Desplante en las paritarias

Desplante en las paritarias
El gobierno bonaerense suspendió las negociaciones con sindicatos que representan a docentes y estatales. Crece la incertidumbre sobre los reclamos salariales y sobre cómo se conseguirá el dinero para pagar los posibles aumentos.
Estaba todo listo para que los gremios docentes y estatales comiencen a dialogar en paritarias, cuando el gobierno provincial anunció ayer unilateralmente la suspensión del encuentro. Allí se debía comenzar a analizar los reclamos de los sindicatos que apuntan a conseguir un aumentos salarial de entre 15 y 20 por ciento.

Ante esta situación, los gremios docentes se declararon en "alerta y movilización" y, además, formalizaron una denuncia ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) por el descuento de haberes por paros. Horas después, se conoció un fallo del juez en lo Contencioso Administrativo de La Plata, Luis Federico Arias, que hizo lugar "parcialmente" a una medida cautelar presentada por el gremio Udocba y ordenó al gobierno abstenerse de afectar los salarios de los maestros (ver aparte).

El jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez, que anunció la suspensión del encuentro, advirtió que la decisión fue tomada ante la determinación de los docentes de plantear allí un reclamo salarial.

La situación generó malestar también en los gremios de empleados públicos, encuadrados en la ley 10.430, dado que la suspensión también abarcó a la paritaria estatal, que estaba prevista realizarse ayer por la tarde. En ese sentido, desde el gremio Soeme, que representa a trabajadores de educación y minoridad, emitieron un comunicado en el que calificaron como "arbitraria suspensión" la decisión del gobierno provincial.

"Se trata de un intento de dilatar el comienzo de las negociaciones paritarias teniendo en cuenta la grave situación financiera de la Provincia. La ausencia de funcionarios con poder decisión real para resolver esta situación, que es por demás significativa para 70 mil trabajadores de la dirección general de Escuelas y 3 mil trabajadores de minoridad, así lo demuestra", se afirma en el mencionado comunicado.

La razón oficial

"Como a esta mesa de negociaciones, que nunca fue una convocatoria a paritaria, los gremios iban a venir con un planteo salarial, dispusimos suspender el encuentro hasta que oficialmente convoquemos a negociaciones paritarias", advirtió Pérez, en un intento por explicar los motivos que llevaron a suspender la reunión.

El jefe de ministros ratificó que las negociaciones con los docentes en el marco de paritarias comenzarán cuando concluyan las tratativas a nivel nacional, que tuvieron un encuentro preparativo el viernes. Estas negociaciones también determinarían la posible oferta de aumento salarial que se le realizaría a los gremios estatales.

"Nosotros queríamos comenzar el primer día hábil de febrero con una reunión con los sectores docentes para empezar a hablar de temas que tienen que ver con un buen inicio de clases, con la infraestructura escolar y con la puesta en marcha de la nueva escuela secundaria", explicó el funcionario.

Pérez dijo que "para el tema salarial, lo dijimos de entrada, estamos esperando las paritarias nacionales docentes que fijan el piso".

En tanto, desde el Frente Gremial Docente, que reúne a Suteba, FEB, Sadop, AMET y UDA, afirmaron que en "la reunión prevista para el día de la fecha se debía tratar el abusivo descuento por los días de paro e iniciar la discusión sobre recomposición e incremento salarial, los gremios que integramos el Frente Gremial Docente Bonaerense resolvimos declararnos en estado de alerta y movilización".

El descuento de los cinco días de paro equivale a una semana entera de trabajo o, lo que es lo mismo, al 25 por ciento del sueldo de un maestro. Las quitas oscilaron entre los 420 y los 600 pesos.

Ordenan restituir descuentos a docentes

El juez en lo Contencioso Administrativo de La Plata, Luis Arias resolvió favorablemente una medida cautelar y en consecuencia ordenó a la dirección general de Escuelas bonaerense que se abstenga efectivizar descuentos por días de paro a todos los docentes bonaerenses que hayan realizado medidas de fuerza en septiembre, octubre y noviembre del 2009.

Concretamente, el magistrado dispuso que el titular de la cartera educativa provincial, Mario Oporto, no aplique esas quitas para los paros realizados durante los días 28 de septiembre, 16,22,28 y 29 de octubre, 3,10,11,20,24,25 de noviembre, todos de 2009.

En la parte dispositiva de la sentencia, el magistrado ordenó al gobierno bonaerense que "se abstenga de efectivizar todo acto o hecho que como consecuencia de las medidas realizadas por la entidad actora en los meses de septiembre, octubre y noviembre de 2009 afecte la percepción íntegra de de los salarios del sector docente".

Respecto del fallo, el secretario general de Udocba, Miguel Díaz, aclaró que "esta medida judicial favorece no sólo a los docentes afiliados a Udocba, sino a todos aquellos que en procura de lograr un salario digno realizaron las medidas de fuerza convocadas por otras organizaciones que hayan coincidido con las fechas de nuestro plan de lucha".

En foco

¿De dónde saldrá el dinero?

La suspensión de las paritarias puso de manifiesto una clara maniobra del gobierno bonaerense para dilatar los tiempos. La razón hay que encontrarla en un problema de fondo al que muchos gremios, y las propias autoridades provinciales, evitan referirse: ¿de dónde saldrá el dinero para otorgar un aumento salarial que al menos equipare la pérdida del poder adquisitivo causada por la inflación?

