EL DESPUES DE LA INTERNA PERONISTA - ENTREVISTA CON GUSTAVO MORALES «Estamos dispuestos a acompañar; pero no queremos que nos defrauden»

El sector ganador "tuvo ochenta autos trabajando, e inclusive vinieron autos de afuera".
"Fue muy bueno lo que hicimos", destaca Gustavo Morales, de la lista de Bucca en la interna peronista de fines de noviembre. El verborrá-gico dirigente sindical ferroviario acomete a fondo contra Isidoro Laso, que a su juicio jugó desde las sombras en el armado de la lista ganadora, y contra Linares, a quien "nunca le gustó ir segunda de nada, y ahora aceptó ser segunda de un ex radical (Salamanco)". El secretario de las 62 Organizaciones advierte que el grupo que integra está dispuesto a acompañar; pero muy alerta, para no ser "defraudado una vez más" por el sector que conducirá al PJ.

¿Por qué ganó la lista de Salamanco-Linares?

-A nadie le gusta perder, todos nosotros tuvimos un cimbronazo fuerte el domingo, como siempre que te toca perder; pero a medida que avanza el tiempo, voy dándome cuenta de que fue muy bueno lo que hicimos. Peleamos contra tres grupos dentro del PJ; nosotros éramos el cuarto grupo, con una suma de voluntades enorme, de un montón de gente que puso el hombro y se dispuso para trabajar, sin apetencias de ningún tipo.

¿Qué tres grupos?

-El de Linares, el grupo de Isidoro Laso y el de Marcelo Salamanco.

¿El grupo de Salamanco es otro que el de Laso?

-A mi criterio son tres grupos diferentes, y no voy a hacer una crítica de eso, me parece bárbaro; pero me parece que claramente son tres grupos los que se identificaron del otro lado. Y nosotros la encaramos solos, por un montón de situaciones; sobre todo porque no queríamos sentirnos nuevamente defraudados, y que defraudaran a nuestra gente. Ya nos había pasado en 2007, que se armó una unidad del peronismo local para confluir en una sola lista, y al otro día de las elecciones, se había partido el bloque, y lo partió claramente el grupo que hoy salió triunfante en la interna del PJ. Y también tenés que escuchar ahora que alguien dice (en referencia a la concejal Gimena Alvarez, entrevistada por este diario días atrás) que el que gana gobierna y el que pierde acompaña, y nosotros estamos dispuestos a acompañar, sin ninguna duda, pero planteando nuestras cuestiones, porque no queremos volver a ser defraudados de la misma manera. Fuimos a una elección general con todo el peronismo unido, porque el peronista lo pedía, hicimos un gran esfuerzo para confluir en una sola fuerza y al otro día de las elecciones, habiendo estado muy cerca de ganar una elección, partimos el bloque. Entonces, quienes hablan de unidad hoy…

Inclusive, era todo un dato que el mismo día del comicio, los dos grupos de la llamada lista de unidad, siguieron la elección cada cual en su refugio.

-Tal cual. Y ya di la explicación a ese tema: cuando se decidió la unidad, creíamos que debíamos ir a un lugar neutral (para seguir el comicio), y por eso se eligió esa esquina. Lo que pasa que lamentablemente, cuando hay mezquindades no se interpretan bien estas cosas. Y esto es muy claro, porque si no, el bloque se hubiera partido al otro día. Si ni hubo tiempo a discutir nada. Eso me deja claro que la unidad que se pretende, es así siempre y cuando los que manejemos seamos nosotros, y el otro que espere, aguante o no pueda definir determinadas cosas.

También dijo Gimena que el grupo ganador no tiene aparato, que no ganó el aparato.

-Bueno, todo depende de lo que entendamos por aparato…

Sí, claro; un aparato también puede ser una licuadora…

(Risas): -Si salir en los medios significa tener aparato, bueno, será eso. Para mí eso no es aparato; aparato significa tener setenta u ochenta autos trabajando en una interna.

¿Tuvo esa cantidad de autos el sector de Linares-Salamanco?

