Después de la polémica acuerdan acciones para disminuir la evasión impositiva en el turismo

Las autoridades de Economía y de la Cámara de Turismo superaron las diferencias registradas en torno al pago de impuestos del sector, y acordaron trabajar en conjunto contra la evasión.
Representantes de la actividad –entre los que figuran Marcelo Lieti, Claudio de Sousa Bispo, Oscar Rubinos y Raúl Aciar- se reunieron con el ministro Roberto Crocianelli, y el secretario de Ingresos Públicos, Cristian Durrieu; encuentro del que también participó Juan Munafó, de la Cámara de Comercio. Durrieu explicó que la reunión se produjo en virtud “de declaraciones mías a través de algunos medios de comunicación, planteando la necesidad de bajar los niveles de evasión en la Provincia, haciendo referencia específica en algunos rubros en los que se estaba estudiando la situación con mayor detenimiento”.

Recordó que en sus declaraciones “me referí al sector turístico, específicamente a las embarcaciones que hacen los paseos por el Canal de Beagle”, para anotar que “como resultado de mis dichos, que de alguna manera se distorsionaron, porque se tratan de cuestiones técnicas y a veces sin mala voluntad se trastocan, fue necesaria esta reunión”.

Si bien reconoció que “obviamente hay contribuyentes que son cumplidores, y otros que tributan medianamente”, Durrieu consideró que “hay otros cuyo nivel de evasión es sumamente llamativo”, por lo que “yo sostuve que en algunos llegaba al 90 por ciento”.

“Pero de ninguna manera dije que el 90 por ciento de los contribuyentes no pagan”, subrayó, para señalar que “yo hice luego las aclaraciones del caso; pero parece ser que no llegaron a destino, o que no terminaron de convencer. Así que ahora charlamos personalmente acerca de este tema”.

El titular de Ingresos Públicos comentó que durante la reunión “les aseguré que no hago distinción entre la actividad privada y la pública, sino que para mí hay evasores y no evasores, nada más”, y que “también el Ministro Crocianelli, con mucho acierto, puntualizó que era bueno tener una reunión para aclarar el sentido de las declaraciones que se hicieron desde Economía”.

“Pero todo quedó aclarado, y se acordó unificar criterios”, destacó, para señalar que “coincidimos en la necesidad de condenar la evasión, y además se les dio la tranquilidad de que no se trata de una operación destinada a elevar las alícuotas, o la presión tributaria en el rubro; sino que únicamente estamos detrás de la evasión para combatirla”.

En ese sentido, dijo que “si en algún momento he declarado que están en marcha algunas modificaciones del Código Fiscal, solamente se refieren a la parte operativa; es decir a las herramientas que necesita la Dirección General de Rentas para un accionar mejor; pero de ninguna manera busca modificar impuestos”.

“Esto también quedó claro”, aseguró, para señalar que “la reunión fue muy cordial, y productiva”, estimando que “producirá sus frutos en el futuro cercano, porque ellos coinciden en que la evasión tributaria constituye una competencia desleal para ellos mismos”.

Durrieu anotó que “por eso les pedí que mis declaración es debían interpretarlas, no únicamente desde el punto de vista cuantitativo de la recaudación, sino también desde el componente ético y moral; porque no debería haber contribuyentes que no paguen, ya sea que tengan que tributar mucho o poco; porque la evasión es inmoral y hay que condenarla”.

“A lo mejor la forma de decirlo no fue afortunada, pero esto ha quedado superado”, insistió, para señalar que “el diálogo fue cordial y hubo ofrecimiento de colaboración de ambas partes”.

“Así que personalmente me sentí muy reconfortado, porque en un primer momento pareció que teníamos un clima de confrontación, y ese no es mi deseo, de ninguna manera”, expresó, para manifestar que “cuando yo hablo y critico la evasión me refiero exclusivamente a los evasores. Los que cumplen no tienen por qué sentirse molestos, porque a ellos los felicito”.

Comentá la nota