Después de una década, IRSA tendrá el shopping en Caballito

Si logra aval político, el grupo inmobiliario iniciará las obra el año próximo y levantará un centro comercial de cuatro pisos en un terreno vecino al estadio de Ferro
Con una década de demora, la Legislatura porteña podría allanarle mañana el camino a Eduardo Elsztain para que cumpla con el objetivo de construir un nuevo shopping en la Ciudad de Buenos Aires, más precisamente en el barrio de Caballito. El plan tiene una demora de 10 años porque la zonificación de los terrenos en los cuales se plantea la obra no permite este tipo de emprendimientos.

Para cambiar esta situación, el dueño de IRSA presentó ante las autoridades porteñas un pedido de rezonificación que tuvo muchas idas y vueltas, hasta que a principios de año logró aval de la Comisión de Planeamiento Urbano de la Legislatura que aprobó una normativa especial con el respaldo del PRO y de otras fuerzas políticas.

Según informaron fuentes parlamentarias está previsto que en la reunión de Labor Parlamentaria convocada para hoy se le otorgue despacho de preferencia al proyecto para que pueda ser tratado en la sesión de mañana. De todos modos, Elsztain necesita que, por lo menos 40 legisladores levanten la mano apoyando la iniciativa que luego deberá debatirse en audiencia pública para volver a ser considerado por la Legislatura y recién entonces tratado por el gobierno porteño.

Teniendo en cuenta los tiempos políticos, en IRSA estimaron que, de ser aprobado, las obras se iniciarán el año próximo. El objetivo es construir, a través de Alto Palermo, un mall de no más de cuatro pisos de altura en un predio de 23.700 m2 ubicado sobre la Avenida Avellaneda y la calle Olegario B. Andrade y lindero al Club Ferrocarril Oeste. De hecho, la entidad deportiva había vendido el terreno a la Onabe. A su vez, en enero de 1999, el organismo que administra los bienes del Estado se lo vendió a Alto Palermo.

En IRSA consideran que, por su ubicación, el shopping favorecerá la integración territorial entre el norte y el sur de las vías del ferrocarril Sarmiento. Aseguran también que permitirá recuperar y dinamizar el sector urbano de influencia y revalorizará una zona actualmente en estado de abandono.

Según fuentes parlamentarias, se permitirá un centro comercial de no más de 38 metros de altura, con 40 locales como mínimo. Debido a la nueva zonificación IRSA podría levantar viviendas, aunque en la empresa descartaron agregar un desarrollo residencial teniendo en cuenta la "alta densidad" de población que ya sufre Caballito. También aclararon que, por la dinámica del negocio, el uso de los servicios públicos de la zona no corre riesgo de saturación.

Sin embargo, varios legisladores plantearon dudas. Eduardo Epszteyn, de Diálogo por Buenos Aires, presentó un despacho para archivarlo sosteniendo que con esta norma el shopping podrá tener hasta 12 pisos y que no se obliga a IRSA a realizar ninguna contraprestación como la que debió cumplir para levantar el Dot Baires en Saavedra. Allí fue obligada a construir un centro de salud y un jardín de infantes. También Diego Kravetz, de Identidad Porteña, planteó reparos. "Si fuimos autores de que Caballito no crezca de forma desmesurada, tenemos que pensar bien lo que votamos‘, aseguró

Comentá la nota