Después de la electricidad y el gas, ahora en la Provincia subió el agua

El ajuste llega al 200%. Pero, dice la empresa, alcanza sólo al 10% de los clientes.
Los usuarios de agua de 80 localidades de la provincia de Buenos Aires ya están recibiendo las facturas enviadas por la empresa proveedora del servicio, Aguas Bonaerenses Sociedad Anonima (ABSA), que incluyen aumentos superiores al 200%.

Estos incrementos se suman a los de gas y electricidad que empezaron a recibir los usuarios de Capital Federal y el Gran Buenos Aires y forman parte del descongelamiento de tarifas iniciado por el Gobierno a fines del año pasado. En el caso de ABSA la tarifa estaba congelada desde hacía 18 años.

A pesar de esto, muchos usuarios no dejaron de asombrarse por el nivel de los aumentos:

"Mi factura pasó de 20,62 $ a 67,23", explicó Fabián Schiapelli, un usuario de la localidad de San Miguel. "Cuando fui a preguntar por qué era tan grande el aumento el argumento de la empresa fue que el m3 de agua subió de 27 a 61 centavos. Y que se igualaron las tasas que cobra la empresa por agua y cloacas", comentó el hombre, disconforme -además- con la presión de agua que tiene en su casa.

Los usuarios de la empresa son unos 3 millones de habitantes de La Plata, Berisso, Ensenada, Bahía Blanca, y otras localidades bonaerenses como Moreno, Merlo y José C. Paz, entre otras.

También indignada con el aumento, María Elena, de San Antonio de Padua, asegura que su boleta mensual de 11 pesos ahora se convirtió en 90 y que ya recibió las correspondientes a marzo y a abril. "El problema es que aumentó también el impuesto inmobiliario y encima también empiezan las clases", se quejó la mujer que tiene una familia tipo y una casa "sin pileta", aclara.

Fuentes de la empresa explicaron que el aumento, que empezará a regir a partir del 1° de marzo, "esta ligado a la valuación fiscal de las propiedades que se hizo en en el año 2005. Y que la readecuacion tarifaria es sólo significativa para un 10% de la población que son quienes no habían declarado las mejoras en sus viviendas", dijo. La idea de las autoridades es "que paguen más los consumidores que construyeron piletas y no estaban declaradas o aquellos usuarios que hacen un uso recreativo del agua", explicaron.

La medida fue tomada según el decreto 3144/08, publicado en el Boletín Oficial de la Provincia de Buenos Aires el 19 de enero.

Básicamente, lo que se hizo fue ampliar la cantidad de categorías -de 5 a 13- que pasaron a ser definidas en base a la ubicación de las viviendas y a sus dimensiones y características. A estas categorías se les aplicó un coeficiente diferencial que hace variar, según el caso, el gasto final. Además, el consumo mínimo facturado pasó de 40 m3 a 20. Y el servicio de cloacas dejó de ser calculado sobre el 50% del de agua potable, para pasar al 100%. Desde ABSA aclaran "que el total de lo recaudado por la nueva tarifa está destinado a la ampliación y mejora de la red" y que "están exceptuados de las subas las 18 mil familias que pagan tarifa social y los jubilados y pensionados".

Comentá la nota