DESPUÉS DE LA LLUVIA DEL MARTES El paso bajo nivel de Lanús quedó cerrado por la inundación

Tras el diluvio del martes, el paso bajo nivel de Lanús permaneció cerrado durante dos días ya que desbordó de agua y no desagotó a tiempo. Las calles laterales se convirtieron en el paso alternativo y el caos vehicular se vivió durante buena parte de la jornada. Los vecinos y conductores volvieron a pedir obras a las autoridades.

El paso bajo nivel de Lanús quedó totalmente inundado tras el intenso temporal del martes y permanecerá cerrado hasta hoy debido a que el agua todavía está acumulada. Por eso, los automovilistas y vecinos de la zona exigen a las autoridades comunales la puesta en marcha de obras para que ese paso desborde ante cada tormenta que azota a la región.

Las calles laterales funcionaron como paso alternativo y hubo caos vehicular en la zona durante buena parte de la jornada. La valla situada en la entrada del paso mostró el "desastre" que originó, una vez más, la precipitación y que ponen en evidencia fallas en las tareas en materia hídrica.

"Esto pasa todo el tiempo cada vez que llueve. Cientos de pedidos realizamos al municipio solicitando que se hagan las tareas correspondientes para que no se acumule el agua y los autos puedan pasar. Ayer se quedó un colectivo que creyó que pasaba por la altura pero ya había mucho agua", indicó María Rosa Gomez, que tiene su comercio a pocos metros del problema.

Es uno de los accesos más transitados por donde circulan decenas de autos por minuto. Ayer los vehículos que vieron obstruido el paso debieron buscar calles alternativas para llegar a Lomas y Banfield, lo que ocasionó un importante congestionamiento con bocinazos e insultos incluidos.

"Estamos media hora para poder pasar, si estuviera abierto el paso este trayecto lo hacemso en menos de diez minutos. Pero cada vez que llueve a los cinco minutos ya está todo desbordado y ya se sabe que hay que ir por otro lado", señaló Carlos Juárez, remisero del barrio.

El fondo del paso parece una pequeña laguna en la que con el accionar del viento se observa el movimiento del agua. Si bien el acceso es corto y de poca profundidad, siempre fue una problemática para el barrio ya que no sólo se inunda cuando llueve sino que también carece de iluminación y mantenimiento.

"El reclamo se hizo a varias administraciones y nunca hubo respuesta al respecto. Hace varios meses que no sufríamos este tipo de problemas porque casi nunca llueve y si llueve es poco, pero ahora el problema salió a la luz de nuevo", explicó la comerciante en diálogo con Info Región.

Comentá la nota