Después de años de distancia, Carrió salió a apoyar a Ocaña

Le expresó su respaldo y el de Gerardo Morales. El Gobierno, en silencio.
Después de cinco años de teléfono cortado pese a un pasado que las tuvo como firmes aliadas, ayer la líder de la Coalición Cívica y diputada electa Elisa Carrió se comunicó con la ex ministra de Salud Graciela Ocaña para transmitirle todo su respaldo luego de la denuncia que realizó la ex funcionaria por haber recibido amenazas y pinchaduras en su teléfono.

"Tanto yo como Gerardo Morales no tenemos ningún problema en ir contra los servicios de inteligencia, lo que hicieron de interferir los teléfonos es una vergüenza", dijo Carrió en una conferencia que realizó junto a otros lideres opositores por temas relacionados al funcionamiento del Congreso a partir del recambio del 10 de diciembre.

De esa forma, Carrió mostró una diferencia sustancial con el Gobierno Nacional que ayer mantuvo absoluto silencio por el episodio que sufrió Ocaña.

Ningún funcionario hizo referencia al caso y Ocaña confirmó que no recibió el llamado de ningún ministro ni de la presidenta, Cristina Kirchner.

En enero del 2004, Ocaña había asumido como directora del PAMI y desde allí arrancó una ascendente carrera en el kirchnerismo. Sin embargo, como ministra de Salud tuvo varios cruces con Néstor Kirchner, sobre todo cuando se involucró en temas que afectaban sensiblemente a Hugo Moyano, como el manejo de las obras sociales. Y además cuestionó la alianza que buscaba tejer el ex presidente con el peronismo bonaerense. En esos años, Carrió y Ocaña tuvieron varios cruces y la relación entre ellas pareció no tener retorno.

Hace dos días, Ocaña volvió a denunciar que la están amenazando y la investigan. Ayer sostuvo en declaraciones radiales que "la falsificación de medicamentos es una hipótesis que no debe descartarse" con relación a los motivos por la cual denuncia que la investigan.

"Creo que son maniobras de algunas personas que pretenden con esto incidir en que no se siga investigando" sobre la denominada 'causa de la mafia de los medicamentos'", indicó. Y ratificó que hay una logística muy fina siguiendo sus pasos.

Por su parte, el diputado de la Coalición Cívica Fernando Sánchez, que sigue de cerca el tema de las obras sociales y la mafia de los medicamentos, señaló en un comunicado que "el triángulo mafioso que comercia con la salud de los trabajadores argentinos estuvo y está integrado por funcionarios del Gobierno Nacional, por dirigentes sindicales pertenecientes a la CGT de Hugo Moyano y por pseudo empresarios criminales. Esta mafia usa la violencia y se ampara en la impunidad para llevar adelante actividades ilegales que tanto afectan a la salud pública", señaló.

Además dijo: "Ejemplos de esta trama son el ex superintendente de Salud Héctor Cappacioli, el titular del sindicato y obra social de los bancarios Juan José Zanola y el empresario farmacéutico Néstor Lorenzo".

La ex ministra había dicho que esta nueva andanada de amenazas está motivada por una escritura reservada que llegó a sus manos y entregará al juez Oyarbide para que investigue si es auténtica.

Ocaña ratificó ayer la denuncia por amenazas ante la juez federal María Servini de Cubría y les entregó los correos electrónicos con amenazas que recibió ella como su secretario y el senador provincial Santiago Nardelli. Ocaña rechazó un ofrecimiento de Servini de poner una custodia personal.

Comentá la nota