Se desplomaron 12% las ventas minoristas en enero

Se desplomaron 12% las ventas minoristas en enero
Las ventas en los comercios minoristas sufrieron una fuerte caída del 12,1% en enero, respecto del mismo mes de 2008, por la baja del turismo y a pesar de los importantes estímulos que se implementaron con ofertas y descuentos para liquidar los stocks, indicó un informe.
Los negocios sufrieron también una baja en la rentabilidad como consecuencia de los planes de pago de hasta en 12 cuotas sin interés que ofrecieron, lo cual los forzará a afrontar un importante compromiso financiero durante el año.

Si bien en las grandes ciudades se registró mayor movimiento comercial, las zonas turísticas inclinaron los índices a la baja ya que los turistas consumieron menos este año que el anterior.

"Las zonas turísticas vendieron muy por debajo de las temporadas anteriores", señala un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

En el promedio final, las cantidades vendidas por los comercios minoristas retrocedieron en enero un 12,1 por ciento frente al mismo mes del año pasado.

Se indicó que 19 de los 22 rubros que componen la oferta minorista vieron reducir sus ventas, registrándose caídas de dos dígitos en indumentaria, calzados, muebles, inmobiliarias, relojerías y joyerías.

Según CAME, la característica particular del comienzo de este año fue que la mayoría de las familias no se tomaron vacaciones y aumentaron las "escapadas de fin de semana", convirtiendo al descanso y a la diversión en actividades "más gasoleras".

Ese cambio de actitud de los potenciales turistas provocó que las grandes ciudades del país tuvieran mayores ventas de lo planeado entre los lunes y jueves, y menor comercialización los fines de semanas.

En las zonas turísticas sucedió lo inverso ya que negocios que permanecían semivacíos en la semana y registraban gran movimiento en sus góndolas los días viernes, sábados y domingos.

Para competir con las promociones de las grandes cadenas y de los shoppings, muchos negocios volvieron a lanzar diversos descuentos y promociones.

"Para vender y atraer a un público que continúa cuidando minuciosamente sus gastos, los comercios chicos apuntaron a una estrategia de ventas poco habitual para enero: bajaron sus precios", indicó CAME.

Así, estos comercios pudieron liquidar el stock -que debía ser cambiado por el de la nueva temporada-, recuperar ventas y conseguir efectivo.

A su vez, con el objetivo de liquidar la mercadería, volvieron a ofrecer cuotas sin interés, lo cual los obligó a absorber el costo financiero, que deberán afrontarlo durante el año.

Indumentaria y calzados fueron las dos actividades más golpeadas, con caídas en las cantidades vendidas de 20,5% y 26,5% respectivamente.

Comentá la nota