-Sí; es más: hubo autos que vinieron de otra localidad a trabajar para ese sector. A mí me parece bárbaro, no lo critico, pero entonces no digamos que no hay aparato. Nosotros sí que no tuvimos aparato; podemos ser totalmente claros y decir que los autos que tuvimos trabajando dentro de la interna, fueron todos de gente allegada o que participaba de la lista, o que adhería a nuestra propuesta, nada más. Teníamos treinta autos, sólo eso, y se contrató un colectivo para ir a buscar a la gente de Hale que no tenía cómo venir a votar. Por ahí también se menciona que prometimos cosas, escrituras, y no prometimos nada. Sí llevamos -Bucca y Bali- a La Plata a un grupo de gente de barrio Cooperativa, que desde que están en ese barrio, no tenían escritura. Se los llevó para que ellos gestionaran su propia escritura. Y convengamos otra cosa: ¿cuánto tiempo hace que están en esas casas y no tienen escritura? Y todos sabemos quién estaba en la comisión de la vivienda en el momento en que se hizo el barrio, y quién estuvo muchísimo tiempo ahí y nunca jamás pudieron tener las escrituras.

¿Era Mirta Linares?

-Tal cual. Nosotros no prometimos nada; que nos quieran hacer cargo ahora de eso, es otra cosa. Con el tema jubilaciones, que también menciona Gimena Alvarez, tampoco prometimos nada. Se gestiona, que es otra cosa. Se gestiona con las herramientas que hay, nada más; no se le promete una jubilación a alguien que no la puede tener.

¿Qué papel jugó en esta interna -si es que jugó alguno- el ex diputado Isidoro Laso, que se supone que sigue siendo una figura de peso en el PJ local, aunque casi no se lo mencione en los ámbitos públicos y bastante en los privados?

-No no, el que diga que está afuera, no estuvo en Bolívar el domingo de las elecciones. El domingo todos vieron que Isidoro Laso -y vuelvo a repetir que no me parece mal, siempre y cuando blanqueemos las cosas- (jugó un rol importante). El que no vio a Isidoro Laso el domingo llevando gente en su camioneta desde diferentes lugares de la ciudad hacia la Escuela Nº 1, no estaba en Bolívar.

Pero a eso lo podría haber hecho cualquier militante con una camioneta.

¿Hizo sólo eso o hizo algo más, algo más decisivo, por ejemplo en el armado de la lista? Porque convengamos que es difícil imaginarse a Laso en un papel tan secundario, de ser alguien que lleva gente en una camioneta, cual un raso militante…

-Hizo eso, y yo estoy convencido -esto es personal, es lo que opino yo- de que Isidoro estuvo en el armado de la lista. Todos sabemos que a Mirta nunca le gustó ir en el segundo lugar de nada, y sin embargo ahora aceptó ir de vice de Marcelo Salamanco, que había sido afiliado radical. Y ella, que siempre se jacta de ser una peronista de la primera hora y todo eso, aceptó ir segunda de un ex radical, dentro del PJ. Y en la lista hay gente de Isidoro, entonces en el armado también estuvo él. No nos engañemos; digamos las cosas como son. Tenemos que mostrarle a la gente lo que somos y lo que pensamos; tenemos que decirle a la sociedad la verdad, cómo fue armada la lista y por qué. Cuando nosotros empezamos a armar la lista, en una reunión en nuestra sede un militante de base tiró a la mesa el nombre de Bucca. Y a partir de ahí surgió su candidatura. No tenemos por qué ocultarlo. El tema es cuando vos hacés el armado de lista desde atrás, y no mostrás a determinadas figuras porque no te gusta que aparezcan en las fotos, dado que por ahí es contraproducente. Eso se tiene que terminar.

¿Por qué pensás que Mirta ahora aceptó ese lugar de segunda?

-Indudablemente, puede haber algún tipo de interés personal detrás, que no sé, desconozco; sólo son suposiciones que uno puede llegar a hacer; pero no tengo un fundamento real para decir ´lo hizo por esto, lo hizo por lo otro´.

¿Pero a vos te resulta curioso?

-Sí, totalmente.

Y además, supongo que también alimenta esa sensación de curiosidad, que haya vuelto a un espacio del se que fue rompiendo lanzas en forma muy dura…

