Después de los insultos, los ediles se vuelven a ver el lunes

El Concejo Deliberante de Córdoba convocó a sesión especial para el próximo lunes a las 13, a los efectos de retomar la agenda que quedó pendiente tras el bochornoso levantamiento de la sesión el pasado jueves, en la que, en medio de agresiones verbales, todo el espectro no juecista se retiró del recinto y dejó la sesión sin quórum.
Para el lunes, el temario será acotado: se tratará la adhesión municipal al Plan Nacional Nacer, una cuestión largamente reclamada desde el Ejecutivo. También se analizarán cuatro pedidos de informes presentados por el riutortista Movimiento de Acción Vecinal (MAV).

Esta convocatoria implica una respuesta parcial de las autoridades del cuerpo a una demanda puntual que formularon los bloques de la UCR, PJ, MAV y Social por Córdoba (giacoministas) para tratar rápido el Plan Nacer. También pidieron por nota, aunque sin respuesta hasta ayer, que el viceintendente Carlos Vicente ofreciera disculpas públicas y por escrito por no haber hecho respetar, en la sesión del jueves, acuerdos previos logrados por los bloques en la reunión de labor parlamentaria.

La referencia es para la determinación inicial del cuerpo de tratar sobre tablas en el recinto dos proyectos de repudio a las sospechas que lanzó Luis Juez (Frente Cívico) sobre presuntos hechos de corrupción en el Concejo, lo cual no llegó a materializarse por la negativa de ediles del Frente Cívico (tanto juecistas como vicentistas) a habilitar ese debate. Esos dos proyectos tampoco se discutirán el lunes y serán girados a la Comisión de Legislación General.

Comentá la nota