De despidos a recortes de viáticos, crece el ajuste en las empresas

Por la crisis, casi no hay compañía que no haya bajado sus gastos; se ahorra hasta en papel
De la suspensión de personal al recorte de las medialunas y el café de las reuniones de la mañana, la crisis golpea fuerte en las empresas argentinas.

Sin duda el mayor impacto lo llevan las automotrices y autopartistas, que hoy tienen 4000 trabajadores suspendidos y de vacaciones, pero que, según la proyección del sindicato, Smata, podrían llegar a 12.000 en marzo. El sector de curtiembres tiene otros 3000 afectados entre despidos y suspensiones, y los frigoríficos, 1562 despedidos y 4000 suspendidos. Otro rubro en problemas es el financiero, que ya habría recortado 250 puestos entre reestructuración de funciones y retiros voluntarios, según la denuncia del sindicato, en alerta por la crisis mundial.

¿En qué recortan las empresas argentinas? Suspensión de inversiones para aumentar la producción, menos viajes al exterior, los que viajan ya no pagan pasajes en business a menos que sea el presidente, recorte de los remises para el personal, corte de las pautas publicitarias, eliminación de las bonificaciones por productividad y el fin de las consabidas medialunas para acompañar la reunión de los gerentes.

También renegocian los contratos de alquiler, acuerdan con sus proveedores rebajas clave en algunos insumos y se suspendieron varios planes de calidad, como certificaciones ISO 9000 o el pago de los asesores. En muchos casos en los que mantenían gerentes en otras ciudades o países, se acabaron los pagos por desarraigo. Y ni hablar de sacar plata de la caja chica. También se achicaron las fiestas y los regalos de fin de año. "Antes, bastaba con que un gerente aprobara un gasto", confía un ejecutivo de una empresa del sector energía y petróleo. "Ahora todo debe ser aprobado por triplicado, y aun así rebotan la compra de cosas básicas, como resmas de papel o un teclado para la computadora que se rompió."

En el área de servicios públicos, las empresas de energía o agua vienen de varios años de reducción de gastos debido a sus abultadas deudas en dólares y el congelamiento de tarifas. Sin embargo, este año comenzaron a ajustar aún más sus presupuestos. "Hay varias empresas que apuraron retiros voluntarios y jubilaciones anticipadas como una forma de achicar el plantel, especialmente los mandos medios, que en épocas de abundancia se multiplican", confió un abogado de las más grandes empresas del país.

En Telmex, pese a que desmintieron que el dueño de la compañía, Carlos Slim, hubiera escrito una carta que circuló por Internet y que le fue atribuida, en la que se recomendaba recortar gastos frente a la crisis, admiten que están muy "cautelosos" a la hora de aprobar gastos como viajes al exterior. "Somos una empresa de telecomunicaciones, así que este año haremos todas las reuniones por videoconferencia", dijo una fuente de la empresa. La única recomendación que dio el propio Slim durante su última visita a todos sus gerentes fue "hay que mantener el empleo".

En Cervecería y Maltería Quilmes dicen que, desde que forman parte del grupo belga brasileño InBev, "la cultura es de austeridad". Y dan como ejemplo una serie de inversiones implementadas a lo largo de este año para reducir el gasto de combustible, centralizar la administración o la implementación de un portal donde compartir los remises para ir o venir de Quilmes.

La implementación de bioenergía en la planta de Corrientes, donde reemplazó el uso de combustibles fósiles y caros como los derivados del petróleo por desechos de otras cadenas productivas como el aserrín, demandó una inversión de 1,9 millones de pesos y permitió reducir un 95% el consumo de fueloil. El año pasado lanzaron la campaña "Ahorrar no cuesta nada" para concientizar a los 4700 empleados sobre la utilización eficiente de la energía en el trabajo y el hogar. En un trimestre se llegó a ahorrar 1200 MW. En paralelo, se desarrolló una política de comunicaciones y viajes. Por ejemplo, se reemplazaron viajes por videoconferencias satelitales o conferencias telefónicas y se evaluaron distintas conexiones de voz por IP entre las oficinas, las plantas y operaciones en el exterior. También se diseñó un portal a través del que se coordinan los viajes de manera que si el empleado quiere y puede lo comparte con otro compañero y así optimiza los recursos.

Mientras tanto, en una empresa de Internet famosa por su buen clima laboral y la liberalidad con que los empleados cumplen sus tareas ya empezaron a verse algunas restricciones, aunque puedan parecer propias de quien vive en la abundancia. "Nos recomendaron no tirar la comida, no dejar las gaseosas por la mitad, cosas así", dijo una fuente que también admitió que la convención anual, que este año fue en Las Leñas mientras esquiaban, seguramente se hará mediante videoconferencia.

Según un estudio de Nortel, una compañía que gasta hasta US$ 23 millones anualmente en viajes puede utilizar la telepresencia (videoconferencia) para recuperar hasta 385.000 horas de productividad perdida, reducir el impacto de carbono por hasta 4,2 toneladas y ahorrar hasta US$ 7 millones. Esos datos circulan ahora con mucha velocidad en las presentaciones de los ejecutivos, que en la reducción de sus viajes también ven una oportunidad de quedarse en casa y no perder tanto tiempo personal.

Sin memoria y balance

Un ejecutivo industrial con inversiones en toda América latina dijo que "lo que estamos controlando en forma estricta son la cantidad de viajes al exterior y los gastos de representación". Aunque admitió que, frente a los fuertes desembolsos necesarios para mantener los niveles de servicio, "son muy pocos los gastos que se pueden recortar; tiene más que ver con una señal de autoridad que con un ahorro real". Otras medidas: que sea la casa matriz la que pague los viajes y no la filial. Además, este año no imprimieron la memoria y balance para ahorrarse los 100.000 pesos que cuesta una edición de esa naturaleza.

"El sector más afectado sin duda va a ser marketing y publicidad", dijo el responsable de una empresa del sector masivo. "Es cierto que sin marketing no hay ventas, pero ya bajamos la mitad de los eventos previstos para el próximo año."

Lo que hacen los ajustes

* Telmex prefiere ahora aprovechar sus dotes de empresa de telecomunicaciones y, para ahorrar gastos en viáticos, hace las reuniones de ejecutivos por teleconferencia. Carlos Slim, el presidente de la compañía, recomendó a las filiales mantener el empleo.

* Cervecería y Maltería Quilmes dice aplicar una "cultura de austeridad". Ahorra en energía mediante equipos de producción con desechos e instó al personal a compartir los remises para ir y volver de la planta de Quilmes.

* Vantage, una cadena de farmacias, no hace ya incorporaciones de personal y renegocia con los propietarios los alquileres de los locales.

* Tentissimo, cadena de comida rápida con presencia en shoppings, negoció con los proveedores y aplica una política de promociones para no perder clientes. Ya no gasta lo mismo en remises para el personal.

Comentá la nota