Después de 10 días, los ómnibus vuelven a entrar a Alberdi

La decisión de la Municipalidad de Alberdi de incrementar el canon a las empresas de transporte de pasajeros que ingresan a la terminal de la ciudad, así como de subir el precio del alquiler de las boleterías, generó un conflicto por el cual, durante 10 días, las unidades de las principales empresas dejaron de entrar a esa ciudad.
Antonio Lobo, a cargo de la boletería de las empresas Urquiza, Chevallier y Sierras de Córdoba, y uno de los referentes de los empleados privados que trabajan en la terminal alberdiana, explicó que las subas pretendidas por la intendencia superaban el 100%. Cada toque de andén pasaría de los $ 6 a los $ 13 para cada ómnibus, y el alquiler de las boleterías se elevaría de $ 240 a $ 530.

"El aumento nos pareció excesivo. Por eso, a partir del 1 de noviembre, los colectivos dejaron de venir a la terminal y paraban en la estación de servicios del Automóvil Club Argentino, a la entrada de la ciudad, sobre la Ruta 38", explicó Lobo a LA GACETA. Es decir, los pasajeros sacaban los boletos en la terminal, distante 200 metros de la plaza principal, pero debían ir a la ruta para abordar el colectivo.

Las negociaciones

La solución al conflicto llegó durante la noche del martes, cuando finalmente, y después de un par de audiencias aplazadas, pudieron reunirse los apoderados de las empresas que prestan servicios en Alberdi con el intendente, el peronista Luis "Pato" Campos.

"Finalmente, acordamos una actualización de tarifas que consideramos razonable. El toque de andén quedó fijado en $ 8 y el alquiler de cada boletería quedó en $ 350. Para las más grandes (ocupan dos oficinas) es $ 600, contra los $ 1.060 que se pretendían cobrar inicialmente", explicó Lobo.

Campos, por su parte, también destacó en diálogo con este diario que el conflicto haya sido superado. "Lo que la Municipalidad buscó fue actualizar una tarifa que ha estado congelada durante los últimos seis años. Mientras tanto, las empresas de transporte de pasajeros sí aplicaron incrementos en los boletos y entendemos que tienen previsto volver a hacerlo. Por eso, avanzamos con la adecuación del toque de andén y de los alquileres", manifestó.

El jefe municipal explicó que los fondos que arroja la terminal no tienen gran incidencia en el erario de Alberdi, porque no hay un gran movimiento de coches. "Siempre esperamos actitudes solidarias por parte de las empresas, pero no habíamos obtenido respuesta. Ahora, en la negociación, ofrecieron pasajes para personas de escasos recursos que necesiten viajar con urgencia a otras provincias. Eso también fue positivo", aseveró.

Comentá la nota