Después de la experiencia olavarriense en Brasil Nuevos impulsos para el desarrollo tecnológico asociado al conocimiento

El reciente viaje de una misión olavarriense a la capital tecnológica de Brasil alentó la necesidad de generar modelos de unión estratégica entre la Universidad, las empresas y el Estado, clave para el desarrollo integral de la región.
Representantes de la Facultad de Ingeniería, del Colegio de Ingenieros y del Municipio visitaron recientemente la ciudad brasileña de Sao Carlos, donde recorrieron centros universitarios, empresas, parques tecnológicos y organismos estatales, con la intención intercambiar experiencias que puedan favorecer en nuestro país una cultura emprendedora asociada a la especialización de los ingenieros, con desarrollo científico y tecnológico de alto impacto. Todos regresaron muy conformes y motivados por el espíritu brasileño para la innovación y el progreso, tendiente a mejorar la calidad de vida de la gente.

Por la Facultad viajaron el decano Fabián Irassar, el vicedecano Roberto de la Vega, y la ingeniera Silvia Urrutia, del Departamento de Ingeniería Industrial. Sebastián Pené, secretario de Desarrollo Económico Municipal, y Daniel Palacios, presidente del Colegio de Ingenieros Distrito III, además de otros miembros de esta entidad, también formaron parte de la comitiva.

El grupo olavarriense llegó hasta la ciudad de Sao Carlos, ubicada en el centro geográfico del Estado de Sao Paulo, reconocida como "Capital de la Tecnología" por la fuerza académica de sus universidades, el desarrollo científico y tecnológico de sus polos industriales, así como por la excelencia y diversidad de sus centros de investigación.

Todos los que viajaron expusieron detalles de la experiencia brasileña en una reunión organizada en la Facultad de Ingeniería. El vicedecano Roberto de la Vega explicó que "hace 25 años que un grupo de gente pensó en una idea como la que hoy se está viendo plasmada en Sao Carlos, que es la de tener un sistema científico-tecnológico-empresario en la búsqueda de generación de riqueza y trabajo a partir de empresas con tecnología avanzada. Esto no fue espontáneo sino que fueron muchos los que se debieron convencer de esta idea. Los centros de investigación, empresas, las universidades, fueron el motor del desarrollo. Y el Estado los siguió y respalda cada iniciativa", dijo. "Es una situación que se generó a partir de la Universidad, con una visión asociada a la empresa", agregó.

El vicedecano reveló que en esa región brasileña tienen un doctor (de especialidad técnica) cada 180 habitantes, 8.000 investigadores. "Eso acá no lo tenemos pero sí contamos con una gran masa de profesionales con conocimiento técnico que hace la diferencia con respecto a otras ciudades de la región y del país. Hay aproximadamente 500 ingenieros en la ciudad y eso hace la diferencia", remarcó.

Por eso destacó las potencialidades regionales, pero siempre pensando en la unión estratégica entre la Universidad, las empresas y el Estado. Junto con Irassar, insistió en experiencias locales como la instalación de la planta de biogás o más recientemente el trabajo junto a un grupo de empresas metalmecánicas, donde se desarrolla tecnología y se generan oportunidades de negocios. "Tenemos que generar ese círculo virtuoso donde se produce conocimiento, se transfiere, las empresas venden más, el gobierno recibe más impuestos y genera más elementos y eso nos lleva al crecimiento", aportó el decano.

De la Vega admitió que el esquema brasileño no se podría adaptar directamente a nuestros modelos, "porque requiere de un cambio cultural". "Primero tenemos que convencernos nosotros mismos, convencer a los docentes, los investigadores, los empresarios, que se destinen fondos, es un proceso que en Brasil lo pensaron hace 25 años", remarcó. El vicedecano recalcó de los investigadores brasileños "que están convencidos de que las cosas las pueden hacer, y las hacen. Por mínimo que parezca el emprendimiento, lo llevan adelante, lo muestran. Hay desarrollos tecnológicos inéditos en Brasil que nosotros ya lo hemos probado hace mucho, pero nunca lo concretamos", reconoció. "Otra cosa que nos impactó es el aporte impresionante que hace el Estado a las Universidades", reveló.

Con todo, las autoridades locales regresaron con un gran impulso para alentar ese círculo virtuoso de ciencia, tecnología, e innovación.

Comentá la nota