubiese visto lo que iba a ocurrir hubiese dicho estoy en carrera política, levanten todo, otro día de la semana lo hacemos… Pero esto habla de las autonomías municipales. Quise que se hablara de la inseguridad, que se viera lo que pasa, los que puedan opinar que lo hagan y también poner al descubierto a los responsables".

"Lo que hice fue sostener los postulados aún sabiendo que podía venir la mala" finalizó.

Comentá la nota