Las dificultades saltan a la vista y los números hablan por sí solos: para otorgar un aumento de 15% la administración bonaerense necesita conseguir 2.225 millones de pesos, dinero que ni siquiera está contemplado en el presupuesto 2010.

Es cierto que en más de una ocasión el dinero para solucionar los conflictos salariales en la Provincia llegó desde el Gobierno nacional, que ha hecho del uso discrecional de recursos su forma de disciplinamiento político de gobernadores e intendentes. Pero esa fuente de recursos también se están agotando, de lo contrario no se justificaría los denodados que hace la administración K para crear el Fondo del Bicentenario y así meter mano en las reservas del Banco Central.

La provincia de Buenos Aires está en una situación de clara desventaja en el reparto de los recursos federales, no sólo por los puntos de coparticipación que perdió hace mas de 20 años, sino también por las retenciones indebidas que aplica la administración K en el envío de fondos. Los gremios no pueden mirar para otro lado y tienen la obligación de dar el debate, también en este campo, apuntando a las cuestiones estructurales, dado que es la única forma de encontrar soluciones reales a los recurrentes problemas salariales de empleados públicos y educadores.

La puesta en escena que hicieron los funcionarios provinciales, cuando levantaron la reunión paritaria dos horas antes de que comience, también puso de manifiesto la forma en la que está jugando determinados intereses. Más allá de algunos reclamos que se escucharon por el desplante oficial, hay gremios, especialmente los de mayor números de afiliados, que tienen acuerdos subterráneos ya sea con el gobierno provincial como con el nacional. Es vox populi que UPCN participa en varios negocios millonarios a partir del lugar que tiene en el directorio del IOMA y, además, forma parte de un oscuro entramado en el reparto de cargos y horas extras en la administración pública provincial.

Algo similar ocurre con el Suteba, uno de los sindicatos de maestros. El titular de ese gremio, Roberto Baradel, de abierta simpatía con el kirchnerismo, estaría operando políticamente para aprovechar el conflicto docente para asegurarse, como moneda de cambio, un lugar en las listas de cara a las elecciones de 2011.

Lo preocupante es que toda esta situación perjudica, principalmente, a los más humildes. Si el ciclo lectivo no comienza, los que se llevarán la peor parte son los hijos de los trabajadores y de los sectores socialmente más postergados que sólo tiene la posibilidad de acceder a la escuela pública. Un día de clase que se pierde es muy difícil de recuperar. Y un niño al que se le bloquea permanentemente el acceso al conocimiento, cuando crece, tiene muchas posibilidades de convertirse en carne de cañón del clientelismo político.

Para defender como corresponde los intereses de sus afiliados, los gremios deben plantear una discusión que vaya mucho más allá de la mera cuestión salarial. Demás está decir que un educador debe tener acceso a un salario digno, pero también se tiene que poner en la mesa de discusión otros temas que hacen a las falencias estructurales del sistema educativo, como es el hecho de que haya cinco docentes por cargo, cobrando sueldos miserables; el lamentable estado edilicio en el que encuentran numerosas escuelas de la Provincia; y el preocupante nivel con el egresan la gran mayoría de los alumnos del Polimodal, que ni siquiera cuentan con los conocimientos suficientes para superar un examen de ingreso en la Universidad pública.

La mira en la negociación nacional

El director general de Escuelas bonaerense, Mario Oporto, ratificó ayer que si los docentes de la Provincia quieren concentrar las reuniones de trabajo en el tema salarial, deberán esperar a que concluyan las paritarias nacionales.

Oporto llamó a los docentes a "construir con confianza mutua" el diálogo, y consideró que "en cualquier negociación se sabe que se arranca en un punto y se termina en otro punto".

"La política es conciliación", sostuvo el ministro, y manifestó que "los trabajadores siempre intentan mejorar su condición laboral, pero hay momentos y momentos, si vamos a hablar de salarios no era buena la reunión, porque no íbamos a hablar de salarios".

"Yo no puedo adelantarme a los tiempos del Gobierno nacional", dijo Oporto, y agregó que "el mismo día en que concluya la paritaria nacional podemos estar comenzando en la Provincia".

Recaudación y bonos

El ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires, Alejandro Arlía, anunció una recaudación en la Provincia de más de 2.180 millones de pesos durante el mes de enero. En conferencia de prensa, junto al jefe de gabinete, Alberto Pérez; el ministro de la Producción, Martín Ferré, y el director ejecutivo de ARBA, Martín Di Bella, Arlía explicó que "nunca la Provincia recaudó en un mes más de 2 mil millones de pesos y en enero alcanzó los 2.118 millones, lo que nos permite un ordenamientos fiscal y prepararnos para los desafíos fijados por el gobernador Scioli para 2010".

El titular de Hacienda anunció también que durante el mes de enero se tomaron alrededor de 500 millones de pesos en bonos de Cancelación de Deuda de la provincia de Buenos Aires. "Hemos logrado reducir la deuda con nuestros proveedores y contratistas en 498 millones de pesos de los cuales 379 millones se tomaron en bonos y 119 millones en efectivo", dijo Arlía. Así, el 80% de ese total de la deuda se canceló en bonos mientras que sólo en 20% se canceló en efectivo; "esto demuestra la altísima aceptación del bono por parte de los proveedores del Estado".

Comentá la nota