Se despidieron los concejales salientes

Los cuatro concejales que dejan sus bancas, más el presidente José Gabriel Erreca, aprovecharon al final de la sesión del pasado lunes para despedirse de sus pares.
Dijo Raúl Moroni: «Ahora veo lo distinto que se aprecian las cosas de este lado de la pared de este recinto, estando en el llano parece que las dificultades que aquí se presentan son de fácil solución; pero están los intereses particulares, los sectoriales, hacen que muchas veces tender al bien común sea una meta difícil».

Moroni agregó: «Me voy con una asignatura pendiente: el logro de mayores acuerdos, y eso pienso que se dará a partir de que esto se entienda como una competencia de calidad y no de cantidad de proyectos. Hay que darle al municipio más recursos para mejorar los magros salarios de los empleados, hacer obras pendientes, que se pueda pensar en un Bolívar a futuro».

Martín Vicente, del Frente para la Victoria, reemplazante de Mirta Linares, por su parte, dijo: «Quiero agradecerles a mis compañeros de bloque, los que me dieron la oportunidad de trabajar siendo que yo venía de otra línea y ellos me abrieron las puertas, me enseñaron, y así transcurrieron estos tres años y medio en los que pude ocupar esta banca».

Estela Oliverio, reemplazante de José Bucca, manifestó: «Me siento muy honrada de haber ocupado durante siete meses esta banca, ha sido una experiencia nueva y gratificante en lo personal, y traté de desempeñarme con la mayor responsabilidad. Por ello quiero agradecer a quienes me dieron la oportunidad de acceder a la banca, a los vecinos que confiaron en nosotros, a los que nos acercaron sus inquietudes y necesidades para poder presentarlas en este recinto».

Alberto Rivas, el más emocionado al irse, dijo: «Hoy me toca despedirme por segunda vez, este es mi segundo mandato como concejal, para el que fuera distinguido oportunamente por el Partido Justicialista, razones políticas y no personales hicieron que abandonara ese bloque y conformara otro».

Rivas agregó que «me voy no con todos los deberes cumplidos, aunque hemos trabajado para eso; pero quedaron muchos puntos importantes para el normal desarrollo de esta comunidad. Me refiero al tema seguridad, me estoy yendo sin haber conformado el Foro de Seguridad, y no debemos bajar la guardia. No se completó el tema del Hospital, cuyo gasto está superando el 40 por ciento del total del Presupuesto. Cuando yo hablo de aran-celamiento y hospital abierto estoy pensando en los que menos tienen».

Después de agradecer a los medios, los demás concejales y demás, Beto apuntó a Erreca y dijo: «Siempre tuvimos una muy buena relación y le auguro éxitos en su gestión de intendente, y descuento para todos que en aquellas cuestiones que crean conveniente que Beto Rivas los pueda asesorar, allí estaré».

Para terminar, Erreca quiso decir algunas cosas, distintas a las que dirá hoy en su asunción: «Les agradezco profundamente la labor que han brindado hacia el Concejo y toda la comunidad (refiriéndose a los que se despiden), más allá de las diferencias políticas que son buenas, normales y hacen al crecimiento comunitario, creo que tenemos que aunar cada vez más los esfuerzos entre esas diferencias para brindarle a la gente lo que nos pide».

Un Erreca nostálgico dijo que «es cierto que uno va a extrañar estos lugares de consenso, de consulta, este halo de nostalgia que vuela esta noche nos tiene que fortalecer y aunar vínculos para crecer en conjunto y brindar cada vez más lo mejor de todos nosotros».

Para terminar, José Gabriel dijo que «en la nueva etapa que se viene, el sistema democrático nos va a dar la revancha y la posibilidad de seguir trabajando en los temas que quedan pendientes, no tengan dudas que eso va a ocurrir. Sé que cuento con ustedes, con los medios, con el personal, y quiero que sepan que cuentan conmigo».

Comentá la nota