-Eso es lo llamativo. Cuando vos rompés con determinado grupo, y rompés de la manera en que rompió Mirta, después volver… Acá nadie resiste los archivos; vayamos a los archivos y leamos lo que dijo Mirta en su momento de Isidoro y compañía, de la gente que estaba adentro del Partido Justicia-lista -que por otra parte es la misma gente que viene manejando al PJ hace muchísimo tiempo-. Por eso me sorprenden tanto algunas cosas. Gimena dice en la nota con el diario, que nosotros habíamos prometido determinadas cosas y jugamos con la necesidad del afiliado. No nos olvidemos que ella está dentro del Consejo de Partido que sale, y asume en el nuevo Consejo de Partido, entonces no nos hagamos los distraídos, porque acá si hay alguien responsable, es quien estuvo dentro del Consejo durante muchísimo tiempo. Que no hagan cargo a este grupo, que peleó desde otro lugar. Y acá hay algo que a mí me queda claro: yo no soy ni más ni menos peronista que Gimena, porque ella está dentro de la sede de Sarmiento y Arenales, y yo dentro de la de Almirante Brown, eh. Yo soy tan peronista como Gimena y como cualquier otro peronista. Porque yo también puedo achacar que soy el secretario general de las 62 Organizaciones Peronistas, ¿y por eso soy más peronista que cualquiera? No, soy tan peronista como todos los peronistas.

Gimena afirmó que ellos habían respetado a sus adversarios, quienes sin embargo los atacaron enormemente, y ahora más de cuatro deberían salir a pedir disculpas.

-Yo no pienso salir a pedirle disculpas a nadie, porque no he agraviado a nadie, he dicho lo que siento y no le he mentido ni al afiliado ni al ciudadano en general. ¿Agravio a alguien si digo que los actuales integrantes del Consejo de Partido no pueden decir que ellos no son responsables, si hace diez años que están ahí? ¿Agravio a Mirta si digo que ella en su momento se fue rompiendo con el PJ y declaró un montón de cosas, y ahora aceptó ir segunda detrás de Marcelo Salamanco, que fue afiliado radical? Esa es la verdad. Salamanco fue afiliado radical, y no hay ningún problema, yo hoy lo acepto como presidente del PJ, porque lo eligieron los afiliados, y me parece que hay que respetar eso. Pero nadie me quita el derecho a opinar y decir lo que siento. Mirta aceptó ir de segunda, y eso es sugestivo, al menos sugestivo, aunque no sé por qué lo hizo. Pero puede resultarme sugestivo, ¿o hay algún delito en eso? ¿o cuál es el problema? Lamento que algunos se sientan tocados; cuando decís la verdad, tocás a alguien.

¿Por qué fue a votar nada más que el 52 por ciento del padrón? ¿Es porque muchos quieren la unidad, y le dan la espalda a la interna, como dijo Linares, o porque no les gustan las figuras de ninguna de las dos listas?

-Si el afiliado no fue a votar, no es porque quiera la unidad, porque si querés la unidad, lo mejor y lo más sano que le puede pasar a cualquier partido, es que haya una interna.

O por ahí muchos no fueron a votar porque directamente no creen en la unidad del PJ, después de tantos años de frustraciones…

-Indudablemente la gente que lo analizó así, evaluó muchísimo lo ocurrido en 2007. Supongamos que los dos grupos mostramos signos de que queríamos la unidad en el 2007; resulta que después los hechos pulverizaron esos signos. Y también queda muy claro quién fue quien rompió esa unidad. Y no fuimos nosotros. De todas maneras, yo también creo que el número de concurrentes fue importante, porque convengamos que era una interna cerrada, y no era obligatorio ir a votar.

¿Y ahora qué? Hasta ya cansa preguntarlo, pero hay que seguir haciéndolo. ¿Es posible la unidad real, hay algo que una a estos sectores?

-Yo creo que sí, y que en pos de eso hay que trabajar, para volver a tener un municipio de fuerte impronta justicialista, como siempre sostenemos. Hoy las cosas son complicadas, pero nada es definitivo en política. Hay que trabajar muchísimo de cara a la gente, diciéndole la verdad, por qué queremos la unidad o por qué no. Pero siempre diciéndoles la verdad a los vecinos, porque la gente está cansada de que la engañen. Crezcamos, hagamos de una buena vez las cosas bien, porque si no, moriremos en la intrascendencia. Y eso es lo que no quiere ninguno de los dos sectores.

Si no, el árbol les estaría tapando el bosque…

-Tal cual. Y yo a esta altura de mi vida, con 43 años casi, ya tengo que saber ver más lejos, y detrás de ese árbol. Para eso hay que tener una mirada superadora, trabajar hacia el futuro y claro, limar un montón de asperezas, que no son fáciles de limar. Pero tampoco es constructivo que dentro de un partido todos digan ´sí señor, sí señor´. Tiene que haber divergencias, y desde ahí, se crece. Porque si vamos a acatar lo que dice una sola persona, nunca vamos a crecer, y siempre nos mantendremos en la chatura.

Comentá la nota