Se despide Bush con otro salvataje: ahora, deudores

George W. Bush quiere dejar el gobierno por lo menos con algún buen recuerdo, sobre todo entre la clase media estadounidense. Para ello anunció ayer un plan de facilidades para cientos de miles de propietarios endeudados jaqueados por el peligro de la ejecución de sus hipotecas.
Con esquemas de baja de tasas y mayores plazos y límites en el valor de las cuotas mensuales, intenta descomprimir la tensión en el mercado inmobiliario. Se estaba en un círculo vicioso: bancos rematan viviendas, caen precios, se atrasan más los deudores y bancos deben volver con las ejecuciones. La ayuda estará disponible para quienes adeuden más de tres meses impagos. El recargo máximo será disminuido a 38% del ingreso, y en algunos casos puntuales se condonarán las deudas. El plan será administrado por los dos gigantes hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac, hoy bajo la órbita estatal. El gobierno sigue así los pasos que han adoptado algunas entidades financieras de Estados Unidos en cuanto a la refinanciación de las hipotecas y demás flexibilidades en los términos pactados, que hoy resultan impracticables sin mediar una ejecución. En cierta medida, hace recordar a cuanto sucedía en la Argentina tras la salida de la convertibilidad en 2002 con deudores hipotecarios en dólares. De todas maneras, nada sirve para seducir a Wall Street, que ayer cayó 2% en otra jornada caracterizada por datos negativos de las empresas.

Washington (Reuters) - El regulador de las dos compañías financieras hipotecarias más grandes de Estados Unidos, Fannie Mae y Freddie Mac, presentó ayer un plan para reducir los pagos mensuales de los abatidos propietarios, en un esfuerzo por revertir la ola de cesaciones de pagos que amenazan a la economía. Los propietarios que se enfrentan a una ejecución hipotecaria, y que gastan más de 38% de sus ingresos en el pago de la hipoteca, podrían ver una reducción en sus pagos mensuales de parte de Fannie Mae y Freddie Mac, dijo el presidente de la Agencia Federal de Financiamiento de la Vivienda (FHFA, por su sigla en inglés). «El programa modificado complementa al ya existente de atenuación de los préstamos», dijo el director de la FHFA, James Lockhart, en una conferencia de prensa. «Estimamos que podría aumentar significativamente el número de préstamos modificados», agregó.

Lockhart dijo que los prestatarios aptos para el nuevo programa podrían ver un recorte en las tasas de sus hipotecas, la extensión en el plazo de sus préstamos o la reducción del capital en un esfuerzo por aliviar la pesada carga, e incluso, en algunos casos, la condonación de la deuda. Sólo los prestatarios morosos por 90 días o más calificarían para los nuevos términos del préstamo.

El programa es el último de una serie de medidas que los críticos dicen han sido ineficientes para abordar una tasa récord de ejecuciones y el desplome en los precios de las viviendas. El plan delineado ayer fue concebido en parte por Hope Now, un grupo creado por el secretario del Tesoro, Henry Paulson, el año pasado para ayudar a los atribulados prestatarios a quedarse en sus casas. Los funcionarios de Estados Unidos esperan que el nuevo plan aliente a otras compañías financieras hipotecarias a demostrar su indulgencia para con los préstamos en problemas.

Comentá la nota