Despertó polémica la idea de implementar cabinas en los colectivos

Una resolución del Ejecutivo nacional dispuso que las empresas de transporte público urbano y suburbano de jurisdicción nacional deberán construir un sistema de protección antivandálico para que el conductor quede aislado de los pasajeros. Las opiniones están divididas entre algunos choferes que acuerdan con la medida y los empresarios que la consideran inviable.

Las empresas de transporte urbano deberán construir un sistema antivandálico que proteja a los choferes que trabajan en horario nocturno, según la resolución 926/08 del Gobierno nacional publicada el jueves en el boletín oficial. Al respecto, Info Región consultó a empresarios y conductores de líneas de colectivos que trabajan por la zona, quienes mostraron opiniones divididas sobre la medida.

“Es lo correcto”, afirmó el delegado de choferes de Expreso Villa Galicia San José, Alfredo Samana, y aseguró que se trata de un reclamo que los conductores realizan “desde hace tiempo”, para evitar ser víctimas de hechos de inseguridad. Incluso, adelantó que la compañía está trabajando en la implementación de dos vehículos con cabinas de seguridad a modo de prueba.

No obstante, se mostró prudente con respecto a la puesta en marcha de esta modalidad y remarcó que "aún se debe esperar a que la medida se lleve a cabo" para ver qué resultado arroja.

Por su parte, el presidente de la empresa que trabaja con la Línea 266, Luis Mércuri, consideró que la cabina para choferes como sistema de seguridad es “irrisorio” y se mostró molesto porque la medida fue inconsulta.

“No le veo la solución con eso. ¿A los pasajeros adónde los van a meter?¿adentro de una cabina también?”, se preguntó enérgico Mércuri consultado acerca de si la medida podría ser efectiva contra los reiterados asaltos que en los últimos meses tienen como blanco a los conductores del transporte público de pasajeros.

“La delincuencia hoy no tiene códigos, tal vez por los problemas con las drogas, con el paco. La policía no puede detener a un menor y los que nos asaltan a nosotros son todos menores”, se quejó acerca del estado de la seguridad que se vive en la Provincia.

“Si el Gobierno nos obliga a construir una cabina en los coches que están circulando, va a representar un problema. No sé cómo se va a implementar esto”, sentenció.

También se quejó porque no hubo diálogo con las empresas de transporte acerca de los costos y los modos de implementación de los habitáculos para proteger a los conductores.

En esa línea, puso énfasis en que para que la medida pueda ser implementada se deberán incrementar los subsidios. “Nosotros estamos trabajando con un subsidio sin reconocimiento de mayores costos desde marzo”, aseguró y agregó que la compañía trabaja al límite porque el mantenimiento de las unidades "subió entre un 30 y un 40 por ciento".

El delegado de choferes de la línea 165 de la empresa Expreso Lomas SA, Ramón Wide, consideró que la construcción de cabinas antivandálicas “no es la solución” y preocupado por el tema indicó que “puede ser una trampa mortal en caso de accidente". "Si pasa algo quién te saca de ahí”.

Comentá la nota