El día después de la partida de Zelaya

El dispositivo militar en torno a la embajada de Brasil en Honduras fue desmantelado por las Fuerzas Armadas. El ex presidente Manuel Zelaya, derrocado en junio y alojado en su interior, abandonó la misión en la tarde del miércoles, en coincidencia con la asunción presidencial del nacionalista Porfirio Lobo.
Los efectivos militares y policiales que se encontraban en los alrededores de la misión diplomática desde el 22 de septiembre de 2009, un día después de la llegada de Zelaya al país en forma clandestina, fueron retirados. Los militares quitaron las cercas y barras de concreto que habían instalado en los accesos a la embajada para evitar la cercanía de los seguidores del derrocado presidente.

Zelaya estuvo cuatro meses encerrado en la misión y sólo pudo salir la tarde del miércoles 27 de enero, cuando el presidente Lobo y su par dominicano, Leonel Fernández, lo sacaron en un vehículo y lo trasladaron al aeropuerto para que saliera rumbo a Santo Domingo, la capital dominicana. Fernández reveló en una entrevista divulgada ayer en Santo Domingo que informó a su homólogo de Venezuela, Hugo Chávez, las gestiones que realizaba en favor de la salida de Honduras de Zelaya.

Más allá de su salida del país al término del mandato constitucional para el cual fue electo, los seguidores de Zelaya prometieron hoy continuar la lucha en busca de "refundar Honduras" a través de una Asamblea Constituyente que redacte una nueva Constitución. Brasil había dicho anteriormente que pretende cerrar su misión diplomática en Honduras, ya que no reconoce al nuevo gobierno de Lobo Sosa.

Comentá la nota