Después de meses de paralización retoman las obras en Antártida Argentina

La razón de la declinación del avance de la obra, según explicó el secretario de Obras y Servicios Públicos, Daniel Casadidio, tuvo que ver con la disminución en la recaudación municipal en concepto de la tasa de Seguridad e Higiene que aportan las industrias de la zona en base a su facturación anual.
Solucionado el tema económico con el inicio de un nuevo año, se retomaron las tareas y, de acuerdo al nuevo cronograma de actividades, a mediados de año quedaría finalizada, al menos, la segunda mano de circulación en sentido hacia Ruta 9.

En los últimos días se concluyeron los cruces subterráneos de cables que permitirá el desplazamiento de las columnas de iluminación por las que pasa el cableado de los canales de televisión. Una vez finalizada esa etapa, las empresas prestatarias de servicios de canales de cable realizarán las reconexiones al nuevo tendido. Acorde a lo señalado por el funcionario municipal, las columnas de iluminación no podían moverse hasta tanto no se hiciera un reemplazo de las mismas y eso, desde el punto de vista técnico, era lo que trababa la repavimentación de la segunda vía de Antártida Argentina.

No obstante, este aspecto técnico no fue el único que produjo la paralización de las obras. El principal punto que repercutió en la merma del ritmo de trabajo y la paralización posterior, ya que sólo se realizaba mantenimiento, fueron "netamente presupuestario" según explicó el secretario municipal.

"Tuvimos una disminución en los ingresos municipales", dijo el funcionario sobre la recaudación por las tasas de Seguridad e Higiene, "ello provocó, primeramente, la disminución en el ritmo y, después, el parate total ya que es una obra hecha con fondos municipales, a través de la cobrabilidad de dicha tasa".

En el contexto de la crisis económica internacional, en el segundo semestre de 2009 las empresas de la zona sufrieron una notable reducción en su facturación, lo que consecuentemente produjo una disminución en el ingreso de dinero al Municipio en concepto de tasa de Seguridad e Higiene lo que, a su vez, produjo que la obra se viera resentida.

A pesar de las últimas declaraciones realizadas por el intendente Osvaldo Cáffaro a finales de diciembre, en las que sostuvo que se cumplió con todo lo programado, el secretario de Obras y Servicios Públicos reconoció que no fue así. Sin embargo, se mostró optimista con el nuevo planteo de las etapas de ejecución basada en los promedios de recaudación. Según él, 2010 será el año de finalización.

"La garantía de que se va a terminar es que toda la cobrabilidad que tenga el Municipio va a estar destinada a la obra", aseguró Casadidio que, sin embargo, agregó "lo que no podemos garantizar es exactamente el plazo de finalización". No obstante, manifestó estar en condiciones que la mano que va de Echeverría a Lintridis estaría lista en junio. "Si podemos avanzar en más bienvenido sea", agregó.

"LA OBRA ESTA DENTRO DE LAS PRIORIDADES DE LA GESTION"

Respecto al malestar vecinal producto del retraso en la obra, Casadidio sostuvo que es fundamental y está dentro de las prioridades de la gestión terminarla cuanto antes. Además, hizo hincapié en las obras complementarias que redundarán en beneficios de los barrios aledaños, entre ellas señaló la construcción de las colectoras, sus conexiones hacia la Antártida y los barrios, los pluviales, entre otras.

"No es una obra menor, es de inmensa envergadura, estamos hablando de un acceso principal a la ciudad y lo necesitamos", dijo el funcionario apelando a la paciencia de los vecinos, "planificamos una obra en un contexto y a los siete meses de iniciada el contexto cambió radicalmente".

Aún así, previendo otro tipo de trastornos como consecuencia de la ejecución de la misma, Casadidio aseguró que "está dentro de las prioridades de la gestión terminarla cuanto antes, vamos a poner todos los cañones ahí para que termine bien, más toda la obra complementaria que no es menor, este año tiene que estar terminada".

Comentá la nota