Después de París, Rosario

"Debí haber previsto que me iban a organizar un acto en Rosario", dijo el ex funcionario de la Alianza, por lo que su disertación en la Fundación Italia duró apenas 20 minutos. El escrache, además de clásicos insultos, incluyó huevazos a su auto.
El ex ministro de Economía -de la dictadura, de Carlos Menem y de Fernando de la Rúa- Domingo Felipe Cavallo, fue escrachado ayer cuando presentaba su libro Estanflación, Inflación con recesión. El acto tuvo lugar en Jujuy al 2500 sede de la Fundación Italia donde una veintena de militantes del Movimiento Libres del Sur, lo recibieron con cánticos, que le recordaban su responsabilidad en el gobierno de la Alianza, que terminó con una brutal represión y la muerte de decenas manifestantes en todo el país. Para que quedara claro el rechazo, a la salida los jóvenes bombardearon a huevazos el auto de Cavallo.

"La presencia de este ingrato ex funcionario representa para nuestro Movimiento un acto de provocación, a pocas horas de conmemorarse un nuevo aniversario de las jornadas históricas de lucha del año 2001, donde fueron asesinados siete santafesinos cuyas familias aún esperan justicia", explicó Gabriela Sosa, líder local del movimiento.

"Los actos, los discursos y todo lo que significa Cavallo junto a otros, es la representación del neoliberalismo que aún debemos desterrar de nuestra Nación. La estatización de la deuda externa privada en el año '82, el esquema privatista y corrupto de los '90 y el corralito financiero, junto a la complicidad de genocidas y liberales, hacen de este personero uno de los principales ejemplos de la vieja política y el estado mínimo que todavía debemos desterrar", explicó la militante con los insultos a la madre del economista como telón de fondo.

En rigor el escrache le dio más prensa a Cavallo que la que hubiese merecido sin el repudio: en el interior de la sala unas cuarenta personas lo escucharon. La disertación fue escueta: sólo 20 minutos, y comenzó con un pedido de disculpas hacia los presentes. Y reconoció -solo en ese plano- su falta de previsión: "Cuando pensé en venir a presentar el libro, no pensé que se iban a producir estos hechos, pero habiéndose producido en París en la Universidad de la Sorbona, donde di una conferencia el lunes pasado, debí haber previsto que me las iban a organizar en Rosario, y que les iba a provocar molestias. Asi que les pido disculpas".

Cavallo no dejó pasar la oportunidad, y aprovechó la oportunidad "de que esta toda esta gente mostrando su oposición o insultándome afuera, valdría la pena preguntarse por qué al gobierno le interesa que no se divulgue mi libro. Y digo que debe ser el gobierno que esta detrás de esto porque ayer mismo el ex presidente Kirchner se mofó de que yo todavía siga dando charlas y conferencias por el mundo. Y obviamente debe estar molesto por lo que digo en este libro".

Mientras Cavallo desplegaba sus argumentaciones, desde el fondo del salón un sexagenario con cabellera cana, asentía con su cabeza: era Alberto Natale, líder de la democracia progresista con quien comparte un triste privilegio: ambos fueron funcionarios de la dictadura

Comentá la nota