Con desplome de inversión y fuga de capitales, Gobierno insiste en que se crece

Con desplome de inversión y fuga de capitales, Gobierno insiste en que se crece
A días de las elecciones, el Gobierno deberá informar las cifras más incómodas de su gestión. Privados dicen que la inversión se derrumbó 13% y la fuga de capitales no cesó
Caprichos de la agenda económica, lo cierto es que a 10 días de las elecciones el Gobierno deberá lidiar con los datos más incómodos de su gestión: el derrumbe de la inversión y la fuga de capitales. La semana que arranca hoy amenaza con abonar nuevamente la polémica sobre la salud de la economía y recrudecer la controversia entre las cifras oficiales y los cálculos privados.

El jueves el Indec divulgará el "Informe de Avance del Nivel de Actividad". Es la estimación del PBI durante el primer trimestre del año. Dirá que la economía creció a un ritmo anual del 2,3% entre enero y marzo. Así, la economía argentina se transformará en una curiosidad (y caso de estudio) para el concierto económico mundial: el único país del Grupo de los 20 que no cayó en recesión. Hasta el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, sacó a relucir este logro autóctono cuando explicó el viernes el por qué de la invitación a Cristina Fernández de Kirchner para disertar en la Cumbre de la OIT en Ginebra sobre "el modelo argentino".

Pero junto con la estimación del PBI, el Indec también deberá dar a conocer la marcha de la inversión. Las consultoras privadas calculan un desplome sin precedentes. Según Orlando Ferreres la inversión se derrumbó 13,2% interanual en el primer trimestre.

Hasta el propio Indec admite una caída en la construcción. Pero de apenas 1,7% en el trimestre. Reconoce además una baja del 42% en las importaciones de bienes de capital, un componente que representa un cuarto de la inversión a nivel agregado. En este contexto, no será fácil maquillar los números.

"El desplome de las importaciones está explicado por la retracción del nivel de actividad. Según nuestras estimaciones, entre octubre y marzo la economía acumula una caída de 6%", advirtió en su último informe el Estudio Bein. "La caída de la inversión en maquinaria y equipo y el proceso de desacumulación de stocks constituyen, junto a las limitaciones a las importaciones y cambios en el régimen de importación temporal de soja, explicaciones adicionales de este proceso" de desaceleración, agregó.

En el mundo, la inversión es la variable que más cayó, producto de la crisis global. Por encima del consumo, las exportaciones y el gasto público. En los Estados Unidos, por ejemplo, se contrajo 25% en el primer trimestre del año. La incertidumbre empresaria y el cierre del crédito de mediano y largo plazo gatillaron esta debacle.

El viernes, en tanto, el Indec debe divulgar otro dato que genera escozor en los pasillos oficiales: la estimación de la balanza de pagos del primer trimestre, donde figura la cifra de salida de capitales. El Banco Central, en el balance cambiario, estimó que la fuga llegó a los u$s 5.684 millones, cifra que figura bajo el nombre técnico de "formación de activos externos del sector privado no financiero" y refleja en gran parte la desconfianza sobre el peso, la expectativa de devaluación y el consiguiente refugio en dólares.

Claro que el déficit que mostrará la cuenta capital de la balanza de pagos será compensando en buena medida por el superávit de la cuenta corriente, como consecuencia del excedente comercial que generó el fuerte ajuste en las cantidades importadas, por encima de las exportaciones.

"La incipiente escasez de divisas es enteramente atribuible a la violenta fuga de capitales. En los dos últimos años, los argentinos han vuelto a dolarizar carteras. La formación de activos externos acumula un déficit de u$s 7.400 millones desde el tercer trimestre de 2007", advirtió el economista Federico Muñoz en su último informe.

Comentá la nota